Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Desde la "horizontalidad" proponen reconstrucción del PJ

Rebanadas de Realidad - El Diario Digital, Misiones, 19/02/04.- Ya son tres las "cartas" abiertas que circulan por correo electrónico y que también llegaron a los medios. En líneas generales, dirigentes de reconocida militancia y protagonismo público plantean la necesidad de refrescar la conducción, superar la derrota (del 28 de setiembre en Misiones) y recuperar al peronismo para llevarlo de nuevo a la victoria. El congresal nacional Ricardo Biazzi abrió la serie. Siguieron el también congresal Miguel Ángel Alba Posse y el diputado provincial Daniel Briñóccoli. En esta entrega se pueden leer las tres cartas.

Biazzi: Un llamado a superar el síndrome de la derrota

Varios de ustedes me han pedido que de mi opinión sobre el nuevo escenario político provincial y el papel que le toca, de ahora en más, al Justicialismo. Acá va una síntesis de mi parecer:

Sabemos bien que en democracia a veces se gana, a veces se pierde. El resultado electoral del 28 de setiembre del año pasado nos fue adverso y contundente, a la vez. Desde el 10 de diciembre una nueva alianza política gobierna en la provincia de Misiones.

Es indispensable leer acertadamente el mensaje de las urnas, y como toda lección que nos da la vida, sacar provecho para mejorar y crecer.

No es bueno quedar pichados. No vale el resentimiento ni la actitud quejumbrosa. Sin soberbia, necesitamos escuchar y sin perder identidad, ser escuchados.

El peronismo tiene una capacidad de transformación y de recuperación que todo el mundo reconoce. Miles de compañeros y adherentes se identifican con él, y mantienen inalterable su actitud de trabajar honestamente en la búsqueda de una sociedad mejor. Sabemos que se puede hacer política con humildad y sinceridad.

Como Movimiento Político trabajemos entonces a partir de nuestras convicciones y aciertos y superemos nuestros errores. La democracia y la gente valorarán con el tiempo esta actitud.

Asumamos esta nueva etapa, sin privarnos de una sabia autocrítica (más cargada de propuestas que de descalificaciones u agravios), recuperando nuestros postulados y expresándolos en un proyecto confiable que nos permita encontrar alternativas para resolver los problemas de la gente, y en especial de quienes más lo necesitan. Esa es nuestra principal obligación.

Mientras tanto, colaboremos y apuntalemos la tarea diaria de quienes hoy legítimamente nos representan en la vida institucional de la provincia y de cada municipio.

El peronismo misionero vivirá aún tiempos de adversidad. Para superarlos, necesitamos participar democrática y libremente, en la discusión de su propio destino. La fuerza inconmovible del trabajo militante alimenta una fundada esperanza sobre las posibilidades de lograrlo. Superaremos así, rápidamente el síndrome de la derrota y todo riesgo de dispersión.

La tarea es de todos y creo llegado el tiempo para hacerlo.

Un fuerte abrazo. (Ricardo Biazzi, Congresal Nacional - PJ Misiones)

Alba Posse: A derrotar la impotencia

La Estructura del Peronismo Misionero se encuentra movilizándose en los ámbitos funcionales de la gestión pública y partidaria que conserva y esa movilización, advertimos, se produce desde el viejo modelo de conducción inducida y por tanto centralizada, bajando acuerdos de dirigentes que en su gran mayoría solo saben ganarle al fracaso y cuando este no se produce por incapacidad del que gobierna, se obstruye, se dilatan decisiones, o se lo genera.

Lo hace con una exteriorización manifiesta de complejo e impotencia que debe superar, y allí, creo, radica el desafío.

Comparto el avance de pensamiento que realiza el Compañero Ricardo Biazzi.

Creo en la autocrítica responsable y seria. Para ello quisiera compartir una visión hasta ahora no manifestada en el análisis que se hace de las Victorias del Peronismo en la historia Argentina y Misionera.

El Peronismo, podríamos decir, accedió al poder a partir del fracaso del antecesor. En su nacimiento, la visión del Coronel Juan Domingo Perón aglutino las aspiraciones de las grandes masas populares de la época y lo hizo desde el fracaso del gobierno militar,... aquí podríamos decir que Perón es convocado por el Pueblo a superar su propia gestión y logra hacerlo con la reelección. Luego la historia es conocida. El peronismo cae y solo vuelve ante el nuevo fracaso de los golpistas que no logran sostener el apoyo popular, ni por cautivarlos, ni por reprimirlos. Se repite la perdida del poder dando paso a la más atroz represión del pueblo, eliminándose a cuadros estratégicos de la vida política de la época.

