Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
BOLIVIA

Lula presiona y Bolivia retrocede

La decisión boliviana de controlar las refinerías que están en manos de Petrobras no duró ni 48 horas. El conciliador vicepresidente García Linera anuló la resolución y dejó fuera de juego al impetuoso ministro de Hidrocarburos. La COB urge a Evo a no dejarse intimidar por Lula.

Artículos de Econoticas editados en Rebanadas:

Información relacionada:

Rebanadas de Realidad - Econoticias - La Paz, 15/09/06.- Una llamada telefónica del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y la suspensión de las negociaciones bilaterales, obligaron al gobierno boliviano a dar marcha atrás en una inicial decisión de retomar el control de sus refinerías hasta ahora controladas por la brasileña Petrobras, la española Repsol y la francesa Total.

Desde Brasilia, Lula informó que el gobierno boliviano había suspendido una decisión unilateral que afectaba a Petrobras y advirtió que si Bolivia persistía en "actitudes unilaterales" contra sus intereses habría acciones "más duras".

En la Paz, el vicepresidente Álvaro García Linera, en ausencia del presidente Evo Morales que está en la Cumbre de los No Alineados en Cuba, confirmó públicamente la información de Lula y recriminó, en privado, al ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz Rada, responsable de la acción que generó una pequeña crisis entre La Paz y Brasilia.

"Se está dejando en suspenso, se está congelando temporalmente una resolución ministerial como una señal para avanzar en el diálogo y la negociación en las distintas áreas que tenemos con Petrobras", anunció García Linera.

Marcha atrás

El pasado martes 12 de septiembre, un comunicado del Ministerio de Hidrocarburos dio cuenta que la estatal petrolera de Bolivia YPFB asumía formalmente el derecho propietario de las refinerías administradas por Petrobras, Repsol y Total, y el control de toda la cadena productiva de petróleo crudo y Gas Licuado de Petróleo (GLP).

La resolución, presentada por el ministro Soliz Rada, establecía que ejerce el derecho propietario del petróleo y GLP como lo establece el Decreto 28701 de Nacionalización de los Hidrocarburos 'Héroes del Chaco' de 1 de mayo de 2006. De esta forma la empresa estatal se convertiría en la única exportadora de petróleo, gas licuado de petróleo (GLP) y derivados.

Esta acción fue rechazada de inmediato por el gobierno brasileño, lo que obligó al vicepresidente de Bolivia, que dirige la política nacional de hidrocarburos y las negociaciones con las petroleras extranjeras, a amonestar al ministro Soliz Rada, que perdió atribuciones y competencias propias de su cargo, desde la crisis de fines de agosto. García Linera acusó a Soliz Rada de generar "un clima artificial e innecesario de conflicto con Brasil".

En conferencia de prensa, el vicepresidente dijo que la intención oficial para revertir la decisión de Soliz Rada se orientaba a "crear un clima favorable para las negociaciones (con Brasil) y los acuerdos en el cumplimiento estricto de nuestro Decreto Supremo (28701) de nacionalización".

Nuevas amenazas

En Brasilia, el presidente Lula, tras informar a los medios que la medida contra Petrobras había sido revertida, dijo que su gobierno intenta resolver todos los asuntos energéticos pendientes con Bolivia por la vía diplomática.

Sin embargo, según reporta la agencia AP, el presidente brasileño por primera vez dejó caer una advertencia: en Brasil se puede "pensar hacer una cosa más dura con Bolivia'' en caso de que surjan nuevos inconvenientes, independientemente de las buenas relaciones que tiene con el presidente boliviano, Evo Morales.

La COB presiona desde abajo

Ante la presión y la amenaza, en La Paz, la Central Obrera Boliviana (COB) pidió al Gobierno de Evo Morales ejecutar una verdadera nacionalización y no dejarse intimidar por las petroleras como la brasileña Petrobras.

El dirigente Sósimo Paniagua instó al presidente Evo Morales a no dejarse atemorizar pues las transnacionales "sólo buscan adueñarse" de los recursos hidrocarburíferos y no les conviene que YPFB se haga cargo de toda la cadena productiva de crudo y GLP.

"Las petroleras lo único que quieren es seguir robando. La empresa brasileña pretende quedarse con nuestros recursos y los trabajadores no lo permitiremos", dijo al remarcar que el Presidente debe cumplir lo prometido durante su campaña electoral que fue la nacionalización de los hidrocarburos.

El dirigente planteó que Morales no pague ninguna indemnización a las empresas transnacionales y anunció que los trabajadores se organizarán para defender los recursos hidrocarburíferos si acaso el Gobierno revierte la decisión tomada respecto a YPFB. "Si la empresa insistiese en una compensación, la COB será la primera en levantarse conjuntamente con sus organizaciones para sacar a patadas a estos señores", agregó.

Gentileza de Antonio Solares Soliz, de la agencia Econoticias.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones