Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet CLÍO, UN LUGAR PARA LA HISTORIA - ARGENTINA

Conflictiva relación de Illia con el movimiento obrero. Análisis de esta situación en el Sindicato del Calzado

Por Cecilia González Espul, Profesora de Historia de la UBA

Artículos relacionados:

Argentina: Cómo se vio afectada la industria del calzado por el Plan Marshall durante el primer gobierno peronista - Por Cecilia González Espul
Costa Rica: Los trabajadores del calzado en la historia popular costarricense: 1890-1948 - Por Carlos A. Abarca Vásquez

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 20/04/13.-

Primera Parte: Illia y el Movimiento Obrero

Todo el mundo coincide en calificar a Arturo Illia como uno de los gobernantes más probos y honestos que tuvo Argentina, y también en deplorar que fuera derrocado por un golpe militar.

Asociamos su imagen a la de la tortuga, apodo que la revista Tía Vicenta divulgó para simbolizar su lentitud e ineficiencia como gobernante, preparando el camino para su caída. Pero es sabido que las causas de la misma son mucho más complejas. Una de las cuales, aunque no la determinante, fue su pésima relación con el sindicalismo peronista.

Para comprender mejor lo ocurrido debemos ubicarnos en el contexto internacional de la época y remontarnos al golpe del 55 y los gobiernos de Frondizi y Guido.

La situación internacional corresponde a la Guerra Fría entre las dos potencias triunfantes de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética, socialista, y los Estados Unidos, capitalista. Ese enfrentamiento se traslada a los llamados países del Tercer Mundo, donde cada una pretende atraerlos a su esfera de influencia.

Y es con la Revolución Cubana que la URSS ejerce su predominio justo en el patio trasero de los yanquis, alimentando a su vez la idea de cambio revolucionario en el resto de los países iberoamericanos. Para contrarrestarlo, EEUU crea la Alianza para el Progreso, en la que busca promover mejoras en dichos países, y además combatir la expansión del comunismo apoyando o imponiendo dictaduras. Así nace la Doctrina de la Seguridad Nacional basada en el concepto de enemigo interno de origen foráneo. Las Fuerzas Armadas dejan de prepararse para defender la patria del enemigo extranjero, para concentrarse en el enemigo que se ha infiltrado dentro del país.

La influencia de la Revolución cubana en la Argentina fue muy importante. El primer foco guerrillero en Salta durante el gobierno de Frondizi fue apoyado por el delegado de Perón, John William Cooke, quien fuera responsable directo de la cubanización de grupos de la resistencia peronista, y que pretendiera que Perón se exiliara en Cuba a lo que éste se negó.

A partir de la llamada Revolución Libertadora que depuso a Perón en el 55, el peronismo fue proscripto y se convirtió en una mala palabra, y se pensó erróneamente que sería fácil hacerlo desaparecer del mapa, junto a las organizaciones sindicales, intervenidas y sus dirigentes encarcelados. Pero no fue así.

En el Congreso Normalizador de la CGT convocado por el gobierno militar en 1957, una nueva dirigencia sindical de extracción peronista frustró el intento de manipularlo para lograr una CGT adicta.

Surgieron entonces las "62 Organizaciones", frente a los 32 gremios democráticos, que se retiraron del congreso al quedar en minoría. A las 62 Organizaciones que al final quedan solo las peronistas le cupo la tarea política de mantener vigente el justicialismo vedado por las autoridades, y su participación política partidaria a través de otras denominaciones.

Cuando el gobierno militar se resolvió a convocar a elecciones, triunfa la fórmula de la UCRI, Frondizi- Gómez, luego de un pacto secreto con Perón, que ordena a sus seguidores votar por la misma. Asume el 1 de mayo de 1958, e inmediatamente cumple con una de las condiciones acordadas en el pacto: restablecer la Ley de Asociaciones Profesionales de la época peronista, que había abolido Aramburu, con el objeto de dividir al movimiento obrero al permitir la formación de varios sindicatos por rama, y la representación de la minoría. Con la Ley 14.455 se vuelve a otorgar personería gremial a un solo sindicato por rama de producción y se anula la representación de la minoría, el que gana ocupa todos los cargos y asume el control total del sindicato.

También el intento de los militares golpistas de sustituir al peronismo por la vía electoral fracasó porque en las elecciones para gobernadores en marzo de 1962 el partido justicialista obtuvo 8 de las 14 gobernaciones, ganando en Buenos Aires con el dirigente del gremio textil, Andrés Framini. El sindicalismo jugó un rol importante en el armado de la campaña peronista, destacándose el dirigente de la UOM, Augusto Timoteo Vandor, el "Lobo".

Esto no fue tolerado por los militares gorilas, y a pesar de que Frondizi intervino las provincias donde triunfara el peronismo, lo depusieron el 29 de marzo de 1962.

En un episodio tragicómico, el presidente del senado, José María Guido, (Gómez había renunciado), pasó a ocupar la presidencia de la nación, lugar que pensaba suyo, el General Poggi, cabecilla del golpe. Asume fuertemente condicionado por los militares, y su primer acto de gobierno fue anular las recientes elecciones a gobernador, y posteriormente dictar el Estatuto de los Partidos Políticos, en el que se vuelve a proscribir al peronismo.

El Ejército en esta cuestión se hallaba dividido en dos grupos: los azules, legalistas, antiperonistas moderados que querían llamar a elecciones, con aproximación al desarrollismo y a sectores del peronismo que podían aceptar desligarse de Perón, y los colorados, también antiperonistas, pero a favor de instaurar una dictadura militar, con apoyos en el radicalismo, el socialismo democrático y dirigentes antiperonistas conservadores y de la democracia cristiana. Su antiperonismo los llevaba incluso a buscar el asesinato de peronistas y del mismo Perón. (1)

Otra importante diferencia entre ambos, que se enmarca en la Doctrina de la Seguridad Nacional, era que para los azules el peronismo, siendo una fuerza nacional y cristiana, impedía que la clase obrera cayera bajo la influencia comunista, en cambio para los colorados, el peronismo lo favorecía porque era un movimiento sectario y violento.

Los azules, encabezados por el General Juan Carlos Onganía derrotaron a los colorados en cruentos enfrentamientos que provocaron 24 muertos y 87 heridos, en los que la Aeronáutica estuvo del lado azul, y la Marina con Isaac Rojas del lado colorado.

Guido nombró a Onganía jefe del Ejército y convocó a elecciones.

Durante su presidencia, el 23 de agosto de 1962, se produjo la desaparición y muerte del obrero metalúrgico Felipe Vallese. Militante de la Juventud Peronista, integrante del grupo Corrientes y Esmeralda, había secundado a Gustavo Rearte en el copamiento del puesto de la Aeronáutica en Ezeiza en 1960.

En enero de 1963 se reúne el Congreso Normalizador de la CGT, que elige como secretario general, a José Alonso del gremio del vestido, de destacada actuación durante el gobierno peronista, como diputado y director del diario La Prensa cuando pasó a manos de la central obrera. Es cuando se elabora un Plan de Lucha. Participaban del mismo, gremios independientes. El secretario adjunto era Riego Ribas de los gráficos. También Pérez Leirós de Municipales y Armando March de comercio.

En agosto de 1963, la JP, dirigida por Envar el Kadri, Jorge Rulli y Héctor Spina, realiza un acto de valor simbólico y de gran repercusión, que encomienda a Osvaldo Agosto y otros tres: el robo del sable corvo de San Martín del Museo Histórico Nacional, y que exigía para su devolución el retorno del General Perón, la libertad de los presos políticos y la devolución del cadáver de Evita. (2)

También el 29 de agosto de 1963 ocurre el asalto al Policlínico Bancario, organizado por el MNRT, Movimiento nacionalista revolucionario Tacuara, dirigido por Joe Baxter y José Luis Nell, que se habían escindido del grupo Tacuara. Se considera la primera acción de guerrilla urbana. Robaron el sueldo de todo el personal (100.000 dólares) y mataron a dos empleados e hirieren a tres. El objetivo era conseguir dinero para financiar la insurrección armada, que tenía tres ejes: un foco rural en Formosa, masiva realización de actos de violencia urbana, y liberación de las Islas Malvinas del dominio inglés para que allí se asentara Perón y dirigiera todo el proceso de liberación nacional. (3)

En el aspecto económico el gobierno de Guido con ministros liberales como Pinedo, Alsogaray y Martínez de Hoz se caracterizó por la recesión y la contracción de la demanda interna que generó un enorme costo social, pero que permitió una mejora del sector externo, generando un superávit de la balanza comercial cercano a los 400 millones de dólares en 1963.

La convocatoria a elecciones con la proscripción del peronismo, llevó al triunfo de la UCR del Pueblo, con la fórmula Illia - Perette, que obtuvo cerca del 25% de los votos, y en segundo lugar el voto en blanco con el 20%. En el Colegio electoral obtuvo 270 votos sobre 470 electores en julio de 1963. Lo apoyaron los conservadores, el Partido Socialista Democrático de Ghioldi, Partidos del interior y el Partido Demócrata Cristiano.

Los peronistas votaron en blanco por orden de Perón. Es lo que quitó legitimidad al gobierno de Illia. Ricardo Balbín, que no se presentó como candidato porque suponía que perdían, impulsó una sorda oposición radical a los proyectos de su correligionario.

Su ministerio estuvo integrado totalmente por antiperonistas, que participaron en la Revolución Libertadora e incluso en los bombardeos de Plaza de Mayo. Ellos fueron: Ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Ángel Zavala Ortíz, el 16 de julio de 1953 piloteó uno de los aviones que arrojó bombas sobre la Plaza de Mayo. Ministro de Economía, Eugenio Blanco, ministro de la Revolución Libertadora. Sus colaboradores fueron Bernardo Grispun, Gérmán López, Alfredo Concepción, Roque Carranza. Este último, que el 15 de abril de 1953 hizo estallar varias bombas en una concentración de la CGT en Plaza de Mayo, fue designado en Economía en un Plan de Desarrollo dirigido por Raúl Presbich, ministro de Economía de la Revolución Libertadora.

Ministro del Interior: Juan Palmero, participó del golpe del 55. Ministro de Defensa: Leopoldo Suárez, participó del golpe del 55. Ministro de Educación: Alconada Aramburú, participó del golpe del 55. (4) Ministro de Trabajo y Seguridad Social: Fernando Solá.

En la interna militar estuvo a favor de los colorados, a los que dio puestos clave en su gabinete. La crisis militar se acentúa con la renuncia del secretario de Guerra, General Ignacio Ávalos. No se designa de inmediato a su reemplazante, y cuando se decide nombrar al General de Brigada Eduardo Castro Sánchez, Onganía disgustado pide su relevo. Será el que encabezará el próximo golpe de estado que lo derrocará.

Su gabinete gorila, su alianza con los colorados, gorilas rabiosos, todo hacía pronosticar una política contraria al peronismo.

La CGT, integrada también por independientes, lanzó su Plan de Lucha titulado "El cambio total de estructuras", porque el programa no se reducía sólo a reivindicaciones gremiales sino que reclamaba cambios políticos, económicos y sociales. Era más un programa político: pedía creación de fuentes de trabajo, participación de los trabajadores en la administración de las empresas, derogación de leyes represivas, libertad de los presos políticos y sociales, investigación sobre secuestros y torturas, salario mínimo, vital y móvil, anulación de los contratos petroleros, defensa de la industria nacional, con presencia activa del estado, participación de los trabajadores en la toma de decisiones a nivel nacional, entre otras cosas.

Constaba de tres etapas, la primera de las cuales, era el plan mínimo inmediato, llevada adelante durante el gobierno de Guido. Contra el hambre, la desocupación, por la libertad de los presos llamados Conintes, cuyas penas oscilaban entre 5 y 25 años. En la semana del 27 al 1 de marzo de 1963 se realizaron protestas con marchas, paros sorpresivos parciales, paros simbólicos, volanteos, actos en plazas. La CGT consiguió que fueran liberados los presos, que se normalizara la Caja de Jubilaciones y que se normalizaran las Delegaciones Regionales.

La segunda etapa consistió en la toma de fábricas, ya durante el gobierno de Illia, desde el 21 de mayo al 26 de junio de 1964. Fueron siete operativos, en los que hubo 11.000 establecimientos ocupados que involucraron a 3.913.000 trabajadores. Fue una experiencia inédita, nunca antes había ocurrido. Se realizó en forma masiva y a nivel nacional, con una dirección centralizada y con un mismo programa. Expresa el grado de unidad alcanzado por la clase obrera. (5)

Illia no reprimió y recurrió a la justicia. Se le iniciaron sumarios a delegados y comisiones internas de fábrica por usurpación de propiedad privada y fueron procesados 119 miembros del Consejo directivo de la CGT.

Se obtiene la sanción de la Ley de Salario Mínimo, Vital y Móvil (Ley Nacional 16459), del 15/6/64. Se constituyó el Consejo Nacional del Salario integrado con representantes del gobierno, los empresarios y los sindicatos.

Los sindicatos independientes se retiraron de la CGT por no estar de acuerdo con la continuación de la toma de fábricas, una vez que el gobierno había concedido el reclamo de la ley de salario mínimo, y por considerar que el Plan tenía una finalidad política.

Esta ley, considerada uno de los más importantes logros del gobierno de Illia, era un reclamo permanente del movimiento obrero que se remonta al Congreso de La Falda en 1957, al de Huerta Grande en 1962, y al programa del Plan de Lucha de la CGT, 1963. Es entonces fruto de la lucha del movimiento obrero, pero Illia lo otorgó, fue capaz de escuchar la voz de los trabajadores.

La tercera etapa consistió en convocatorias a Cabildos Abiertos, actos públicos con oradores que exponían sus posiciones, en numerosas ciudades medianas y pequeñas del interior, entre agosto y septiembre de 1964. Participan también políticos, estudiantes y empresarios.

El 17 de octubre se reunieron 70.000 peronistas en Plaza Once donde se difunde la voz del líder diciendo que ése sería el último 17 de octubre que pasaría fuera del país. En la desconcentración se produjo una violenta represión policial ordenada por Illia.

Pero la Operación Retorno fracasó porque fue detenido en Río de Janeiro el avión en que venía Perón y obligado a regresar a España, por pedido de las autoridades argentinas al gobierno de Brasil. En la comitiva que acompañaba a Perón figuraban Antonio Cafiero, Delia Parodi, Vicente Solano Lima y Augusto Timoteo Vandor.

Los días 17 y 18 de diciembre la CGT convocó a huelga general apoyada por organizaciones políticas, estudiantiles y de profesionales, se produjeron choques callejeros entre obreros y policías, y numerosas detenciones.

En enero de 1965 se incrementaron las tarifas eléctricas y el precio de los combustibles. Aumentó el costo de vida. Alonso fue reelegido como secretario general de la CGT, y se resolvió seguir sosteniendo el Plan de Lucha.

Las elecciones para renovar la Cámara de Diputados realizadas el 14 de marzo de 1965 fueron un rudo golpe para el gobierno de Illia, porque el peronismo que intervino bajo la denominación de Unión Popular obtuvo 52 diputados, liderados por el vandorista Parrilli. Vandor y las 62 Organizaciones comandaron la campaña electoral. Vandor buscaba reintegrar al justicialismo a la vida política con o sin su líder. Ante el fracaso del Operativo Retorno, alienta un peronismo sin Perón.

En julio de 1965 en el marco del Plan de Lucha se realizaron marchas y actos en Capital Federal y Gran Buenos Aires. El 17 de octubre la Unión Popular convoca a un acto en Parque de los Patricios al que adhiere la CGT. Aunque el Ministerio del Interior lo prohíbe se realiza lo mismo. En los choques entre manifestantes y policías hubo 659 obreros detenidos. La CGT convoca a un paro activo el 21 de octubre, que se cumple masivamente, y en que a raíz de la represión policial mueren tres obreros metalúrgicos, José Gabriel Mussi, Angel Norberto Retamar, peronistas y Néstor Méndez, comunista.

Es común leer en obras panegíricas de Illia, que nunca reprimió, que se respetó la libertad de reunión, pero estos hechos muestran que no fue tan así.

En las elecciones para gobernador de la provincia de Mendoza se ponen a prueba la puja entre el vandorismo, inclinado a desligarse de Perón y a actuar con autonomía, y los que seguían fieles Perón y a sus órdenes desde Madrid, quien envía en octubre de 1965 a su esposa María Estela Martínez para sostener la candidatura de Corvalán Nanclares para gobernador de Mendoza contra la del neoperonista Serú García.

El año 1966 se inicia con la división de las 62 Organizaciones y el reemplazo de Alonso por el vandorista Donaires, (sindicato del Papel), en la CGT. El 15 de febrero frente a declaración de Vandor, "Hay que estar contra Perón para salvar a Perón", Alonso publica una solicitada junto a 19 sindicatos "De pie junto a Perón", título que da el nombre a las 62 opuestas al vandorismo.

Se producen incidentes en el domicilio de Isabelita en casa del Mayor Alberte (6) entre vandoristas y ortodoxos, enfrentamientos que se trasladan al parlamento.

El 17 de abril triunfan los conservadores (gansos) en las elecciones de Mendoza, pero se impone el candidato ortodoxo sobre el vandorista Serú García. Perón revalida sus títulos de conductor del justicialismo.

Aprovechando la división que atravesaba el movimiento obrero, el 11 de febrero de 1966, por decreto, sin consulta previa al mismo, el gobierno de Illia dictó el decreto reglamentario N° 969 de la Ley de Asociaciones Profesionales. En el art. 2° establece que no pueden ejercer actividades políticas, en el artículo 6° sobre la democracia interna en las direcciones gremiales, en el art. 8° que las medidas de acción directa deben ser resueltas por el voto directo y secreto de los afiliados, en el art. 11° que se debe comunicar al ministro de Trabajo la realización de las Asambleas, congresos y actos electorales dentro de las 48 hs. de haber sido convocadas, y en el art. 12° el control del movimiento económico- financiero, cumpliendo con los recaudos contables establecidos en la ley 14.445 mediante inspecciones.

Fue un intento del gobierno radical de debilitar y despolitizar al movimiento obrero, que generó una gran oposición dentro del sindicalismo peronista.

El 7 de junio de 1966 se produce una huelga general con gran acatamiento, en protesta por el veto presidencial a las reformas introducidas por el Congreso a la Ley de despidos.

Pocas semanas después se produce un nuevo golpe de estado que depone al Presidente Illia. Lo reemplaza el General Juan Carlos Onganía, que inicia un nuevo régimen denominado la "Revolución Argentina" que duró hasta 1973.

Segunda parte: El sindicato del Calzado durante el gobierno de Illia

La situación de la industria del calzado atraviesa uno de sus peores momentos, con cierre de fábricas, suspensiones y despidos de personal. Esto se debe a la política liberal del gobierno de Guido, títere de los militares golpistas, que quieren retrotraer a la Argentina a la época del modelo agroexportador. Por ello sus ministros de economía serán Federico Pinedo, el de la Década Infame, Alsogaray y José Alfredo Martínez de Hoz. Se produjo una gran recesión, se redujo el PBI y el consumo per capita. En 1963 estaba inutilizada el 50% de la capacidad industrial instalada y el desempleo laboral se ubicaba en un 10% . La fuerte contracción de la demanda produjo una importante cantidad de quiebras y cierres de fábricas. (7)

Los patrones se volvieron reticentes o dejaron de pagar las cotizaciones y el Fondo Asistencial. Esto perjudica las finanzas del sindicato que pasa por graves problemas económicos

El gremio integra la CGT y las 62 Organizaciones, en las cuales su secretario general, Juan Carlos Eyheralde, forma parte de la Mesa Coordinadora. (Acta 448, 20/12/62) Adhieren a los paros convocados por la CGT. , siendo detenidos varios compañeros y miembros de la Comisión Administrativa. Di Pascuale, Baldizone, Díaz y el mismo Eyheralde, en agosto y diciembre de 1962 como consecuencia de la represión policial.

Otros detenidos del gremio hay en Santa Fe, porque Eyherade realiza un viaje a la cárcel de Coronda para visitarlos.(febrero 1963)

Prestan el salón de actos de la sede social de Yerbal para realizar reuniones a la Juventud Peronista y al Movimiento Nueva Argentina (8), y están vinculados a Framini de quien reciben sus discursos y comunicados. Y participan del acto realizado en Punta Lara en repudio de la decisión del gobierno de ordenar la captura de Framini.

A comienzos de 1963, normalizada la CGT y lanzado el Plan de Lucha, Eyheralde y su secretario adjunto viajan al norte del país junto con otros compañeros de la CGT para organizar el Plan de Lucha.

Bruno Cristiano, secretario general del gremio durante la época peronista, y asesor del sindicato, es nombrado Director de la Caja Nacional de Previsión de la Industria, en agosto de 1963 (Acta 458)

Surgen problemas en el seno de las 62 Organizaciones. Entredicho entre la UOM y el Dr. Sosa, integrante éste del cuadrunvirato del Comando Táctico Peronista, del que formaba parte también Framini y Villalón, en reemplazo de Cooke. (Acta 468, 17/10/63) En el acta siguiente cuentan que también se atacó a Framini. Se van perfilando los dos grupos antagónicos, vandoristas y opositores a Vandor.

Andrés Framini, dirigente del gremio del Vestido contó con el apoyo irrestricto del gremio del Calzado, que salió en su defensa ante noticias periodísticas sobre su separación de las "62 Organizaciones". Esto nos indica también la postura de los dirigentes del Calzado, ya que se considera que Framini fue uno de los redactores del programa de liberación nacional de Huerta Grande en junio de 1962. Eyheralde incluso pide que los afiliados del gremio den su apoyo al Movimiento Revolucionario Peronista. (9)

Así en Acta 485 del 27 de julio de 1964, en reunión extraordinaria nos enteramos que debido a declaraciones periodísticas y radiales sobre la reorganización y resultados de los comicios internos del partido "Justicialista", la Mesa Coordinadora de las "62 Organizaciones" expulsaría de su seno al compañero Framini, lo cual sostiene Eyheralde "sería un desatino y una nefasta complicidad, con quienes mecanicen dicha situación, o por quienes la compartan, pues el mencionado compañero, antes y después de septiembre de 1955, demostró su lealtad incondicional al General Juan Domingo Perón, jugándose en todos los momentos. Nada ni nadie tiene propiedad (sic) para decir lo contrario, pues hasta la fecha, sigue mereciendo la confianza del único Jefe indiscutido de nuestro movimiento de Liberación Nacional y cristiano."

Y que comparte este criterio el compañero Roberto García del Sindicato del Caucho. Luego de un amplio debate se resuelve por unanimidad enviar un comunicado de prensa, en defensa de Framini y sosteniendo que su expulsión llevaría a la quiebra de las 62 Organizaciones.

Eyheralde concurre al acto de asunción de las autoridades del gremio textil, en el que Framini había sido reelecto. Habla en nombre de las 62 Organizaciones y destaca la conducta gremial y política de Framini y denuncia la maniobra para combatirlo del Ministro de Trabajo de Illia, Fernando Solá.

Para celebrar el triunfo se concurre a una cena en La Boca, y al finalizar el acto por un incidente son detenidos los compañeros Recabarren y Fermín López.

La mención en el acta de los secuestros ocurridos a compañeros del gremio de la Construcción y desaparición del compañero Huergo, viene a desmentir que durante el gobierno de Illia se hubieran respetado tanto las libertades públicas.

La Asamblea General del gremio aprobó el Plan de Lucha en forma unánime. Los empresarios agrupados en la Unión Industrial manifestaron su acuerdo con el Plan de Lucha pero no en cuanto a la toma de fábricas. Pero en la práctica no interfirieron.

