Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CORRUPCION

Breve manual para subcontratistas

Por R.P.
Información relacionada:
 

Rebanadas de Realidad - Solidaridad.net, 07/02/05.- Frente a la Privatización de los Servicios Municipales: Autogestión... Hoy en día es innegable que el sistema económico está inmerso en un proceso creciente de subcontratación. Las empresas sacan fuera de su ámbito de gestión (y con ello fuera de su responsabilidad) todas las actividades que aun resultándoles imprescindibles le suponen más problemas que beneficios. Así, encontramos que las multinacionales subcontratan no sólo la obtención de materias primas, sino la propia producción y hasta la distribución. Multinacionales como NIKE, se quedan sólo con unos pocos cientos de ejecutivos, diseñadores y gestores con sueldos millonarios a costa de los millones de empobrecidos esclavizados en sus subcontratas.

Pero ¿que ocurre cuando ésta tendencia se extiende a los servicios que deben prestar las administraciones públicas?. No me refiero únicamente a la privatización directa de empresas públicas como Telefónica, Repsol, Endesa, Renfe (la más reciente) y, próximamnte, Correos, RTVE, ..., sino a un fenómeno de privatización indirecta que pasa mucho mas desapercibido: la subcontratación de servicios públicos a empresas privadas. Es sorprendente la variedad de servicios y la velocidad a la que se están subcontratando; desde los tradicionales agua, basura, limpieza y jardinería, a los de recaudación, parkings, O.R.A., mantenimiento, gestoría, formación, etc hasta los de caracter social (Ayuda a Domicilio, centros cívicos y CEAS, Residencias de la Tercera Edad, etc).

La diferencia con la privatización directa es que la titularidad del servicio, las instalaciones y la responsabilidad última siguen siendo del organismo público (Ayuntamiento, Mancomunidad, etc), pero la gestión durante una serie de años la realiza enteramente una empresa privada.

Aunque éste artículo se centra en la subcontratación de servicios en España, debemos tener en cuenta que existe una enorme diferencia entre las privatizaciones que se realizan en los países enriquecidos y en los empobrecidos. En éstos últimos la debilidad de las instituciones públicas, de la legislación laboral, la falta de competencia real y la fuerza de las pocas multinacionales que pueden acceder a los contratos agravan de modo salvaje los mecanismos de corrupción y las consecuencias negativas que señalaremos para el caso español.

Existen varios motivos por lo que los Ayuntamientos y Mancomunidades se están decantando por la subcontratación, a saber: Quitarse un problema de encima que suele ser políticamente conflictivo (quejas por el agua o la limpieza, conflictividad y despreocupación de los funcionarios; etc). Limitación en la capacidad de gestión, lo que les inclina a centrarse en lo que da mayor "rentabilidad política". Endeudamiento acumulado y necesidad de dinero fresco para "hacer cosas que se vean"; lo que les lleva a valorar mucho el "canon inicial de la concesión", que consiste en que la empresa concesionaria paga por adelantado al Ayuntamiento una cantidad equivalente a la suma de los canones que tendría que dar cada año (superando a veces los 25 años) al Ayuntmiento como superhabit del servicio (claro está en unas condiciones de financiación ventajosas para la empresa).

Por otro lado las empresas constructoras se están lanzando a una carrera desbocada por aumentar su cartera de servicios (ACS ya factura más en servicio que en obras), lo cual no es tan obvio como parece: Si tenemos en cuenta que el volumen de facturación que suponen los servicios es mucho menor que el de las obras (entre 10 y 20 veces menor) y que además, el margen de beneficios de los servicios oscila entre un 2-7 % mientras que el de las obras gira en torno al 20%, tenemos que la única razón que explica el gran interés de las constructoras por los servicios es la cartera de negocio; es decir, el volumen de facturación que ya se tiene contratada para el futuro. Es lógico teniendo en cuenta la inestabilidad en la cantidad de obras que salen, con la incertidumbre de no saber si el próximo año contratarás lo suficiente y en previsión del bajón en obra pública al repartirse los fondos Europeos con los nuevos países del Este. Las constructoras necesitan asegurar un mínimo de facturación estable que les permita sostener su gran infraestructura y gastos fijos en épocas de poca obra. Además están implantado en un servicio durante 10 o 20 años es una plataforma inmejorable para conseguir los contactos que permitan la adjudicación de obras, que son las que verdaderamente dan dinero.

Como pueden imaginar, las ya conocidas técnicas de corrupción, favoritismos y comisiones en el mundo de la obra pública se aplican al mundo de los servicios. Podríamos clasificarlas en dos grandes grupos; antes y durante la concesión.

Antes de la concesión (durante la preparación del concurso) lo importante es conseguir la concesión del servicio, para lo cual es necesario "tener gestión" en el Ayuntamiento. Dicha "mano" se puede conseguir de varias maneras:

 

 
 
 
 
 
 
 
 
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones