Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

EE.UU. y Rusia inician conversaciones para reducir armas nucleares

EE.UU. y Rusia tienen 95 por ciento de las de las ojivas nucleares estratégicas en el mundo
Por Merle David Kellerhals Jr., Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 27/04/09.- La primera ronda de conversaciones "muy productiva" para negociar el cambio del tratado de reducción de armas nucleares de 1991 comenzaron en Roma, entre experimentados diplomáticos de Estados Unidos y de Rusia.

"Esperamos que, en base de esta reunión muy productiva de hoy, en julio tendremos un buen informe para ellos", dijo Rose Gottemoeller, secretaria de Estado adjunta, en una conferencia de prensa conjunta realizada el 24 de abril en la embajada de Estados Unidos en Roma.

Las nuevas negociaciones para el control de armas tienen el objetivo de elaborar el reemplazo del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas de 1991, conocido como START-1, que expira el 5 de diciembre de 2009. El presidente Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev anunciaron en una declaración conjunta, el 1 de abril en Londres, que querían tener listo un informe para revisarlo ambos, cuando se encuentren en Moscú en julio.

"Estamos seguros que este nuevo tratado ayudará a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y la Federación Rusa", dijo Anatoly Antonov, encargado de los temas de seguridad y de desarme en el ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, en la conferencia de prensa. "Espero que podamos preparar un nuevo borrador para fin de año, o por lo menos hacer lo máximo que podamos".

El nuevo tratado es visto como el primer paso en la agenda propuesta por el presidente Obama y Medvedev, para erradicar las armas nucleares, cuando ambos reunieron para realizar charlas bilaterales en la Cumbre Financiera del G20 en Londres.

El tratado START-1 es un acuerdo entre Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, firmado el 31 de julio de 1991, que limita a ambas naciones a no más de 6.000 ojivas nucleares estratégicas o de largo alcance, y limita la cantidad de vehículos para lanzarlas, como ser bombarderos y misiles, a no más de 1.600 para cada uno. El tratado expira el 5 de diciembre de 2009.

Estados Unidos tiene 2.200 ojivas nucleares estratégicas que pueden ser usadas mediante misiles balísticos intercontinentales basados en tierra, submarinos en el mar, y bombarderos de largo alcance en la Fuerza Aérea, el grupo denominado tríada nuclear. Rusia tiene alrededor de 2.800 ojivas nucleares que pueden ser lanzadas de la misma manera. Ambos lados han indicado su disposición a reducir sus arsenales nucleares a 1.500 ojivas en cada lado.

Estados Unidos y Rusia tienen el 95 por ciento de las ojivas nucleares estratégicas en el mundo.

"La administración del presidente Obama está comprometida a negociar un acuerdo legalmente obligatorio que sea un seguimiento al START", afirmó William Burns, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, en una entrevista realizada en febrero. "Un acuerdo que preserve una estricta verificación del régimen y un acuerdo que busque una mayor reducción de nuestros arsenales nucleares, más allá del Tratado de Moscú", agregó.

El Tratado de Moscú, de 2002, tenía como objetivo reducir el arsenal nuclear de cada nación, para el año 2012, a 1.700 a 2.200 ojivas nucleares. Fue elaborado, en parte, para permitir a Estados Unidos seguir adelante con sistema de misiles anti balísticos.

Las nuevas negociaciones, anotan los funcionarios de Estados Unidos, están diseñadas para ir más allá del Tratado de Moscú, a una reducción aún mayor de las ojivas nucleares, aunque admiten que han pasado muchos años desde que Estados Unidos y Rusia negociaron acuerdos para el control de armas, y que estas charlas serán detalladas.

La reunión de un día, en Roma, fue realizada para resolver cuestiones de procedimiento, y establecer la agenda para conversaciones futuras, que se realizarán en Washington y Moscú, en los dos meses venideros.

Robert Wood, portavoz en funciones del Departamento de Estado, dijo en una sesión informativa de prensa realizada el 21 de abril que lo actualmente favorable para Estados Unidos y Rusia es que ambos lados quieren reducir sus arsenales y quieren reforzar sus relaciones.