Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRABAJADORES DE PRENSA (FATPREN)
Afiliada a la FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE PERIODISTAS (FIP)

La Pampa: Periodistas en estado de alerta por precarización, despidos y espionaje

Por Gustavo Granero, José Insaurralde, Hugo Pafumi y Rubén Corral (*)

Informaciones de la FATPREN editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FATPREN, Buenos Aires, 15/08/08.- En medio de un cuadro laboral dramático, que incluye precarización, despidos y espionaje, los trabajadores nucleados en el Sindicato de Prensa de La Pampa Norte con sede en la ciudad de General Pico, se declararon en estado de alerta y movilización.

Denunciaron que hace apenas unas semanas, cinco trabajadores del noticiero de Multicanal fueron obligados a abandonar ese espacio. Enmascarado en la finalización de contratos, los colegas fueron despedidos de sus lugares de trabajo y no pudieron denunciarlo, para que se les permitiera reciclarse en otros espacios de menor extensión dentro del mismo multimedio.

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa salió en defensa de su organización afiliada en General Pico y en solidaridad con los trabajadores de prensa de distintos medios que, además de padecer bajos salarios, precarización e inseguridad laboral, ahora deben soportar otras cuestiones graves como el control de sus actos por medios electrónicos, que en la práctica los convierte en esclavos de este nuevo tiempo

La denuncia de espionaje informático fue radicada ante la justicia por un trabajador de la agencia en General Pico del diario La Arena, que además es integrante de la directiva del Sindicato de Prensa de esa ciudad

El trabajador descubrió que en su computadora instalaron un programa que reportaba toda la actividad del ordenador, a despecho del resguardo de las fuentes y de la inviolabilidad de la correspondencia. Increíblemente, los directivos del diario La Arena no se mostraron preocupados por esa grave circunstancia. Por el contrario, eligieron cargar contra el juez que investiga lo que denunció el trabajador de prensa.

No están mejor las cosas en otros medios. Los trabajadores de la agencia del Diario La Reforma en Santa Rosa han recibido la comunicación perentoria de que a lo sumo en dos meses se producirá el cierre de esas dependencias. La decena de trabajadores que allí se desempeñan no saben aún si lo que la empresa está anunciándoles es que se quedarán en la calle.

Hace apenas unas semanas recordamos que la precarización laboral y los ataques contra los trabajadores de prensa han producido ya varias víctimas. Carlos Pascual y Raúl Bertone, despedidos de Radio 37. Lara Pérez Azcárate y Gabriel Isabella de La Reforma. Luis Crespo y Liliana Mini, que debieron aceptar un retiro más obligatorio que voluntario, en la agencia de La Arena en General Pico. En Santa Rosa, otra media docena de trabajadores de La Arena también debieron aceptar el forzoso retiro en los últimos tiempos, situaciones que fueron denunciadas tanto por el Sindicato de Prensa de La Pampa Sur como el de La Pampa Norte.

Hoy todo parece estar sumido en un tembladeral y a las presiones ya de por sí normales que se sufren al desarrollar esta tarea en la que el nivel de stress es muy alto, otras presiones extras nos tienen por destinatarios. A la exigencia siempre creciente de mayores y mejores resultados, las empresas periodísticas le sumaron ahora el desvelo por el control interno.

La Arena y La Reforma utilizan cámara de circuito cerrado para observar a sus trabajadores. La Arena en la propia redacción. La Reforma en el acceso a su edificio. El argumento es la seguridad, pero el fin oculto es ejercer un seguimiento asfixiante del trabajador. Terminamos todos con delirio de persecución, imaginando que sus cámaras ingresarán hasta al baño con nosotros, para evitar “demoras innecesarias y filtraciones de la información, que consideran una mercancía de su propiedad”.

Frente a este panorama cada vez más preocupante, la FATPREN y los gremios de prensa pampeanos sostienen que se impone una urgente revisión de las condiciones laborales, la recuperación del respeto a la dignidad del empleado, el cumplimiento hacia adentro de condiciones que se agitan como banderas hacia afuera. Es por ello también que se han declarado en estado de alerta y movilización hasta percibir algún signo que permita creer que existe en los empresarios la voluntad de mejorar la relación laboral.

(*) Secretario General, Secretario Adjunto, Prosecretario Gremial y Secretario Gremial de la FATPREN.