Se comienza aplicar en una zona determinada, en forma parcial, de 10 a 14 hs, paralizando el trabajo, previniendo antes a los patrones. Varios delegados y activistas fueron citados a la seccional policial, debido a las delaciones de algunos empresarios. Aunque han sido los menos, la mayoría no interfirió.

También son citados los miembros del Comité Central Confederal de la CGT, para prestar declaraciones, a lo que deben abstenerse amparados en el artículo 18 de la Constitución Nacional.

Los gremios independientes no estuvieron de acuerdo con la continuación del Plan de Lucha. Es el caso de Riego Ribas del sindicato de los gráficos que no cumplía las directivas impartidas por la CGT, en "una actitud traidora" Pero las bases no le obedecieron y ocuparon fábricas y talleres adhiriendo al Plan de Lucha. Esto tuvo su consecuencia porque Riego Ribas perdió la presidencia de la Asamblea General y la integración de la Junta electoral para la preparación de las elecciones internas de su gremio. Acta 481, 3/6/64

El gremio del Calzado cumple con todas las ocupaciones de fábricas y talleres, con la sola excepción de la Casa Carlitos. En la Casa Lamanna y Bracigliano el comisario de la seccional pretendió hacer firmar un acta a los compañeros, a lo que se negaron previa consulta al sindicato. Pero desalojaron el establecimiento cuando la policía presentó una orden judicial.

Illia prefirió solucionar el conflicto por vía judicial, y se negó a establecer el estado de sitio como le aconsejaban. Y los trabajadores acataron la orden judicial.

Cumpliendo con el objetivo político de control del movimiento obrero, la Dirección de Asociaciones Profesionales, dependiente del Ministerio de Trabajo, exige al gremio la reforma de sus estatutos para adecuarlos a la Ley de Asociaciones Profesionales. La misma establece que el mandato de sus directivos sea de dos años renovándose totalmente a su finalización, en vez de cuatro años con renovación parcial a los dos años, como establecen los estatutos del gremio. Debiendo convocarse a Asamblea General Extraordinaria con posterior llamado a elecciones.

El sindicato se aviene a reformar los estatutos, y aprovecha para reclamar el aumento de la cuota social, expediente que se halla paralizado. Convoca a elecciones en las que la comisión administrativa renueva su mandato triunfando ampliamente sobre la lista Verde rival.

Para el acto del 17 de octubre en Plaza Once la Agrupación Peronista Azul y Blanca del Calzado confecciona un cartel de 15 metros de largo, luego del acto se realizará una festival danzante.

En la última reunión del año, (Acta 495, 16/12/64), Eyheralde se refiere a la concentración de vehículos en Plaza Congreso como parte del Plan de Lucha a realizarse ese día y a los paros del 17 y 18. Anuncia que se trasladará a la manifestación pero lamenta no puedan ser más los compañeros que lo acompañen por no haber conseguido los medios de transporte grandes debido a que las empresas consultadas tenían orden de la policía de no alquilarlos a los gremios.

Vemos la manera sutil que tiene el gobierno de obstaculizar el accionar de los sindicatos, malgrado la defensa que hacen de las libertades públicas. A ello se suma la detención de Roberto García del Caucho, que se repudia en esta reunión.

Con respecto a las elecciones nacionales del 14 de marzo de 1965, la posición del Sindicato del Calzado está por el voto en blanco, siguiendo la línea del peronismo de izquierda: del Movimiento Revolucionario Peronista y de la Juventud Peronista, aunque con reserva de acatamiento a las directivas de Perón. La conducción del Peronismo está por el voto positivo, posición que finalmente se concretó, obteniendo triunfos en la mayoría de las provincias. (Acta 500 del 3/3/65)

En la concentración en Plaza Once por el 1° de mayo de ese año organizada por la CGT, se produjeron graves incidentes durante el discurso de José Alonso. Según La Nación (10), era evidente la disposición de pequeños grupos de alterar el orden. Comentando la alocución del presidente Illia en la apertura de sesiones del Congreso, Alonso señaló, desde una postura crítica, que su nota más saliente era la referida a la creación de una biblioteca en la Antártida, cuando en el norte la niñez muere desnutrida. Así mismo reclamó por el verdadero cumplimiento de la Ley del salario vital, mínimo y móvil, que ha quedado transformado en un tope del salario mínimo, medidas efectivas contra la carestía de la vida y una nueva investigación por la desaparición del obrero metalúrgico Felipe Vallese.

Otra forma de obstruir la marcha de los sindicatos que lleva adelante el gobierno y el ministerio en forma intencional es la de demorar el aumento de la cuota social, estando de acuerdo con la patronal que no hace el descuento como corresponde, situación por la que pasa el Sindicato del Calzado como lo cuenta en sus actas.

También buscó asfixiar económicamente a la CGT al denegarle el descuento de $100 que cada obrero aportaba el 1 de mayo. Llegando a ser su situación tan desesperante que no ha podido pagar los sueldos a los empleados ese mes. Se resolvió que todos los gremios adheridos colaboren con una cuota extraordinaria para paliar la situación. (Acta 510)

Se llevan adelante acciones judiciales contra los miembros del CCC de la CGT en relación al Plan de Lucha. Una de las penas sería el embargo de sus bienes por un valor de $10.000. Es el caso de Eyheralde y Pérez, secretario general y adjunto del gremio.

Otra medida del gobierno en ese sentido es el recorte de las funciones de representantes gremiales en organismos del Estado con la intervención de la Caja Nacional de Previsión para la Industria, con la excusa de oponerse a la designación de gestores gremiales designados por los Directores. Bruno Cristiano pierde su cargo de Director y solicita su reintegro a la fábrica Grimoldi.

Por decreto 969 de reglamentación de la Ley de Asociaciones Profesionales se prohíbe toda actividad política a los sindicatos. La CGT envía una nota al respecto donde puntualiza la dualidad de procedimientos de Illia, Perette y Germán López, "que ahora prohíben la política en los gremios, mientras que en su campaña proselitista no tuvieron empacho en visitar la Central Obrera en busca de votos para su partido aprovechando la ausencia del secretario general Alonso en gestión gremial en Ginebra, contando con el aval del secretario adjunto Riego Ribas".Acta 515, 27/10/65

Los actos de homenaje a los caídos el 9 de junio de 1956 y los inmolados en los basurales de José León Suárez, y el homenaje a Felipe Vallese organizados por el gremio fueron prohibidos, y en el último cuando se intentó realizarlo dos días después la policía lo impidió con el resultado de numerosos heridos y detenidos. (Actas 507, 10/6/65 y 511, 25/8/65)

Finalmente el gobierno resolvió suspender la personería gremial del Sindicato del Calzado, alegando que el registro contable no se ajustaba al decreto. No fue el único gremio, otros más como el de Construcción, Sanidad, Caucho.

A principios de 1966 se produce la división de las 62 Organizaciones, y la destitución de Alonso de la CGT y su reemplazo por Donaires afín a Vandor.

El Sindicato del Calzado está con Alonso y con las 62 de Pie Junto a Perón. Participa del Plenario convocado en Tucumán por las mismas, realizado el 25 y 26 de marzo, y que cuenta con el apoyo del peronismo revolucionario, como el del MRP. Eyheralde, a pesar de haber sostenido que estaba por los principios y no por los cargos, acepta la Secretaria de orden gremial.

En una reunión realizada en FONIVA se resolvió realizar un acto entre otros por el 1° de mayo en la sede del Sindicato del Calzado de la calle Yatay, porque en una plaza pública ya no había tiempo para lograr su autorización. Pero el Departamento de Policía notificó a las 62 Organizaciones de Pie que se habían prohibido todos los actos programados por dicho nucleamiento. También notificó al Calzado. Alonso envió un telegrama al Ministerio del Interior declarando la inconstitucionalidad de la medida.

Pero aun estando prohibida y a pesar de estar suspendida la personería gremial del Sindicato del Calzado, la Mesa de las 62 de Pie mantuvo la designación de ese lugar para el acto, el cual se realizó con gran afluencia de compañeros y sin ninguna clase de incidentes. El Comisario de la Seccional había manifestado que no habría inconvenientes porque el acto se realizaba en un lugar cerrado.

Los trámites para la restitución de la personería gremial continúan con el Director de Trabajo, Dr. Saguier. Y a pesar que los inspectores de Asociaciones Profesionales encontraron los libros contables en perfectas condiciones legales, y a pesar que ya le ha sido devuelta al gremio del Caucho y de Obras Sanitarias, no ocurre lo mismo con el Calzado. No habiendo motivos concretos, puede pensarse que los motivos sean por su destacada actividad en el ámbito político y gremial.

El paro general programado por la CGT el 7 de junio de 1966, contra el veto presidencial a la reforma de la ley 11.729 sobre indemnizaciones por despido sancionada en el Congreso, fue acatado por las 62 Organizaciones de Pie Junto a Perón, por el sindicato del Calzado, y paralizó al país. Se considera que tuvo incidencia en la caída de Illia.

Los rumores de un golpe militar sonaban desde hacía un tiempo, y miembros de la Lista Verde, opositora a la comisión administrativa del sindicato, se habían apersonado en una reunión, con la intención de repudiar en forma conjunta la posibilidad de un golpe de estado porque "es preferible tener un gobierno constitucional aunque sea malo, que una intervención militar como ha ocurrido en Brasil". Uno de ellos, Díaz, afirma que un golpe de estado será funesto para los trabajadores y que se repetirá lo del 55. No se acepta la propuesta. (Acta 529 del 6/7/66)

El 28 de junio de 1966 el presidente Arturo Illia fue destituido por las Fuerzas Armadas. En su reemplazo queda el General Juan Carlos Onganía, que inicia un nuevo régimen denominado "La Revolución Argentina" que dura hasta 1973.

Conclusión

A lo largo de este artículo podemos apreciar cómo el gobierno de Illia buscó controlar o limitar el poder de los sindicatos peronistas, que actuaban no sólo en defensa de sus intereses gremiales sino que tenían también un objetivo político, el retorno de Juan Domingo Perón a la patria.

Tomaron medidas que iban desde prohibiciones de actos públicos, represión policial con cientos de detenidos, heridos e incluso muertos, suspensión de la personería gremial, prohibición de actividades políticas a los gremios, y otras más solapadas como el estancamiento de trámites en el Ministerio de Trabajo, o lograr que no se consigan medios de transporte para concurrir a una manifestación, o la asfixia económica.

Hechos que podemos comprobar con la lectura de las actas del sindicato del calzado, que se había enrolado en las 62 Organizaciones de Pie junto a Perón, que estaba bajo la influencia del peronismo revolucionario, de Framini, el Mayor Alberte, Gustavo Rearte y su MRP.

Visto a la distancia, conociendo los hechos que ocurrieron después, casi todos los argentinos compartimos la idea que es preferible un gobierno constitucional aunque sea malo, que una intervención militar. Pero al presidente Illia, sin entrar a analizar lo bueno o lo malo de su obra de gobierno, que no es motivo de este artículo, hay que reconocerle algo que todos los argentinos deseamos para los funcionarios públicos: que sean honestos y probos. Y él ha sido un ejemplo.

Nos remitimos a un texto de Héctor Ciapuscio. Cuando Illia asumió como presidente poseía una única casa en Cruz del Eje, regalo de 4000 de sus vecinos, cada uno de los cuales aportó $1m/n, su instrumental médico, un automóvil y un pequeño depósito bancario.

Luego de su derrocamiento hizo declaración pública de sus bienes ante el escribano mayor de gobierno, donde consta que sólo conservaba su casa. Había vendido su automóvil y usado sus ahorros porque no quiso usar los fondos públicos para el tratamiento médico de su esposa, fallecido el 6 de septiembre de 1966.

Durante sus 32 meses de gobierno dispuso de $ 240 millones para gastos reservados sin rendición de cuentas. Sólo usó $20 millones y reintegró los $220 millones restantes a la Tesorería General de la Nación.

Fue el único presidente argentino que no aceptó la jubilación de privilegio que le fija la ley, y en los últimos años de su vida trabajó en la panadería de un amigo.

Notas:

(1) En el lenguaje castrense, azules, fuerza propia, colorados, el enemigo.

(2) Osvaldo Agosto y Gallardo fueron detenidos y torturados por el mismo comisario del partido de San Martín que secuestró y mató a Felipe Vallese, comisario Fiorillo, quien también actuó durante el Proceso militar acusado de la desaparición de personas.

(3) Al principio se creyó que era un robo común, pero luego desde Francia informaron que unos argentinos habían cambiado pesos argentinos en un cabaret, la prostituta Brigitte había indicado la dirección del hotel donde se hospedaban. Eran los hermanos Posse, ajenos a la organización, pero que le brindaron información sobre el movimiento del camión de caudales, y que enviados a la Argentina detenidos delataron a los autores.

(4) Jauregui Zahar, Natalia. La presidencia de Illia, en Internet

(5) Cotarelo, María Celia, Fernández, Fabián: La toma de fábrica. Argentina 1964.Documento de trabajo N° 2, en Internet.

(6) Mayor Bernardo Alberte, edecán de Perón en 1954, delegado personal de Perón, y secretario del movimiento justicialista entre 1967 y 1968, renunció al crearse la CGT de los Argentinos, continuador de las ideas de John William Cooke y Gustavo Rearte. Fue uno de los fundadores de la Tendencia revolucionaria peronista, el primer muerto de la dictadura. El 24 de marzo de 1976 un grupo de militares violentó su departamento de un 6° piso y lo arrojó por la ventana.

(7) economíaargentinahoy.blogspot.com/…/ la-presidencia-de-josé-maría-guido-13 dic2010.

(8) Creado en 1981, sus fundadores fueron Américo Rial, Rodolfo Pfaffendorf, Dardo Cabo, Andrés Castillo.

(9) Gustavo Rearte, secretario general del gremio de Jaboneros y perfumistas en 1957, miembro de la resistencia peronista, recibió entrenamiento en Cuba, participó de la primera acción de guerrilla urbana con el ataque a una guardia de la Aeronáutica en Ciudad Evita, junto a El Kadri, Rulli y Vallese, en 1964 funda junto a otros el Movimiento Revolucionario Peronista (MRP), con fuerte presencia sindicalista y un freno al avance de Vandor. Posteriormente funda la Juventud Peronista Revolucionaria (JPR)

(10) Diario "La Nación", Año XCVI, N° 33.614, domingo 2 de mayo de 1965