En el año 83 la victoria Radical y en el 87 (en Misiones) / 89 (en el país), una vez más el regreso del Peronismo al poder desde el fracaso de los que gobernaban.

Nosotros, en cambio, estamos convencidos que el Justicialismo es capaz de ganarle al éxito y para ello convocamos a la dirigencia y al pueblo justicialista a construir sin complejos ese camino reestableciendo la autoestima, la capacidad creadora, la vocación de servicio, la decencia, el estudio, y así generemos una alternativa que sea apta para ganarle al éxito de la actual gestión.

A la tarea convocamos a todos los Justicialistas, para construir una Provincia "...con estabilidad, competitividad, inclusión social, salud, decencia y políticas que vuelvan a reivindicar a los misioneros...", a los que estuvimos con Kirchner y a los que no, a los que estuvimos con Puerta y a los que no, todos debemos sentirnos convocados quebrando para siempre el estigma perverso de socavar y obstruir el poder imperante como único camino para regresar al poder. Al Poder se lo disputa para hacer feliz al Pueblo, conquistándolo con lealtad y vocación de servicio en pro del bien común.

"Del sentido de responsabilidad que cada hombre tiene ante la vida, depende, en gran parte la suerte misma de la comunidad. Es indudable que ello depende también de la educación recibida y del clima imperante en la comunidad misma. Por eso, las aspiraciones de la doctrina justicialista en la vida de relación, más allá de la ley, va a la honestidad con que cada individuo acepta su propio papel." (Doctrina Nacional Justicialista)

Un Servidor. (Miguel Ángel Alba Posse, Congresal Nacional y Provincial, PJ - Misiones)

Briñóccoli: Por una nueva clase dirigente

Sin duda estamos viviendo tiempos heroicos, Pero no más heroicos que los años 55, o los de la resistencia peronista y el Luche y Vuelve, o los años de la sangrienta represión.

Ya hemos padecido la persecución, el sinsentido de la mentira y la agresión.

Ya hemos sentido en carne propia el no de la gente y la derrota electoral.

Y aún perseguidos y encarcelados, aún humillados y derrotados hemos sabido reconstruir con unidad el Movimiento Nacional Justicialista.

Y así como sabemos que la realidad manda y se impone a cualquier especulación personalista, también reconocemos que en ésta oportunidad debemos, para construir, primero comenzar por reconstruirnos nosotros, como militantes, dirigentes o conductores.

Dejando de lado la soberbia que da tanto el poder como la costumbre de las victorias consecutivas.

Dejando de lado la soberbia de creernos infalibles y saberlo siempre todo.

La que nos provocó la sordera política.

Para recién allí, comenzar a forjar un nuevo pacto de amor.

El mismo pacto de amor que selló Evita con el pueblo. Perón con los trabajadores.

Nosotros mismos con aquellos principios humanistas que nos sostienen en la militancia.

Sin duda son tiempos que exigen dar todo de nosotros, aunque para volver al poder, para servir a la gente, para volver al gobierno, con eso sólo no alcanza.

Debemos también convocar a la horizontalidad de las decisiones partidarias.

Y son mucho los compañeros con los que coincidimos cuando reconocemos que necesitamos de una nueva clase dirigente con vocación de servicio, abierta al diálogo y dispuesta a transformar al Partido Justicialista en herramienta eficaz para solucionar los problemas de la gente.

Superando el desafío inmediato que es el de crear nuevos escenarios adonde podamos implementar nuevas acciones, más solidarias, integradoras y útiles.

Abriendo las puertas del Partido, de las Unidades Básicas.

Pero con generosidad, sin exclusiones, para que el que quiera volver vuelva, porque en estos nuevos tiempos nadie es más peronista que el otro.

Perón nos hablaba de la hora de los pueblos; monseñor Angelelli nos enseñó que tenemos que tener un oído en el Evangelio y otro en el pueblo por lo que ahora más que nunca necesitamos recordar de dónde venimos para saber adónde vamos.

Situándonos por encima de las medidas de nuestras ambiciones.

Para que al volver a soñar el mismo sueño que la gente reconstruyamos el pacto de amor que hemos roto con el pueblo.

En plena comunidad de ideales.

Un abrazo peronista. (Daniel Briñóccoli, diputado provincial; integrante del Consejo Político Municipal - PJ)

Gentileza de El Diario Digital, de la provincia de Misiones.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones