Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRABAJADORES DE PRENSA (FATPREN)
Afiliada a la FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE PERIODISTAS (FIP)
FEDERACIÓN DE PERIODISTAS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (FEPALC)

Colombia: La FEPALC reprueba que militares se hagan pasar por periodistas

Por Manuel Méndez y José Insaurralde (*)

Informaciones de la FATPREN editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FATPREN, Buenos Aires, 29/07/08.- La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) dio a conocer su reprobación al método utilizado por militares de Colombia que se identificaron como periodistas en el transcurso del reciente operativo de liberación de 14 rehenes en poder de las FARC.

El mismo ministro de defensa colombiano Juan Manuel Santos reveló que durante la “Operación Jaque” dos militares se hicieron pasar como un periodista y un camarógrafo de la cadena televisiva “Telesur”, empresa multiestatal latinoamericana constituida y creada con la inversión de Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

La FEPALC unió de esta manera su desaprobación a la ya expresada por la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER), quien señaló que de este modo y a la luz de la normatividad nacional e internacional, el involucrar a periodistas en operativos militares, o que miembros de alguna de las partes enfrentadas se presenten como periodistas en el desarrollo de una operación militar, colocan a los verdaderos informadores en riesgos adicionales a los que deben soportar al ejercer su trabajo en un país azotado por un conflicto armado.

La FECOLPER dijo también que el mayor de estos nuevos riesgos es que la credibilidad sobre la identidad de periodistas como tales queda en entredicho al momento de encontrarse con distintos grupos armados, convirtiéndose en potenciales víctimas de la hostilidad bélica y que esta argumentación está en las nociones básicas del Derecho Internacional Humanitario, cuyo cumplimiento fue firmado por el gobierno colombiano.

El ministro Santos, al presentar detalles del operativo militar en el Centro de Estudios para el Progreso Estadounidense de Washington, dijo que los participantes del operativo ensayaron una y otra vez, como si fueran actores antes de una representación, dejando al descubierto que la falsa identificación como periodistas fue premeditada y decidida con conocimiento y participación del gobierno colombiano.

Avalancha de agresiones

La FECOLPER dio cuenta también de una avalancha de agresiones contra periodistas en Colombia, protagonizada por intolerantes en las ciudades de Arauca, Tolima y Bogotá, mientras que por otro lado apareció en Risaralda, Hugo Armando Álvarez, director de un noticiero de televisión, luego de permanecer secuestrado durante tres días.

En Arauca y en la vecina ciudad de Saravena, nuevos mensajes intimidatorios fueron enviados a varios periodistas, por e-mails y llamadas telefónicas insultantes, que aparentemente provenían del Frente X de la guerrilla de las FARC, a raíz del cubrimiento realizado en las multitudinarias marchas contra el secuestro del pasado 20 de julio.

En Tolima, el periodista Franco Ballesteros denunció al Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas, Ceso-FIP, el saboteo a la transmisión que realizaba con motivo del día del campesino, a través de la televisión comunitaria del municipio de Rioblanco en el departamento de Tolima, también el pasado 20 de julio. Los equipos de transmisión fueron inutilizados y el periodista, que cuenta con protección estatal, recibió la orden de abandonar el lugar. Esa misma noche, la estación de policía de Rioblanco fue objeto de un ataque con explosivos.

En Bogotá, este 28 de julio la hija del periodista Pedro Cárdenas recibió una llamada en la que le anunciaban que su padre sería castigado duramente. Cárdenas es director y redactor de la revista “La Verdad”, donde ha develado los vínculos de políticos del departamento de Tolima con grupos paramilitares de extrema derecha.

Finalmente, Hugo Armando Álvarez, director del noticiero de televisión CNC que emite en Santa Rosa de Cabal, fue dejado en libertad, luego de tres días de secuestro ejecutado por un grupo de desconocidos. Álvarez, de 25 años, nombrado recientemente director del noticiero, había realizado informes sobre la grave situación de inseguridad en la turística ciudad del departamento de Risaralda, tras la consolidación de poderosas bandas dedicadas a la venta de drogas ilícitas que libran una batalla campal por el control del mercado en la región.

"Los intolerantes de todo el espectro ideológico y delincuencial, no descansan en su tarea de impedir que la información llegue a los ciudadanos. Sin embargo, colegas valientes y decididos, están empeñados en cumplir con su deber, aún a costa de su propia seguridad", comentó Eduardo Márquez, Presidente de la Federación Colombiana de Periodistas y Director de Ceso-FIP. "Todos estos casos han sido debidamente judicializados, sólo esperamos que el Estado cumpla con su parte", concluyó.

(*) Presidente y Secretario de Derechos Humanos de la FATPREN.