Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

¿Contra Perón a través de Isabelita? (Nota IV)

Ni Perón ni Isabelita hablaron nunca de asesinatos, secuestros ni torturas.
Por Enrique Oliva (*)
Información relacionada:
¿Contra Perón a través de Isabelita? (Nota I) - Por Enrique Oliva
¿Contra Perón a través de Isabelita? (Nota II) - Por Enrique Oliva
¿Contra Perón a través de Isabelita? (Nota III) - Por Enrique Oliva

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 26/01/07.- Ni al comienzo de su exilio en Paraguay y muy poco después en la República de Panamá en 1955, Perón en su copiosa correspondencia y declaraciones habló de asesinatos, secuestros ni torturas. Lo mismo ocurrió con Isabelita cuando le tocó hacerse cargo de la Presidencia en 1974. En los dos primeros países de refugio del General era bien sabido que peligraba su vida y hasta se conocían los nombres de los comandos civiles enviados para matarlo, cuando aun gobernaba el General Lonardi. Lo querían asesinar y él no hablaba de matar.

En Venezuela, peor aún, su casa fue ametrallada y en su automóvil se instaló una bomba a control remoto donde el ex presidente se salvó porque no viajaba en esos momentos en él. Su chofer, Gilaberti, resultó con múltiples heridas, hecho difundido internacionalmente. Los autores fueron militares y partieron de la embajada argentina en Caracas, pues figuraban como "diplomáticos". Otros intentos fueron repetidos a partir del 23 de enero de 1958, al ser derrocado el presidente venezolano Marcos Pérez Giménez. El comando de militares argentinos casi destroza a disparos de armas de fuego de grueso calibre la residencia oficial del embajador de la República Dominicana en Caracas donde estuvo asilado por unos días de total inseguridad callejera, hasta su salida a Ciudad Trujillo, solo acompañado por el jefe de la misión diplomática amiga.

A los atacantes se aliaron civiles golpistas venezolanos pidiendo no la entrega del General Perón, sino la del dirigente nacionalista argentino Guillermo Patricio Nelly, a quien los medios acusaban de haber colaborado con la Guardia Nacional (policía) en torturas. Kelly decidió abandonar la residencia diplomática saliendo escondido, Eso permitió al embajador declarar que no se encontraba en su residencia, cosa que invitó a verificar a las autoridades venezolanas. No obstante, los comandos argentinos siguieron haciendo disparos.

Primeras Directivas de Perón

Esta semana en Buenos Aires corrieron diversas versiones e intrigas de políticos adictos a la mediatización, con intenciones de desnaturalizar la condición humana y cristiana del General Perón. Han afirmado que el ex presidente, desde sus primeras instrucciones a la Resistencia Peronista ordenaba asesinatos. Dichos documentos originales que los desmienten, pueden ponerse a disposición de la justicia.

Las primeras "Directivas Generales para todos los Peronistas - ejemplar nº 1 -Secreto- Solo para conocimiento de los dirigentes responsables y seguros" (Así reza la carátula), están seguidas de 5 hojas de texto escritas a máquina y firmadas arriba y abajo por el General Perón . También agregaba 4 cartas manuscritas fechadas todas en Colón, 1º de enero de 1956, con un membrete diciendo "General Juan D. Perón".

Los originales de esta documentación histórica se encuentran en poder de miembros de los llamados "Comandos Coronel Perón", en un banco extranjero.

Tenemos a la vista copia fotográfica completa de ese material. Releído infinidad de veces, no encontramos palabras o insinuaciones a cometer asesinatos, secuestros, torturas ni llamados a la violación de derechos humanos.

Las mencionadas directivas solo están referidas a consejos sobre organización para la "resistencia civil", que repite varias veces fijando como objetivo la "revolución social". "Es menester no dar tregua a la tiranía. El trabajo a desgano, el bajo rendimiento, el sabotaje, la huelga, el paro, el desorden, la lucha activa por todos los medios y en todo lugar debe ser la regla". Y nada más.

La situación legal de Isabelita

Sin anuncio público previo, Isabelita se presentó ayer ante el juez español Juan del Olmo cumpliendo el compromiso quincenal y notificándose del segundo exhorto de extradición del magistrado argentino Norberto Oyarbide, unificado con el anterior.

La ex presidenta continúa en libertad condicional sin obligada detención domiciliaria. Sin embargo, no sale de su casa y, como es sabido, solo recibe a médicos y abogados.

Por su estado físico y por escapar al acoso periodístico, los últimos dos domingos no asistió a misa. Pero el Padre Enrique, el curita del barrio, le lleva a su casa asistencia espiritual.

De lo publicado en los medios argentinos sobre el caso, se destaca el diputado Carlos Kunkel hablando en peronista con palabras bien recibidas. En cuanto al Presidente de la Nación no ha hecho más comentarios de los expresados al darse por enterado del pedido de extradición del juez mendocino Néstor Acosta: "No haremos nada para evitar que Isabel no sea investigada. Hay que conocer la verdad sea cual sea. No puede haber impunidad para nadie". Esas palabras son interpretadas por sus allegados como una "reafirmación de independencia de la justicia".

Entre los peronistas nadie quiere detener el juicio contra la Triple A, seguros de que Perón e Isabelita no tienen nada que ver. Más también desean conocer la verdad sobre los asesinatos de dirigentes sindicales y otros miles de trabajadores antes y durante la tiranía, destacándose entre otros hechos impunes el bombardeo de la ciudad de Buenos Aires del 16 de junio de 1955 y los fusilamientos de 1956. ¿O a los peronistas no alcanzan los derechos humanos?

Han caído también como una seria advertencia, con visos de amenaza, los afiches de "¡No jodan con Perón!"

(*) CEES (Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos).
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones