Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS / Web

EE.UU. triplicará la presencia de expertos civiles en Afganistán

También hay planes de ampliar la cantidad de proyectos piloto en el país.
Por Stephen E. Kaufman, Staff Writer

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 27/10/09.- Desde que asumió la presidencia la administración Obama ha casi duplicado la cantidad de expertos civiles estadounidenses que trabajan en Afganistán y tiene previsto elevar esa cantidad a 974 para fines del año 2009, de acuerdo al vicesecretario de Estado, Jacob Lew.

Lew dijo a los reporteros, en declaraciones que hizo en el Departamento de Estado el 26 de octubre, que el personal civil de Estados Unidos se concentra en la "mejora de la gobernabilidad afgana, prestar seguridad, justicia, empleos y servicio, y en ofrecerle al pueblo afgano una alternativa importante, tanto como sea posible, al reclutamiento por parte del talibán".

Los expertos civiles, entre ellos los asignados a los equipos de reconstrucción provincial (PRT), han sido desplazados fuera de la capital Kabul, y ayudan a las autoridades locales afganas a mejorar sus capacidades de gobernabilidad, con proyectos como la capacitación de funcionarios locales y la mejora de los servicios de comunicación.

Lew afirmó que los expertos están introduciendo el gobierno a nivel subnacional "a lugares que no lo han conocido antes".

"Se trata de abogados, agrónomos, diplomáticos, especialistas en desarrollo y otros", dijo.

Al comienzo de la administración de Obama había 320 estadounidenses como personal civil sobre el terreno en Afganistán. "Actualmente tenemos 603. Tenemos 282 candidatos que están en proceso este momento", y se está reclutando para otras 89 posiciones adicionales, dijo.

También hay planes de ampliar la cantidad de proyectos piloto en el país, de seis a 20, y 388 efectivos del personal civil estarán estacionados permanentemente en las afueras de Kabul, aseveró.

"La idea de poner nuestra ayuda exterior directamente al alcance del pueblo que ha de utilizarla, tan eficientemente como sea posible, es central en la manera en que estamos considerando la ayuda exterior y el desarrollo general", dijo Lew.

Aunque el personal de Estados Unidos aporta "asesoramiento y consejería de expertos" sobre la gobernabilidad local y otros programas, también trabaja con sus contrapartes afganas para ayudarles a seguir adelante por su propia cuenta, aseveró.

"El desafío es establecer la capacidad local, y en la máxima extensión posible, que los afganos asuman el liderazgo porque es entonces que se alcanza el punto decisivo, cuando se produce un cambio estructural y sostenible", añadió.

La meta final es transferir cuanta mayor responsabilidad sea posible directamente a los afganos, tanto al nivel nacional y local, así como también provincial, "y reducir la necesidad de la presencia de Estados Unidos", explicó Lew.

Además de la gobernabilidad subnacional, los expertos también trabajan con los campesinos afganos para impulsarlos al cultivo y venta de "una alternativa significativa" a la adormidera para el opio.

Por ejemplo, en la provincia Helmand, donde las carreteras son difíciles de utilizar, se construyó una pista de aterrizaje para ayudar a que los productos agrícolas locales sean transportados a los mercados. También se están distribuyendo semillas para cultivos legales, dijo.

"Tomará tiempo. No ha de ocurrir en una cosecha. Pero ya tenemos la evidencia en algunos ambientes bastante difíciles, tanto de la reducción del cultivo de adormidera como del aumento del cultivo de cosechas legales", apuntó.