Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESCUELA NACIONAL SINDICAL (ENS) - COLOMBIA

Lo que dijeron las centrales sindicales ante la Comisión de Normas de la OIT

Artículos de la ENS editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - ENS, Medellín, 09/06/09.- Fuertes críticas le formularon al Gobierno los presidentes de la CGT, la CUT y la CTC en la sesión de la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT, a la cual Colombia compareció como uno de los 25 países que más violan los acuerdos internacionales y más incumplen las recomendaciones de este organismo internacional, en especial en lo relativo a los Convenios 87 y 98.

En el marco de la 98 Conferencia de la OIT, que actualmente se desarrolla en Ginebra, Suiza, ayer lunes tuvieron ocasión de exponer sus puntos de vista, ante la Comisión de Aplicación de Normas, tanto el gobierno colombiano como las centrales sindicales, las cuales denunciaron cómo en Colombia se violan los derechos laborales y las libertades sindicales. A continuación un resumen de lo dicho por los presidentes de las centrales:

Intervención de la CGT

Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, empezó su discurso reconociendo los avances que en el último año se ha tenido en temas como la calificación de la huelga (que ha quedado en manos de los jueces y no del gobierno) y la oralidad en la justicia. Y destacó especialmente la labor de la Corte Constitucional, que ha sido determinante para que los convenios internacionales tengan más espacio en Colombia, en sentencias relacionadas con el registro de nuevos sindicatos, inscripción de reformas de estatutos y elección de juntas directivas, en lo cual ya no puede interferir el gobierno. Pero lamentó la situación de los trabajadores y trabajadoras en el tema de libertad sindical, no es la mejor, por el clima antisindical que con los años se ha venido acentuando.

"Los sindicatos tenemos que fundarlos prácticamente en la clandestinidad, ya que algunos empleadores proceden al despido de sus gestores, lo cual se ve agravado con las formas tercerizadas de contratación que precarizan la situación de los trabajadores y les impiden ejercer el derecho a sindicalizarse", agregó.

Asimismo, el derecho a la negociación colectiva cada vez se afecta más por la reducida tasa de sindicalización y la imposición de pactos colectivos en las empresas. Mencionó el caso de la multinacional Telmex, que impuso un pacto para 3 mil trabajadores con el fin de impedir la negociación con el sindicato. Y denunció que la Ley 411 de 1997, que ratifico el convenio 151 de OIT concerniente al derecho de negociación colectiva para funcionarios públicos, sigue sin ser reglamentada.

Julio Roberto Gómez se refirió también al acuerdo tripartito por la libertad sindical y la democracia, firmado hace 3 años entre Gobierno, empresarios y trabajadores a instancias de la OIT. Dijo que este acuerdo marcha demasiado lento, y pidió que el gobierno y los empresarios digan con franqueza si realmente lo van ha asumir como corresponde, o si simplemente se trató de una táctica para no aparecer requeridos en la lista de la OIT. "Colombia espera de una vez por todas que el sindicalismo se reconozca conforme al mandato constitucional y las normas internacionales del trabajo", agregó.

Los argumentos de la CUT

Tarcisio Mora, a nombre de la CUT, empezó su discurso recordando que en los últimos 20 años la OIT ha realizado 19 informes con observaciones sobre la aplicación del Convenio 87, lo que significa que la situación no se ha superado y que, pese a los esfuerzos de la OIT, el Gobierno colombiano lo continúa violando. "Se ha comprometió, ha hecho promesas, pero nunca cumplió", señaló, e igual ha ocurrido con los 137 casos presentados al Comité de Libertad Sindical.

En el tema de derechos laborales, Mora señaló que sólo el 4% de los 18 millones de trabajadores está sindicalizado (entre 2002 -2008 los sindicatos perdieron 120 mil afiliados), y sólo el 1,2% negoció el año pasado sus condiciones laborales. El Ministerio de la Protección Social negó el registro de 253 nuevos sindicatos, y apenas fue posible la huelga en dos ocasiones. Las convenciones colectivas cayeron en 20% y su cobertura en 40%, en tanto que se duplicaron los pactos colectivos. Durante el gobierno Uribe se han quintuplicado las Cooperativas de Trabajo Asociado, pese a las múltiples observaciones de la Comisión de Normas: hay 500 mil trabajadores en estas cooperativas, sin derechos de asociación, negociación y huelga, y en condiciones laborales precarias. Denunció asimismo que el Gobierno no haya concertado las leyes de huelga, de cooperativas y el decreto sobre concertación con empleados públicos.

En cuanto a las libertades para el ejercicio del sindicalismo, el presidente de la CUT dijo que el Gobierno sigue hostilizando al sindicalismo, vinculándolo con grupos armados, y recordó que recientemente se descubrió que a la CUT, a la CTC, a magistrados de las altas cortes, y a otras personas y organizaciones, les interceptaron ilegalmente sus comunicaciones por parte del DAS, que es el organismo de inteligencia de la Presidencia; como se comprobó también que este organismo entregó a los paramilitares una lista de 22 sindicalistas para asesinarlos, hecho por el cual su ex-director, Jorge Noguera, está siendo enjuiciado.

Precisamente sobre ese espinoso asunto, recordó que en los últimos 23 años ha habido más de 10 mil hechos de violencia contra sindicalistas, entre ellos 2.709 homicidios, 498 durante el actual gobierno. Después de una reducción del 60% de homicidios entre 2003 y 2007, el año pasado se incrementaron 72% los hechos de violencia, y 25% los homicidios, pasando de 39 a 49 de un año a otro. Y en lo que va de 2009 ya han asesinado 18 sindicalistas. Los grupos paramilitares han sido los principales victimarios en los asesinatos, en algunos casos también las guerrillas. Adicionalmente, entre 1986 y 2008 se registraron 41 ejecuciones extrajudiciales de sindicalistas, presuntamente por la fuerza pública, 21 de ellos durante este gobierno. Es tal el clima de inseguridad, que hay más de 1.500 dirigentes sindicales con esquemas de protección, cifras que contradicen el argumento del Gobierno de que la violencia antisindical es problema superado y bajo control.

Y en el tema de la impunidad, la investigación y juzgamiento de los crímenes es endeble, no obstante la creación de la Unidad Especial de Fiscales y Jueces. Tan sólo se ha investiga el 40% de los crímenes, y se han proferido sentencias condenatorias en sólo 118 casos; es decir, la impunidad es del 95%. Además, la mayoría de las sentencias no esclarecen la verdad, pues sólo han cobijado autores materiales, no intelectuales, y no se han reparado las víctimas. Al ritmo actual, le tomaría 37 años a la justicia superar la impunidad.

Finalmente, el Presidente de la CUT solicitó a la Comisión de Normas que urja al Gobierno para que, en un plazo no mayor a un año, acuerde políticas y medidas como: reconocimiento de la legitimidad y papel del sindicalismo en la sociedad democrática; prevención de los actos de violencia antisindical, investigación integral de estos crímenes y reparación a las víctimas; reforma integral del código sustantivo del trabajo, acorde con los convenios internacionales, las recomendaciones de OIT y la Constitución Política; creación del Ministerio del Trabajo y fortalecimiento de la Inspección del Trabajo; un plan nacional de promoción del Trabajo Decente, y el fortalecimiento de la representación permanente de la OIT en Colombia.

Lo que dijo la CTC

A su turno Apecides Alvis, presidente de la CTC, coincidió en la apreciación de que el gobierno colombiano persiste en la no aplicación de las decisiones de los órganos de control de la OIT, en especial las referidas al Convenio 87. Puso en relieve la cultura antisindical que se practica en Colombia, que se manifiesta en la estigmatización por parte de los empleadores; la proliferación de modalidades de contratación laboral que esconden fraudulentamente reales contratos de trabajo, y permiten a los empleadores y entidades del Gobierno eludir su responsabilidad social, caso contratos civiles y mercantiles y las Cooperativas de Trabajo Asociado. "Este empleo precario impide la sindicalización y el ejercicio de la negociación colectiva, aumenta la informalidad, y agudiza la pobreza.

Con la esperanza de que el "Acuerdo Tripartito por el Derecho de Asociación y la Democracia", vigente desde el 2005, sea una instancia que promueva resultados, instó a la Comisión de Normas para que propicie la continuidad de la oficina de la OIT en Colombia y se haga seguimiento permanente del desarrollo del acuerdo.

Finalmente, calificó de "inaceptable" que el Gobierno colombiano cuantifique el cumplimiento de sus obligaciones ante la OIT por el número de reuniones realizadas en le marco del Acuerdo Tripartito; cuando han sido reuniones cuyos resultados dejan mucho que desear. "La eficacia del Diálogo Social y la Concertación depende del compromiso y voluntad hacia la práctica de resultados con equidad", puntualizó el señor Alvis.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Héctor Vásquez Fernández, Coordinador Fortalecimiento Sindical de la Escuela Nacional Sindical.