Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Se hicieron cuestionamientos "no del todo serios pero sí importantes"
Enojos y duras críticas por el inminente trabajo minero "a cielo abierto" en Esquel
Artículo publicado el 16/11/02 en el diario Crónica, de Comodoro Rivadavia
Informaciones relacionadas
Informe especial sobre la actividad minera en Esquel . Leer

El al menos inquietante proyecto minero "El Desquite" en el Cordón Esquel, a sólo cinco kilómetros de la ciudad cordillerana, ha despertado las más variadas reacciones desde el ámbito gubernamental, defensores del medio ambiente y un creciente interés desde el cuerpo legislativo chubutense, lo que va instalando el tema en el común de la población de toda la provincia.

Después de una serie de cuestionamientos al trabajo a cielo abierto del complejo minero, a la utilización de cianuro -considerado uno de los venenos más potentes que se conocen- y a la capacidad ocupacional del emprendimiento, el propio gobernador José Luis Lizurume se encargó de "defender" las inversiones realizadas por parte de la Meridian Gold y de confirmar, virtualmente, el inicio de obras de la empresa en los primeros días del 2003.

El mandatario expresó su malestar por el status de "directores técnicos" de los que opinan sin saber del proyecto aurífero y se encargó de aclarar que desde el ámbito oficial se extreman los recaudos preventivos, y aseguró que desde provincia "se hicieron cuestionamientos no del todo serios pero sí importantes" respecto al impacto ambiental que hasta podrían derivar en un aplazamiento de la audiencia pública.

Desde el sector popular y contrario a las tareas que la Meridian Gold ya comenzó a realizar en "El Desquite", continúan las movilizaciones y la oposición con críticas fundamentadas sobre las consecuencias mediatas e inmediatas, y se denuncia una larga lista de irregularidades o de omisiones desde el ámbito político comunal y provincial para permitir el desarrollo minero.

El dr. Gustavo Macayo, entre otros, pregunta por qué la falta de consulta previa a la comunidad toda, incluyendo las comunidades aborígenes afectadas en su territorio -que supuestamente están protegidos por leyes nacionales y acuerdos internacionales- o el eventual perjuicio a una serie de actividades productivas y de servicios que tienen relación directa con un ambiente de insuperable pureza, requerimientos que han obtenido respuestas nada clarificadoras mientras el trabajo continúa hacia la apertura a pleno de la mina, prevista para enero próximo.

Sin pretender agotar todas las inquietudes, Macayo asegura que "es de esperar que nuestros funcionarios provinciales y municipales empiecen a mostrarse más atentos a los intereses de la comunidad y custodios de su futuro, para que la gente deje de tener la sensación de que actúan más bien como socios o colaboradores de la empresa" en un emprendimiento tan delicado para la seguridad de toda la provincia.

Fuente: Diario Crónica.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones