Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El Instituto Malvinas exige al Gobierno explicaciones y un enérgico reclamo a la Unión Europea

Se ignora la palabra colonia. Descaradamente el proyecto de Constitución Europea habla solo de "países y territorios" e incorpora a Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur como parte del viejo mundo.
Por Enrique Oliva (*)
Información relacionada:
La nueva constitución europea transforma el conflicto con el Reino Unido en el Atlántico Sur y la Antártida en uno con toda la Unión Europea - Por el IBAPE
Artículos de Enrique Oliva editados en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 28/04/05.- Cosa inaudita, de no poder creerse en el Siglo XXI, el proyecto de Constitución Europea, ya votado favorablemente por la Madre Patria España, no utiliza en ningún momento la palabra "colonia" en su kilométrico y retorcido texto.

Su articulo III-286 dispone: "Los países y territorios no europeos que mantienen relaciones especiales con Dinamarca, Francia, los Países Bajos (Holanda) y el Reino Unido están Asociados a la Unión. Dichos países y territorios, en lo sucesivo "países y territorios", se enumeran en el Anexo II".

¡Cuánta impostura y mala fe en tan pocas palabras! Ellas provenientes del corazón mismo del llamado Occidente Cristiano.

Resulta ahora que se llaman "relaciones especiales" a la imposición por la fuerza a subordinarse hasta la esclavitud a potencias de la históricamente colonialista Europa, autora de numerosos genocidios con la inhumana explotación hecha padecer por siglos a millones y millones de hombres, mujeres y niños.

Esta Constitución, de ser aprobada por el resto de naciones europeas, chocará de frente con instituciones y normas internacionales como las dictadas por las Naciones Unidas, hace más de medio siglo y su viejo Comité de Descolonización, donde tantas veces (por lo menos una cada año) se han dictado resoluciones contra los gobiernos colonialistas. Por supuesto, sin el menor resultado positivo.

Otra institución que queda muy mal parada es la OEA (Organización de Estados Americanos), ente ahora desarticulado por la Unión Europea. Quedarán así diversos pueblos de los llamados latinoamericanos bajo tres banderas y sin ser consultados: la propia, la del colonialista que las abusa y la europea.

Las colonias que se incluyen expresamente bajo los dictados de la Constitución Europea, son: Groenlandia, Nueva Caledonia y sus dependencias, Polinesia francesa, Tierras australes y antárticas francesas, Islas Wallis y Futura, Mayote, San Pedro y Miquelón, Aruba, Antillas neerlandesas, Bonaire, Curaçao, Saba, San Eustaquio, San Martín, Anguila, Islas Caimán, Islas Falkland (sic), Islas Georgias del Sur e Islas Sandwich del Sur, Monserrat, Pitcairn, Santa Elena y sus dependencias, Territorio Antártico Británico, Territorios Británicos del Océano Índico, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes británicas, y Bermudas.

Como se advierte, se incluye bajo las disposiciones de la Constitución Europea a un buen número de colonias donde las grandes potencias tienen paraísos fiscales y bancos acusados reiteradamente de blanquear dineros de origen delictivo y, en especial, que sirven a la instalación de infinidad de sociedades de fantasía para el manejo de fondos provenientes de las drogas o al servicio del terrorismo internacional.

Es decir que, la inclusión de los "países y territorios" significará agregar elementos para fortalecer el sistema liberal del más crudo capitalismo basado en la especulación y no en la producción y el trabajo.

Los jóvenes argentinos caídos en Malvinas, como los veteranos de aquella guerra y la nación entera, precisan explicaciones y medidas urgentes.

(*)Presidente del Instituto Malvinas.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones