Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - HONDURAS

¿Cuál derecho humano de salud?

Por Dick Emanuelsson, Corresponsal sueco para América Latina. Cubre el mercado laboral para la prensa sindical sueca

Rebanadas de Realidad - Tegucigalpa, 17/10/09.- Los liberales y los defensores de la sociedad capitalista solo hablan de los derechos políticos pero jamás de los derechos humanos en su totalidad.

Los trabajadores del instituto y el sindicato de SITRAINFOP realizaron un 'maratón' para recaudar dinero para las operaciones de su presidente sindical, Jairo Sánchez. Después cinco operaciones murió el compañero. Foto: Mirian Huezo Emanuelsson.

El derecho de salud es uno de esos derechos humanos que no existe en Honduras. Y en cierta forma Jairo Sánchez fue un ejemplo ilustrado como ese derecho solo existe para los de arriba. El dirigente sindical fue trasladado al seguro social porque diez días en Medical Center tiene un costo de medio millón de lempiras (27.000 dólares).

Cuando esperábamos para entrar al cuarto piso del Hospital Escuela (el hospital público para los pobres en Tegucigalpa) para entrevistar a otras cuatro víctimas por las FF.AA. se me acercó una muchacha de unos 20 años y me preguntaba en inglés que yo hacía allá. Era el mismo piso en donde los alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma hacen su práctica.

Era una nena de esas típicas hijitas de ricachones que tienen que soportar, por obtener un día su título, hacer servicio social entre gente en común. Después se consigue su propia clínica privada con airecondicionado y con tarifas imposibles para un pobre de pagar. Y así esos señoritos(as) no necesitan enfrentarse a las pulgas y los piojos que pueden traer los pobres.

Son esos "hijitos del Papá" que durante ocho semanas paralizaron 2007 sus estudios y labores en protesta contra los médicos hondureños graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina en la Habana, ELAM, cuyos títulos fueron reconocidos por el gobierno de Zelaya pero rechazados por esos estudiantes de la UNAH. Fueron los primeros signos de organización contrarrevolucionaria hondureña apoyada por el reaccionario Colegio de Médicos.

Le respondí que estábamos esperando para entrar y "entrevistar las victimas del Golpe de Estado". Su rostro infantil se cambió y los ojos se oscurecieron y me cortó bruscamente:

¡"No fue un golpe de estado sino una sustitución"!

Las palabras del viejo dirigente obrero Luis Morel (1) se me pasaron por la mente y solo me reí, mirando a esa nena ignorante de la vida y el sacrificio enorme que hacen sus compatriotas 'en las casas con techos de cartón' en las colonias de la miseria:

"Hoy el pueblo hondureño necesita un código, un reglamento que le permita romper todas las lacras que no le permiten avanzar y que no le han avanzado. El profesional, las universidades, las escuelas, tienen que transformarlas totalmente en donde el profesional, pensando en el médico que sale de ahí, que es un profesional mercado técnico, porque cuando se va a su clínica o al hospital, cuando mira llegar a un paciente no es al paciente que mira, sino una maquina que llega ahí para que le repare un tornillo, que le repare una pieza mecánica. Pero así también cobrarle. Es decir; todo eso hay que transformarlo y la Resistencia lo tiene y si no esta escrito todavía, lo tiene escrito en el pensamiento revolucionario de este país."

Nota:

(1) "Honduras esta embarazada y dispuesta a un alumbramiento revolucionario", Luis Morel.