Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS / Web

Estados Unidos y Rusia logran avances sobre tratado de reducción de armas

Ambos países acordaron reducir sus ojivas nucleares estratégicas.
Por Merle David Kellerhals Jr. Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 14/10/09.- Estados Unidos y Rusia están logrando avances para reemplazar el actual tratado de reducción de arsenales nucleares por otro que vaya más allá de reducir arsenales físicamente y que además disminuya las tensiones percibidas sobre armamento nuclear, afirmó la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton.

El presidente Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev acordaron en una reunión realizada en abril reducir los arsenales nucleares muy por debajo de los niveles exigidos por el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START I).

"Nuestro objetivo sigue siendo el de finalizar la labor sobre START para el 5 de diciembre cuando el acuerdo actual caduque", dijo Clinton durante una conferencia de prensa celebrada el 13 de octubre en Moscú con el ministro ruso de Asuntos Exteriores Sergey Lavrov.

"La iniciativa mundial sobre terrorismo nuclear para crear un esfuerzo conjunto que asegure los materiales nucleares vulnerables y establezca nuevas normas, es otro paso importante que intentamos lograr de manera conjunta", agregó. Clinton indicó que espera con entusiasmo el liderazgo de Rusia en la Cumbre Mundial sobre Seguridad Nuclear a celebrarse en el próximo mes de abril.

Lavrov dijo que los equipos de negociación técnica que se encuentran trabajando en el acuerdo que reemplazará a START I han mostrado un "progreso considerable".

Como responsables de más del 95 por ciento de las armas nucleares en el mundo, expresó el presidente Obama, las dos principales potencias nucleares del mundo deben liderar con el ejemplo. Obama y Medvedev firmaron un acuerdo conjunto para reducir la cantidad de ojivas nucleares y los sistemas de despliegue hasta un tercio de los niveles actuales. Un tratado legalmente vinculante será finalizado posteriormente este año.

El acuerdo mutuo para reducir los arsenales nucleares es parte de un objetivo más amplio para reducir las tensiones nucleares en todo el mundo, así como para impedir que estados que no cumplen las normas internacionales y elementos extremistas obtengan algunas de las armas más peligrosas del mundo. Obama y Medvedev señalaron que pretenden tomar medidas concretas hacia el objetivo de desarme a largo plazo al mismo tiempo que envían un fuerte mensaje a países tales como Corea del Norte e Irán, cuyos controvertidos programas de desarrollo nuclear están sujetos a sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU y a un amplio escrutinio.

Ambos países acordaron reducir sus ojivas nucleares estratégicas a entre 1.500 y 1.675 una vez que el acuerdo entre en vigor. El tratado START de 1991 caduca el 5 de diciembre. Este nuevo acuerdo lo reemplazará.

El nuevo marco de trabajo solicita la reducción de los sistemas de despliegue de armas nucleares a entre 500 y 1.100 vehículos, que incluyen bombarderos estratégicos de largo alcance, misiles balísticos intercontinentales y submarinos nucleares.

Programa nuclear Iraní

Clinton reconoció que el programa de desarrollo de armas nucleares de Irán continúa siendo una seria preocupación. "Colaboramos estrechamente con Rusia por medio del proceso del P5+1" para resolver una numerosa cantidad de asuntos, explicó Clinton.

Seis países: Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos, grupo conocido como el P 5+1; han negociado con Irán sobre su programa nuclear, pero las conversaciones se encuentran estancadas desde hace aproximadamente un año, cuando el grupo insistió en que Irán debía suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio. El grupo incluye a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y a Alemania. Este grupo surgió a partir de iniciativas anteriores de Gran Bretaña, Francia y Alemania para convencer a funcionarios iraníes de que suspendieran sus actividades de enriquecimiento de uranio a cambio de un paquete de incentivos.

Las seis potencias ofrecieron a Irán un paquete de incentivos comerciales y diplomáticos hace tres años a cambio de que renuncie al enriquecimiento de uranio, y a estos se unieron otros incentivos el año pasado, pero las autoridades iraníes continúan rechazando la suspensión de enriquecimiento de uranio como una condición preliminar a las conversaciones. El enriquecimiento de uranio es un componente necesario en el desarrollo de armas para construir una bomba atómica.

El siguiente paso en el proceso ocurrirá el 18 de octubre cuando funcionarios iraníes se reúnan con representantes del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), con el objetivo de analizar un plan en el que Irán enviará la mayoría de su reserva de uranio ligeramente enriquecido a Rusia para que sea enriquecido a un grado más alto. El producto terminado se enviará de regreso a Irán, donde se utilizará para alimentar un reactor de investigación. Irán ha manifestado que está intentando enriquecer uranio para un programa civil de energía eléctrica alimentada por energía nuclear.

"En la etapa actual", explicó Lavrov, "se debe hacer uso de todos los recursos para apoyar el proceso de negociación".

Clinton estuvo de acuerdo e indicó que "consideramos que es importante utilizar la vía diplomática y hacer todo lo que podamos para que tenga éxito. Consideramos que Irán tiene el derecho al uso de la energía nuclear de una manera pacífica, pero no tiene por qué tener armas nucleares. Rusia está de acuerdo con nosotros en ese punto".

Si los iraníes transfieren el uranio ligeramente enriquecido a Rusia para someterlo a más procesamiento, esta será una medida importante para consolidar la confianza.

Defensa de misiles

Clinton mencionó también que ella y Lavrov sostuvieron una larga conversación sobre la posición de los dos países con respecto a un sistema limitado de misiles antibalísticos con base en Europa.

"Estamos muy interesados en colaborar con Rusia para desarrollar cooperación, incluyendo una evaluación conjunta de amenazas e intensificar los esfuerzos para establecer un centro conjunto de intercambio de datos, tal como lo acordaron nuestros presidentes en julio, como un medio para hacer de la defensa de misiles una iniciativa común en contra de lo que consideramos son amenazas comunes cada vez mayores", afirmó Clinton.

Clinton y Lavrov también abordaron asuntos relacionados con el programa de armas nucleares de Corea del Norte, Afganistán, la expansión de la OTAN, Georgia y Rusia y los derechos humanos.

Clinton se reunió brevemente con Medvedev en su residencia de Barvikha ubicada en las afueras de Moscú.