Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Techint: a gas o a carbón, pero Techint

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:

Rebanadas de Realidad - Carta Argentina (CA), Buenos Aires, 20/05/05.- Mientras el diario La Jornada de México, en lo que va de la semana sólo anuncia como una posibilidad que el grupo Hylsamex SA se desprenda de su paquete accionario, el diario El Norte de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, informa que la multinacional argentina Techint se ha apropiado cuando menos del área siderúrgica de la empresa azteca. También hoy, el diario La Capita de Rosario, provincia de Santa Fe, dice que Techint ha adquirido la siderúrgica Acindar de Villa Constitución.

De acuerdo con la información vertida por CNN y La Jornada en México se está produciendo una desaceleración de la economía -paradójicamente, en un bienio de extraordinarias alzas de precios del crudo- y una merma considerable de la actividad industrial. En la Argentina, al revés, se estaría produciendo una expansión industrial sostenida en ciertas prerrogativas que el gobierno le da a las petroleras para impedir que los costos energéticos industriales suban. En tal contexto se explicaría esta nueva concentración de capital de Techint.

Pero la verdad es que la fuga industrial de México ocurre desde el 2002 a raíz de que las filiales locales de empresas norteamericanas, japonesas y europeas vienen encontrando costos laborales substancialmente más bajos en Guatemala, Honduras, Indochina y Brasil.

La relación de Techint con México se hace más compleja e incrementa en el 2001, cuando como proveedor de tuberías para hidrocarburos y contratista de Pemex, se aventura en la producción de energía eléctrica como proveedor de carbón para las usinas a vapor. Cohabitó en el mercado energético mexicano con la empresa AES Corp., constructora de represas hidroeléctricas y transportadora de gas.

La coparticipación de Techint y AES en el negocio sideroenergético se verifica a todo lo largo del continente en el último quinquenio cuando menos. Pero su máxima convergencia se da en la ciudad portuaria de San Nicolás. Allí, Techint tiene su planta de caños hidrocarburíferos, Siderca, base del proyecto Gasoducto Nordeste, la mayor obra pública del gobierno de Néstor Kirchner Allí, a su ves, AES tiene la mayor generadora termoeléctrica a gas del país, la Central Paraná. El tácito consorcio se retroalimenta en insumos industriales. Siderca es el mayor cliente de AES y ésta depende de los gasoductos de Techint. Ambos son beneficiarios directos o indirectos de subsidios y prerrogativas gubernamentales.

Techint, por ejemplo, fue adjudicataria directa del gasoducto nordeste. AES logró exenciones impositivas y se benefició con los recientes subsidios petroleros, sin contar con que fue inexplicablemente liberado de responsabilidades por el abandono de las obras del dique Caracoles - Punta Negra en San Juan en el 2002.

Un dato curioso es que éste emprendimiento cooperativo entre ambas multinacionales coincidió en el año 2002 con el cierre de las minas de Río Turbio, provincia de Santa Cruz, bajo la gobernación de Néstor Kirchner.

La Central Paraná -hasta el 2002, "24 de febrero"- era una termoeléctrica a carbón y su proveedor era YCF Río Turbio. La reconversión de la planta a gas por AES, se favoreció por una serie de hechos posiblemente fortuitos. Las minas de Río Turbio cerraron a causa del abandono de su concesionario, Tasselli y cuando todavía la Central Paraná estaba comprometida por contrato a comprar 350 mil Tns. de carbón.

Por su parte, Techint encontraba absolutamente razonable que la central que lo proveía de electricidad funcionara con el gas transportado por sus caños, mientras que en México, encontraba absolutamente razonable que la electricidad consumida por Hylsamex -ahora de su propiedad- fuera generada por su carbón.

Fuentes: propias, El Norte de San Nicolás, La Capital, La Jornada de México, El Zonda.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones