Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Las aguas borrascosas de Malvinas

Por Carlos M. Duré - Correo

Rebanadas de Realidad - Carta Argentina (CA), Buenos Aires, 02/04/07.-

Qué significa Falklands

Prescindiendo de los antecedentes históricos de la actividad colonialista británica en la región que abarca desde el Río de la Plata hasta Tierra del Fuego, ya en 1833 -año de invasión y ocupación militar de las Malvinas- el UK necesitaba tierra firme como base de la actividad económica que rodeaba la caza de ballenas y focas en el Atlántico Sur.

Esta razón económica lleva al UK a aventurarse en la Antártida, siempre buscando territorios para el establecimiento de factorías. En 1908, y como secuela de la expedición Scott, el UK patenta para sí la Antártida haciendo un ampliación posterior de dicha patente a la Malvinas.

La comisaría naval del Atlántico Sur

En 1939, las Malvinas prueban su utilidad como base militar para los ingleses pues desde Puerto Argentino zarpan dos cruceros para interceptar y combatir exitosamente en el Río de la Plata al acorazado alemán Graff Spee. Desde entonces las islas adquieren un rol más relevante que el de protección naval para balleneros, foqueros y exploradores antárticos. Supervisan el tráfico naval, mercante o militar, desde el Cabo de Buena Esperanza, Sud África, hasta el Estrecho de Magallanes.

Se trata de un aspecto importante desde el punto de vista militar, sobre todo desde el inicio del enfrentamiento de la OTAN con la armada rusa cuyos submarinos nucleares y pesqueros espías en tránsito hacia el océano Indico deben rodear, como hace 500 años, el extremo austral de África. Es posible que durante la guerra anglo - argentina de 1982, buques pesqueros de espionaje rusos prestaran algún tipo de colaboración tangencial a las naves sudamericanas.

El resultado hasta ahora adverso de aquella batalla, consolidó la posición militar inglesa en el Atlántico Sur. La base de Mount Pleasant, a 65 km al oeste de Puerto Argentino, tiene hoy una guarnición de acaso más de 1200 soldados, un número desconocido de bombarderos de largo alcance Vulcan, de cazas Phantom y Sea Harrier y helicópteros Chinook. Por supuesto, también se desconoce - excepción hecha del buque logístico Endurance - el número y tipo de naves de guerra que desde allí merodean el litoral marítimo argentino.

Islas cada día más costosas

La base inglesa de Malvinas se ha hecho muy onerosa para el erario público del reino desde hace dos años por motivos que ya han sido considerados en este espacio: el alza del precio de los combustibles, la disminución de los cardúmenes de merluza negra y calamares por la depredación comercial, y el hecho de que tanto los permisos de pesca como las regalías sean expedidos y apropiadas respectivamente por la colonia local, la cual pasó a percibir de us$ 17 millones/año a us$ 48 millones/año desde 2005.

Motivos para declararlos libertos a los kelpers

Los políticos ingleses bien podrían encontrar en los citados motivos pecuniarios un argumento convincente para concederle la independencia a esa zona de la provincia argentina de Tierra del fuego. Incluso cuentan con una jurisprudencia internacional que no tiene más de una semana de antigüedad: la recomendación de la ONU - con la algarabía de la UE - de que se independice la provincia serbia de Kosovo.

Motivos para no hacerlo

Pero hay dos factores que le impiden al UK desembarazarse de Malvinas. Uno es la localización de yacimientos petroleros en la zona sud oeste del mar argentino que circunda las islas. Otro es la necesidad de poseer tierra firme (islas Georgias del Sur, Sandwich y Melchior, a los 20ª O) por la que pase el meridiano de longitud oeste desde el cual reclamar soberanía sobre la ya patentada. Antártida. (*)

A propósito, el 1/7/06, el diario británico The Guardian publicó la opinión del parlamentario común y conservador Nicholas Winterton: "...esas cuestiones ( las islas como portal antártico) son más importantes que los costos que le insume a Gran Bretaña su política de defensa sobre Malvinas". (*)

Hipótesis de conflicto

Un año antes de que el gobierno argentino instrumentara la nueva política de defensa consistente - entre otras cosas - en la protección militar de los recursos naturales, CA ya había notado que la superposición de áreas restringidas recíprocamente entre Argentina y el UK conduciría inevitablemente a una fricción en el Atlántico Sur.

El decreto instrumental de la Ley de Defensa Nacional identifica como potencial enemigo a una potencia extra regional que suponga algún tipo de amenaza a la soberanía y seguridad.

Tal caracterización le cae a la medida a Gran Bretaña. Hecho advertido por el director ejecutivo de la Dirección de material naval, contralmirante Carlos Sánchez, quien consideró, casi abrumado, el espacio de mar a patrullar (350 millas náuticas denominadas COPLA) y el tipo y número de naves a adquirir o construir en los astilleros del Estado. (*)

No obstante, para los ingleses la tensión ya ha alcanzado un grado preocupante mucho antes que Argentina entre en la COPLA.

El ministro de defensa en las sombras de los conservadores, Liam Fox, en declaraciones a The Observer, denunciaba el 3/3/06 al Foreing Office que aviones y submarinos argentinos estaban probando las defensas de Malvinas al desplazarse al filo de la zona de exclusión (180 millas en torno a las islas) con el propósito de medir la capacidad y velocidad de respuesta de la armada británica. De paso, su adláter Winterton advertía con iracundia que su país volvería a "sangrarle la nariz" a los argentinos. (*)

Cuatro días antes de la redacción de esta carta, el gobierno argentino canceló un convenio con el UK de exploración y explotación petrolera conjunta en el mar austral. Los motivos de tal medida son - de acuerdo con lo expresado por Argentina - la inoperancia británica y la permanente exclusión de negociaciones por la soberanía de las Malvinas.

Más allá de cualquier manejo oportunista de la noticia, se trata de un hecho que pone a ambas naciones al borde de un segundo incidente (el primero fue el año pasado, cuando la Prefectura Naval Argentina capturó un pesquero británico que estaba robando pescado en aguas argentinas) que, por ejemplo, bien podría producirse por un disparo de advertencia mal calculado, por la interdicción de una nave civil circunstancialmente sobreprotegida y cosas por el estilo.

Artículos vinculados:
(*) "Conflicto austral viscoso"
(*) "Conflicto jurisdiccional argentino - británico por el mar de uso económico exclusivo"
(*) "Política antártica argentina". Por Eugenio Genest
Gentileza de Carta Argentina / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones