Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Salta: visita a una zona devastada por desmontes

La representante de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, María José Lubertino (PS) monitoreó con Greenpeace el impacto de los desmontes en la Reserva de Biosfera declarada por la UNESCO. Momentos de tensión se vivieron cuando un contratista del desmonte no permitió la salida del lugar.
Información relacionada:
Fotos de la visita de la diputada Lubertino en...

Rebanadas de Realidad - Greenpeace - FINCA URUNDEL, Salta (24 de julio de 2003).- La diputada nacional María José Lubertino (del partido socialista) recorrió con un especialista de Greenpeace la zona de Reserva de Biosfera, y evaluó in situ este sector de selva pedemontana que fuera dañado por los desmontes. Al finalizar el recorrido, un operario que desmontaba la zona impidió con un tractor, durante una hora, la salida de la legisladora y de los activistas de la organización ambientalista.

La legisladora, quien se entrevistó con autoridades jujeñas, realiza su visita en momentos en que están suspendidas todas las autorizaciones de nuevos desmontes. El objetivo de su visita es conocer la situación del lugar, y evaluar futuras acciones para proteger la selva y generar empleos de la mano de una explotación racional de los recursos forestales.

"Las Yungas son patrimonio de las provincias, pero el interés de protegerlas es un interés nacional", dijo desde la finca Urundel la diputada Lubertino, quien recorrió la zona junto con el coordinador de la campaña de biodiversidad de Greenpeace, Emiliano Ezcurra. Durante una hora, tanto la legisladora como los activistas de la organización ambientalista no pudieron salir del lugar, ya que el contratista del desmonte les impidió el paso con un tractor.

La zona visitada se llama Finca Urundel, a 300 km al norte Salta y a tan solo 15 km de la zona que pretende desmontar la empresa Ledesma. Antes de los desmontes, habían poblaciones importantes de especies vegetales tales como urundel, palo blanco, afata, lapacho y cedro, al igual que especies animales autóctonas (mulita, loro, pecarí, corzuela, aguti, tapir, mono, tucán, urraca, puma y yaguareté). La mayoría de las poblaciones de estas especies se encuentran amenazadas.

En la capital jujeña, la diputada enfatizó ante las autoridades que en Urundel, declarada Reserva de Biosfera por la UNESCO, es "absolutamente posible" generar empleo y proteger el medio ambiente, a través de emprendimientos de manejo sustentable de los recursos forestales. Y manifestó que los propietarios de la tierra "no necesariamente tienen derecho a destruir un patrimonio natural de las provincias y de interés para todos los argentinos". También dijo que "la protección ambiental y el empleo pueden ir de la mano" y se ofreció a promover prácticas en ese sentido.

Sindicatos, ONGs y científicos vienen demandando una moratoria total de los desmontes por el plazo de dos años, ya que detrás de Ledesma hay muchos otros proyectos y si continúan a este ritmo, la selva desaparecerá para el 2008. La Selva de Yungas es el ambiente de mayor diversidad de la Argentina solo igualado por la selva Misionera. En tan solo el 2 por ciento del territorio nacional las Yungas contienen el 50 por ciento de toda la diversidad biológica del país.

En marzo pasado, más de 500 expertos nacionales e internacionales reunidos en el Primer Congreso Nacional de Áreas Protegidas solicitaron "en forma urgente" a los gobernadores de Salta y Jujuy, y a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación detener "por un período de dos años toda actividad de transformación (desmonte) a tierra agrícola de la Selva Pedemontana de las Yungas, debido al carácter irreversible del impacto que provoca esta transformación, que a la tasa actual indica una alta probabilidad de extinción de este ambiente".

Gentileza de Oscar Soria, Coordinador de Comunicaciones y Prensa de Greenpeace Argentina. Web.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones