Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

¿Quién fue la primera dama de EE.UU.?

"La política norteamericana es, básicamente, un asunto de familia, como en la mayor parte de las oligarquías. Cuando se le preguntó al padre de la Constitución, James Madison, cómo demonios podía el Congreso hacer algo de provecho si el país tenía ya cien millones de habitantes y sus representantes elegidos pasaban de medio millar, Madison respondió: 'no hay que preocuparse, la ley de hierro de la oligarquía siempre prevalece'". Esto dijo el escritor norteamericano Gore Vidal, comentando la primera elección presidencial de George W. Bush.
Por Enrique Oliva (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 20/04/06 .- Es bastante común en los autores que escriben para la enseñanza de la historia en Estados Unidos, el omitir interpretar en forma veraz y correcta ciertos acontecimientos o ni mencionarlos, omitiéndolos deliberadamente. Por suerte, ese proceder no es generalizado sino selectivo. Por ello nosotros comenzamos por reconocer y admirar, los méritos de la sacrificada lucha por la emancipación de la corona británica, llamada por sus populares ejecutores como "Guerra Revolucionaria". Asimismo, ponderamos la Declaración de la Independencia, por ser la primera en hablar sobre los derechos del hombre, adelantándose en 13 años a la Revolución Francesa.

Los norteamericanos de varias generaciones se disputan el honor de provenir de la "primera" inmigración blanca de religiosos puritanos llegada a las costas del actual Estados Unidos en 1620 en el Mayflower. Prefieren así olvidar a los antecesores colonos europeos que comenzaron a poblar ese país. Eso si, de ser auténticas las pretensiones de cuantos se dicen descendientes de los puritanos del Mayflower, no hubieran cabido ni en diez modernos transatlánticos. Pero si bien se organizaron pronto en comunidad, no fueron los primero colonos, pues ya había una anterior, económicamente próspera y con una cierta organización avanzada para esa época y lugar. Veamos.

Los colonos ingleses y su primera dama

El hecho histórico ocurrió el 13 de enero de 1607, pero no alcanzaría trascendencia notable para los yanquis porque la protagonizó una empresa que más tarde quebraría, dejando un tendal de estafados, la llamada Compañía de Londres. Esta había enviado, como negocio, en base a una concesión del rey, un primer lote de colonos a Virginia, capitaneados por Cristóbal Newport y formado por 120 hombres, sin ninguna mujer.

Arribó la pequeña expedición a la desembocadura del Río James y allí fundaron a Jamestown. Los primeros meses de la colonia fueron malísimos y algunos hombres llegaron a morir de hambre. Entre las cosas que se cuentan de ese tiempo, se suele recordar a un hombre que mató a su esposa (seguramente india), se comió parte de ella y guardó el resto en sal.

Uno de los más sagaces del grupo fue sin duda Juan Rolfe, quien hizo un ventajoso casamiento con la india Pocahontas, hija de un cacique. Con el enlace de conveniencia tuvo paz con los indígenas, buenas y enormes tierras y... una hermosa y leal mujer. Rolfe vendría a ser el primer millonario anglosajón y por ende gran jefe de la pequeña colonia.

De allí resultaría que Pocahontas se convirtió en la primera dama de los primitivos pobladores europeos. Su sangre azul de princesa es incuestionable.

Fue Rolfe también quien inició en Virginia el cultivo del tabaco en 1612, con tanto éxito que de inmediato se convirtió ese ramo en la actividad casi única de los pobladores estables de la primer colonia inglesa en los actuales Estados Unidos y llegó a plantarse hasta en el espacio destinado a plaza pública.

¿Por qué los pocos que escriben de aquellos años hacen un poemita con eso de "los puritanos perseguidos por la intolerancia religiosa en Inglaterra, la tiranía imperante y los deseos de constituir comunidades libres"? Eso si, eran valientes aventureros. Provenían de la miseria y los animaba, comprensiblemente, el deseo de una mejor vida y la posibilidad de hacer fortuna.

Rápida prosperidad

A 12 años de su arribo, los primeros colonos ya estaban prósperos. Así llegamos a 1619 donde ocurren varios acontecimientos destacables. Uno de ellos fue la constitución de una Cámara de Burgueses, formada por un gobernador, seis consejeros y dos ciudadanos por cada una de las diez plantaciones entonces existentes. Señalemos de paso que, según el real diccionario español, burgués es un ciudadano de clase media y como significado despectivo se lo considera vulgar, mediocre.

De este parlamento, dicen historiadores yanquis, muy sueltos de cuerpo, "nacen todas las instituciones representativas en el continente y se anticipan también a muchas del mundo". ¡Paren de contar! ¡A ver si los descamisados argentinos salen afirmando que en medio de su desierto país también tuvieron un cabildo representativo en Santiago del Estero en 1553, o sea 66 años antes! Y no vaya a ser que cubanos, paraguayos, chilenos, peruanos, mexicanos y otros, salgan demostrando documentadamente precedentes más antiguos aún que los norteamericanos. Ni qué decir de remontarnos a Babilonia, que hasta ahora es considerada la primer ciudad creada y organizada como un municipio del imperio de Hamurabi y dictó el Código de Hamurabi, 1762 años antes de Cristo. Este documento, como numerosos otros similares, están en museos europeos. Saldan Hussein reconstruyó gran parte de Babilonia y creó la mayor colección de piezas históricas de la civilización precristiana, Por supuesto, ese tesoro cultural fue meticulosamente saqueado por las fuerzas de ocupación yanquis en el 2002.

En aquel mismo año de 1619, por necesidades de los buenos negocios del tabaco, la falta de mano de obra que los indígenas no podían o no querían prestar, los colonos recurrieron a la compra de esclavos y hacen la primera importación de africanos vendidos en la plaza del mercado. Los trajo a esas costas un barco de holandeses, grandes proveedores por siglos de esclavos. En esa oportunidad la compra fue de solo 20. Antes de cerrar la operación eran meticulosamente revisados, tocándoles los músculos y mirándoles la dentadura para calcularles la edad.

La llegada de "doncellas respetables"

Otro gran acontecimiento memorable de 1619, debido a la carencia de mujeres es el más frecuentemente olvidado. Los historiadores norteamericanos, discretamente memoriosos, dicen tan sólo que en ese año llegó a Virginia un barco con "doncellas respetables". Así, entre comillas y con esos términos capciosos. Otros las califican de "desechos callejeros de la más vieja de las profesiones, ejerciendo sus actividades en los bajos fondos de Londres, significando allí un serio peligro para el orden y la salud de la población". Se las había embarcado encadenadas con ayuda militar. Las trajo un barco británico; se las exhibió atadas en la plaza pública y allí fueron vendidas. Algunas servían como esclavas y otras llegaron a casarse.

Las ventas de "doncellas respetables" fueron realizadas a un promedio de 120 libras de tabaco cada una. En el mejor de los casos, una libra equivale a 0.4536 Kg. Es decir, que una mujer costaba 54,332 Kgs.

Ahora bien, ¿el título de primera dama se le sigue reconociendo a Pocahontas o se le acordó a alguna mujer inglesa descendiente de estas "doncellas respetables" o de la numerosa y linajuda familia dejada por Juan Rolfe?

El éxito de aquella primera venta de "doncellas respetables" estimuló a efectuar nuevas importaciones rentables.

Por muchos años, el negocio de vender esposas a los perseguidos religiosos de la esclavista Virginia se mantuvo próspero. El mercado se ensanchó. Parece que a medida que esas "doncellas respetables" producían hijos, éstos se extendían en busca de nuevas tierras y de más "doncellas respetables". No sabemos cuándo fue el preciso momento en que se cortó este tráfico o se transformó en sus modalidades.

En la Luisiana, Francia lo mantuvo por muchos años. Napoleón mandó allí a centenares de mujeres de la Corte de los Milagros de París y otras ciudades y puertos. Y se practicó normalmente durante el siglo XIX. con la fiebre del oro en California y luego en Alaska.

(*) CEES (Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos).
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones