Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - ARGENTINA

Acero y Estado

Debate en la facultad de Ingeniería de la UBA.

Por Carlos M. Duré - Correo

Rebanadas de Realidad - Carta Argentina (CA), Buenos Aires, 01/06/09.- La presidenta Cristina Fernández informaba días atrás que su gobierno hacía lobby a favor de la siderúrgica - petrolera - constructora - tecnonuclear Techint ante Hugo Chávez.

Los funcionarios Julio De Vido y Florencio Randazzo, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, y la propia UOM, secundaban dicho anuncio deplorando las estatizaciones venezolanas de filiales de Techint y la idea misma de estatización

Mientras eso pasaba, el 28/5, el decano de la Facultad de Ingeniería de la UBA, FIUBA, el ing. Carlos A. Rosito organizaba una muestra fotográfica y una mesa redonda sobre las posibilidades de implementar un tren laminador de rieles de ferrocarriles dentro de la idea rectora de la recuperación de las industrias estratégicas nacionales.

Bajo el título "Una historia de acero" y la coordinación del ing. Enrique Félix Eduardo Zothner, dos ex funcionarios de la privatizada SOMISA abordaron el tema que, inevitablemente, discordaría con la ideología privatista del poder político.

El ex gerente de SOMISA y último director de Altos Hornos Zapla, ing. Julio Pepino, y el ex gerente de planificación de SOMISA, ing, Guillermo Hamlin asumieron la responsabilidad de oponer diametralmente a la tendencia vigente ya enunciada.

Más de cien asistentes significan una concurrencia nutrida en un ámbito que por décadas -y por políticas de desmantelamiento industrial- se ha ido despoblando. También son muchas personas para un tema que comenzó a ser desvalorizado durante la dictadura del 76 por el propio ex ministro José Alfredo Martínez de Hoz quien por entonces decía que daba lo mismo fabricar acero que caramelos.

Asistieron delegados de Altos Hornos Zapla, Jujuy, empresa cuyo actual propietario, Sergio Tasselli, pese a su mal concepto en el Ministerio del Interior, ha disfrutado del continuo perdón de las administraciones Kirchner.

Desde la ciudad de La Plata, concurrieron el ing. Elido Veschi, titular de la asociación gremial ferroviaria APEDEFA, y representantes de Astilleros Río Santiago.

También estuvieron presentes personal de Fabricaciones Militares, un sindicalista del sindicato de portuarios y marítimos, la hija y la nieta del Gral. Domingo Savio, fundador de la siderurgia argentina, y el dirigente político Mario Cafiero.

Cafiero, precisamente, y durante un momento de debate, respaldó a Elido Veschi en su fuerte ponencia de nacionalizar todas las empresas estratégicas. El ferrocarrilero remató a voz en cuello "es una decisión política", dejando inferir la renuencia del kirchnerismo en la toma de ese tipo de decisiones.

El secretario general de la UOM de San Nicolás (sede de la conflictiva Techint y antiguo asentamiento de la liquidada SOMISA), el señor Naldo Brunelli, había recibido un invitación especial de los organizadores pero no asistió.

Si bien se esperaba que los dirigentes metalúrgicos se interesaran particularmente en el tema del encuentro, el actual estado de negociaciones salariales con la mega empresa Techint los debe haber persuadido de no comprometerse con el ánimo estatizante que predominó en el auditorio.

Es importante destacar un momento de la exposición del ing. Guillermo Hamlin quien, hace poco, ha contribuido con Carta Argentina con dos artículos: "¿Plan nuclear argentino como política de Estado?" y "Apagón impulsado por WWF".

Dijo que la Argentina no tiene hipótesis de conflicto (actual posición del gobierno en materia estratégica) sino un conflicto con Gran Bretaña, potencia que ocupa parte del territorio nacional y amenaza el territorio antártico argentino a causa de lo cual " debemos producir sistemas de armas defensivos de bajo costo."

Estas declaraciones de Guillermo Hamlin le ganaron el reconocimiento de la mayoría de los presentes excepción hecha de un legislador radical de la provincia de Jujuy y un representante de la Secretaría de Industria de la Nación -cuyas identidades no trascendieron- que se abstuvieron incluso de saludarlo.