Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Sampedro y las vueltas de la fortuna

Por Carlos M. Duré - Correo

Rebanadas de Realidad - Carta Argentina (CA), Buenos Aires, 20/10/06.- El lunes pasado, mientras ocurrían los enfrentamientos en San Vicente entre personas con el ánimo visiblemente alterado, la señora Verónica Baena concurría al bingo de Lomas del Mirador propiedad de CODERE SA. La dama efectuó su apuesta y la máquina de juegos de azar le informó que había ganado ar$ 35 millones.

Cuando la señora Verónica pretendió cobrar, CODERE SA se negó a pagarle aduciendo una falla en el artefacto cuyo correcto funcionamiento debe garantizar resultados azarosos. La empresa hegemónica provincial del juego originada en España sólo le ofreció ar$ 35 000. La señora rechazó el improvisado intento de arreglo, convocó a la prensa y a un escribano y hoy se encuentra en el trámite de cobrarse lo que le deben, acaso por un arreglo entre partes, acaso por un fallo judicial.

El vicepresidente de CODERE SA, Héctor Luna - según publicó ayer el diario El Debate, de Zárate, provincia de Buenos Aires - justificó la negativa de pago de su empresa de esta manera: "se produjo una desprogramación que tiró un número totalmente incoherente con el premio máximo de la máquina". No admite el ejecutivo representante de José Antonio Martínez Sanpedro y Flia, propietario de los juegos de azar (de la fabricación, importación y explotación de las máquinas); no admite Luna que el azar puede ser tanto coherente como incoherente, puede ser mesurado como desmesurado, puede descontrolarse y causar el desastre para unos mientras causa la bienaventuranza para otros. El azar es casualidad que no se puede explicar con argumentos lógicos. Sus máquinas son de juegos de azar y a menos que estén subrepticiamente controladas - con lo que ya no serían máquinas de azar - los resultados que han de producir son todos válidos por ser imponderables.

Este es el argumento legal más simple y concluyente a favor de la señora Verónica. Pero hay otro. O debería haberlo.

El 30 de octubre de 2002, el diario Hoy, de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, publicó un extenso artículo sobre el litigio entre las agencias de turf y CODERE SA por el monopolio de la explotación de slots o tragamonedas. El litigio se originaba en el Decreto 1372 /02 por el cual el gobernador de la provincia, Felipe Solá, le cedía a la empresa de Sampedro el monopolio de las tragamonedas en el distrito transgrediendo el Art. 37 de la Constitución bonaerense.

Sin embargo, el diario platense habría corroborado que el gobernador le exigió a CODERE SA que instalara un sistema on line, estipulado por el decreto, para asegurar la tributación impositiva y controlar qué tipo de actividad tenían las máquinas, requisito que la empresa no cumplió.

Ese básico sistema de control debería aportar a la Dirección de Rentas de la provincia y por ésta a la Unidad de Informaciones Fiscales (UIF), dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, los siguientes datos: 1- cuánta gente juega en cada máquina, 2- cuánto juega y 3- cuánto gana tanto el jugador como la sala de juegos. El propósito de tales controles es detectar el posible lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

La señora Verónica Baena sólo tendría que convocar como testigo en su favor a la Dirección de Rentas de la provincia y la UIF. Pero ¿qué sucedería si dichas reparticiones no tienen registro de la jugada y del premio? En tal caso, deberían admitir que CODERE no incorporó nunca el control on line de las jugadas desde el 2002 con la connivencia del gobierno. Y si la empresa cumplió con el requisito del decreto 1372, los funcionarios estatales deberían someter el caso a una investigación de posible lavado en las UTT de la Triple Frontera (organismos de cooperación contra el lavado según convenio de EE UU, Brasil; Argentina y Paraguay).

Para finalizar - por ahora -, cabe tener en cuenta que el diario Hoy decía en su investigación que el actual gobernador del Estado de Paraná, Brasil, Romero Requiao, vinculaba por entonces a CODERE con el cartel narcotraficante de Cali, Colombia, ciudad donde explota un casino.

Por aquellos días - mediados del 2002 -, el jefe del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, figura como traficante de drogas en el US Department of the Tresury Office of Foreing Assets Control, en al capítulo Narcóticos y bajo el alías de Lucas o The chees player, con pasaporte argentino N° 77588. Otro fruto del azar.

Gentileza de Carta Argentina / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones