Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Nepal: el país de los gurkas en rebelión

El pueblo en las calles, en huelga general de 18 días, con una manifestación de una columna de 12 kilómetros, lucha pidiendo democracia y la caída de la monarquía.
Por Enrique Oliva (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 24/04/06 .- ¿Saben qué quiere decir Nepal? ¡Entérense! porque hasta ahora su significado pareció una broma pesada: "comienzo de una nueva era". (Es como se repite de la Argentina calificándola de "gran país del futuro", pero ese futuro es como la zanahoria ante el burro). En estos momentos aquel país de dramatismos extremos parece ser que el nuevo intento suena a "ahora o nunca", pues no se trata de un golpe de estado palaciego más sino del pueblo en las calles.

Nepal, es uno de los tres países más pobres del mundo, con record de natalidad pero también de muertes de niños. En un territorio de 147.181 K2 viven 27 millones de habitantes (183 por K2) y en el exterior tienen 6 millones de emigrados. En su suelo eminentemente montañoso se encuentran 8 de las diez cumbres más altas del planeta. El 30 % de la población vive entre los 2.000 y 5.000 metros de altura sobre el nivel del mar y el 10 % a más de 5.000. Registra 59 % de analfabetos y el 86 % de esta cifra son mujeres. El ingreso per cápita es de solo 200 dólares anuales.

La nación de los tristemente célebres gurkas, está en situación desesperante pudiendo desencadenar un sangriento caos. Nación mediterránea, es decir sin salida a mares, con mínimas tierras laborables primitivamente, no producen lo suficiente para alimentarse. El país se encuentra bloqueado por las protestas y la huelga general desde hace 18 días, impiden a sus dos únicos estados fronterizos que le proveen habitualmente de alimentos: China e India. En Katmandú, la capital de un millón de habitantes, está desbordada. Las gentes llenan las calles y, por falta de comida, algunos saqueos se convierten en inevitables. Se han tomado edificios públicos y el Palacio Real está sitiado, mientras tropas del ejército rechazan violentamente los repetidos intentos de entrar en él.

La vida política ha sido siempre tumultuosa en Nepal. Ha sostenido guerras internas y contra Gran Bretaña, Tibet y China, todas desastrosas.

. El 1769 el Principado Gurka toma el poder uniendo al país en una monarquía hereditaria hasta 1951 en que por un golpe se impone el rey Tribhuvana convirtiendo la monarquía en constitucional. En1955 lo sucede su hijo Mahendra a cuya muerte asciende al trono Birendra Ver Bir Bikran. Este reinó durante la Guerra de Malvinas. Su mal gobierno, en 1985 desata una cruenta etapa de terrorismo y en 1990 sofoca una rebelión del MRD (Movimiento de Recuperación de la democracia). En 1994 gana las elecciones el Partido Comunista que designa un primer ministro y el Rey Birendra queda como una figura decorativa de estado. Es que en el mayoritario pueblo humilde es muy difundida la creencia que el monarca es la reencarnación del Dios Vishnú.

En el 2001 llega el fin de Birendra. Su hijo Bipendra y heredero del trono, por razones nunca aclaradas, lo asesina junto a la reina y a casi toda la familia real, para luego suicidarse.

Caótica situación actual

A la muerte de Birendra es sucedido por su hermano Gyanendra quien perdiendo popularidad por mantenerse muy apartado de las necesidades de su pueblo. Luego comete un error gravísimo, el 1º de febrero del 2005: disuelve el Congreso y toma el poder absoluto sin prometer llamar a nuevas elecciones.

Ante la miseria imperante y una nobleza ostentosamente rica y corrupta, en la primer semana de este mes de abril comenzaron protestan para concluir en una huelga general masivamente apoyada y una columna de 12 kilómetros llenó las calles de Katmandú y otras arterias suburbanas provocándose represiones con un saldo de 14 muertos, muchos heridos y centenares de detenidos. A todo esto se suman las arremetidas de la guerrilla maoísta que en diez años produjo 15.000 muertes.

Al fin, el viernes 21 de este mes, el rey Gyanendra llamó a los dirigentes de los siete partidos políticos más importantes para pedirles un nombre para designarlo primer ministro y gobernar el país. Pero no quedaron conformes porque exigen el llamado a una nueva constitución (se cree que para anular la monarquía) y dictar otras medidas de urgencia. La respuesta negativa la dio una manifestación de 200 a 300.000 personas y otras menores desafiando el toque de queda. Para mañana martes está programada otra manifestación.

Las calles están más violentas por momentos encabezadas por estudiantes (los más activos y radicales) más sindicalistas y políticos. El final abierto de esta crisis la describió bien el embajador de Estados Unidos en Katmandú, James Moriarty: "Si no se aceptan las condiciones, la monarquía no durará y…vamos a ver una revolución en Nepal".

Los gurkas en Malvinas

Los gurkas desembarcaron en las islas en los primeros días de junio 1982 en fecha no precisada, pero los medios se hicieron eco del arribo a partir del día 7. El Daily Express en tapa titula así dos notas: "Los cuchillos de los gurkas están sueltos" y "Grupos mortales de gurkas están sembrando el terror entre los argentinos". También muestra el escudo de esas fuerzas: la corona real arriba y dos cuchillos nepaleses cruzados abajo. Asimismo dice que los estudiantes nepaleses manifiestan en las calles pidiendo que "el Rey Birendra termine su comercio de sangre", que mantiene desde hace años". En esos momentos, el monarca tenía alquilados 100.000 gurkas a diversos países.

El mismo diario, el día 9 de junio trae otras dos notas tituladas: "Serán (los gurkas) los primeros en entrar en chocar con el enemigo" y "Estudiantes (nepaleses) dicen que les dan opio antes de combatir".

También ese viernes 9 The Times trae dos notas sobre "Críticas a los gurkas". Dice que diarios y políticos izquierdistas reclamaron el inmediato retiro de los ciudadanos nepaleses de las fuerzas británicas en el Atlántico Sur. Se pide que los centros de reclutamientos de gurkas en Nepal sean clausurados y que los tratados, como el acuerdo de 1947, se deroguen sin demoras. El diario Samay (de Katmandú) dice que "El reclutamiento de gurkas sin duda ayuda al erario nacional a conseguir divisas, pero no hay justificación para que la gente derrame sangre simplemente para ganar dinero. Fuentes oficiales dijeron que 75.000 se encuentran en el ejército gurka indio. Los estudiantes de Nepal hicieron una huelga en 1977 para el cierre de los centros de reclutamiento… atacaron a los gurkas por mercenarios".

El día 11 hasta los diarios laboristas pensaron que todo quedó en claro con la reunión de la víspera del Príncipe Carlos, comandante en jefe de los regimientos gurkas al servicio de la corona y el príncipe Gyanendra, hermano del rey Birendra de Nepal, general de los gurkas de su país. El heredero del trono británico recibió al enviado real de Nepal "en un descanso del partido de polo que aquel disputo en el parque del Palacio de Windsor". La foto oficial de estado (difundida a la prensa), muestra al príncipe Carlos secándose la transpiración con una toalla y al príncipe Gyanendra correctamente vestido a la europea, pero con un fez, luciendo una gordura nada común entre los gurkas. El hermano del monarca nepalés declaró sentirse "orgulloso" por el papel que cumplen sus hombres alquilados, que "luchan por la libertad".

Nota:
El citado entonces príncipe Gyanendra, no es otro que el actual rey de Nepal, quien ocupó el trono en el 2001, luego del asesinato de su hermano el rey Birendra ya relatado.
(*) CEES (Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos).
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones