Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS / Web

Obama vuelve a nombrar a Bernanke presidente de la Reserva Federal

Bernanke fue nombrado presidente de la Reserva Federal por el presidente George W. Bush y prestó juramento al cargo el 1 de febrero de 2006, siguiendo a Alan Greenspan que estuvo en el cargo durante 18 años.
Por Merle David Kellerhals Jr., Staff Writer

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 26/08/09.- En medio de la peor crisis económica desde la Gran Depresión de la década de 1930, el presidente Obama ha vuelto a nombrar al economista Ben Bernanke para un segundo término como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banco central del país.

En una conferencia de prensa que tuvo lugar el 25 de agosto, Obama dijo: "Ben se encontró con un sistema financiero a punto del colapso y lo acometió con calma e inteligencia, con actuaciones firmes e ideas originales y ello ha ayudado a colocar un freno a la caída libre de nuestra economía". El renombramiento de Bernanke tendrá que ser confirmado por el Senado de Estados Unidos.

"Las actuaciones que hemos emprendido para estabilizar nuestro sistema financiero, para reparar nuestros mercados de crédito, para reestructurar nuestra industria automotriz, y para aprobar un plan de recuperación económica eran todas medidas necesarias y no opcionales", indicó el presidente.

Obama, que compareció con Bernanke en la isla de Martha's Vineyard en la costa de Massachusetts donde el presidente está de vacaciones, reconoció ante los periodistas que la economía de Estados Unidos está lejos de haber sanado o recuperado completamente, pero prometió continuar trabajando para reducir el desempleo y ayudar a las empresas a obtener el capital que necesiten para ampliar operaciones según comienza la recuperación.

El renombramiento de Bernanke confirma a los mercados financieros y a los bancos centrales extranjeros que Estados Unidos continuará en el sendero trazado en un principio por Obama y la Reserva Federal para estimular al sector financiero en decadencia y proporcionar políticas monetarias que frenen el rápido deterioro de la economía. Bernanke dirigió los esfuerzos de recuperación al estabilizar los bancos más importantes del país, con frecuencia utilizando métodos no convencionales, restaurando la actividad prestamista, que es esencial para el crecimiento empresarial, y dirigiendo acciones encaminadas a aliviar las deudas y préstamos defectuosos que los bancos tenían y que provocaron que los préstamos dejaran de otorgarse en todo el país.

Bernanke manifestó su gratitud a Obama por haber tenido la suficiente confianza en su capacidad de tomar decisiones como para volver a nombrarle para un segundo término en la Reserva Federal y por su apoyo a la independencia y fortaleza de dicha institución.

"La Reserva Federal, como otras instituciones que elaboran políticas económicas, ha encarado desafíos a causa de la situación sin precedentes de los últimos años", dijo. "Hemos sido firmes o hemos tenido propósitos según exigían las circunstancias, pero nuestro objetivo continua siendo el mismo: restaurar un entorno financiero y económico más estable en que la oportunidad pueda de nuevo florecer y en que el arduo trabajo y creatividad de los estadounidenses puedan recibir una recompensa adecuada".

Prometió que, de ser reconfirmado por el Senado, trabajará con el presidente y el Congreso para restaurar la economía estadounidense y "proporcionar un sólido cimiento al crecimiento y la prosperidad en un entorno de estabilidad de precios".

Bernanke fue nombrado presidente de la Reserva Federal por el presidente George W. Bush y prestó juramento al cargo el 1 de febrero de 2006, siguiendo a Alan Greenspan que estuvo en el cargo durante 18 años.

Al hablar ante banqueros y economistas en el simposio económico anual de la Reserva Federal celebrado en el Banco de la Ciudad de Kansas, Bernanke dijo que "una de las lecciones más claras del pasado año, y no es una sorpresa, desde luego, para ningún estudioso de historia de la economía, pero merece destacarse en cualquier caso, es que una crisis financiera total puede suponer una gran carga, tanto en términos humanos como económicos. Una segunda lección, también conocida para los historiadores de la economía, es que los trastornos financieros no respetan fronteras. La crisis ha sido mundial y ningún país importante ha sido inmune a ella.

Una de las respuestas de la Reserva Federal ha sido proporcionar facilidades especiales a los préstamos con la meta de restaurar el funcionamiento básico de mercados financieros críticos, dijo. Para eliminar presión del dólar estadounidense y evitar que los préstamos crediticios se paralizaran, la Reserva Federal y doce bancos centrales extranjeros importantes crearon líneas de crédito, denominadas líneas temporales de canje, para poner fondos a disposición de los bancos comerciales, dijo.

Estas medidas y acciones de los ministros de finanzas y gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Siete (G7) el pasado año estabilizaron el sistema financiero mundial al prevenir el fallo sistemático de instituciones bancarias importantes, al hacer que estuvieran disponibles fondos y capital, y al proporcionar seguro para los depósitos y otras garantías para restaurar la confianza de los depositantes, comentó Bernanke.

"Esta respuesta de política internacional sin precedentes ha demostrado ser ampliamente eficaz. De manera crítica evitó el colapso inminente del sistema financiero mundial, un resultado que parecía ser posible para los ministros de finanzas y los banqueros centrales reunidos en Washington", dijo.

"El mundo ha pasado por la crisis financiera más grave desde la Gran Depresión. Esta crisis desató una profunda recesión mundial de la que solo ahora estamos empezando a salir", declaró Bernanke.

Consulte la transcripción de las palabras de Obama y de Bernanke (en inglés) en America.gov.