Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRABAJADORES DE PRENSA (FATPREN)
Afiliada a la FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE PERIODISTAS (FIP)

Liberan al equipo de TeleSUR detenido en Honduras

Informaciones de la FATPREN editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FATPREN, Buenos Aires, 30/06/09.- En la tarde de ayer fue liberado el equipo periodístico de Telesur detenido por la fuerza en Honduras por militares golpistas, mientras realizaba una cobertura de la represión del Ejército y la Policía en inmediaciones del Palacio Presidencial. La enviada especial de Telesur, Adriana Sívori, reportó al ser liberada que los militares los apuntaron con armas y fueron violentos. Denunció que fue secuestrada y agredida, "trasladada violentamente y apuntada con fusiles hacia migración".

"Lo que hicimos fue informar al pueblo de lo que está pasando en este país centroamericano y por esa razón, sin darnos explicaciones, fuimos agredidos", dijo.

Reporteros de la agencia de noticias internacional AP corrieron la misma suerte que el equipo de Telesur, por lo cual los periodistas extranjeros decidieron hacer responsables al gobierno de facto de cualquier cosa que les ocurra, si bien luego los militares que tomaron el gobierno hicieron llegar las disculpas del caso.

Cabe indicar que Telesur transmitió en vivo y minuto a minuto las incidencias del golpe de Estado contra el gobierno de Zelaya, mientras los pocos medios independientes que estaban reportando, fueron clausurados.

La CGT, a través de Hugo Moyano y Julio Piumato, Secretario General y Secretario de Derechos Humanos respectivamente, repudió el golpe de estado en Honduras, con la detención y traslado del presidente Manuel Zelaya a una base aérea militar en Tegucigalpa.

El golpe se produjo tras la convocatoria a consulta popular para una reforma de la constitución hondureña a la que se oponen fuertes intereses económicos.

La CGT convocó a sumar muestras de solidaridad para con el pueblo de Honduras y exponer a aquellos que atentan contra la democracia para no perder privilegios ni prebendas conseguidas durante años de opresión y degradación de las mayorías populares.

“Estamos convencidos de que la justicia social, la soberanía política y la independencia económica no se negocian, sino que se construyen con democracia y en libertad. Por eso, repudiamos el golpe y nos solidarizamos con los hermanos hondureños”, señala el comunicado de la central obrera.

Condena de la FEPALC y la FIP

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y su organización regional, la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) también condenaron con firmeza los ataques sufridos por los periodistas, así como el cierre y militarización de medios en Honduras. Estas violaciones flagrantes de la libertad de prensa y expresión son consecuencia directa del golpe de Estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya, quien fue sacado por la fuerza de su residencia y expulsado del país, expresan en un comunicado.

"Los que han asumido el poder en Honduras se enfrentan a un aislamiento internacional unánime", ha declarado Paco Audije, Secretario General Adjunto de la FIP, quien ha añadido: "Y una de las repercusiones más inmediatas ha sido su fallido intento de acabar con el pluralismo y silenciar a los periodistas. No lo permitiremos, porque precisamente en las horas dramáticas que vive la sociedad hondureña su labor es más necesaria que nunca".

La FIP y la FEPALC consideran de extrema gravedad los cierres y ataques a informadores y medios. Las dos organizaciones saludan el coraje de los compañeros del Canal 36 de televisión, quienes mantuvieron la emisión tras la llegada de los militares a las cinco de la mañana y sólo escaparon cuando éstos regresaron. Los militares rompieron entonces las instalaciones, golpearon al único periodista que encontraron y retuvieron durante dos horas al personal administrativo.

También se han podido constatar la clausura total o temporal de emisoras como Radio Globo, el Canal 66 Maya TV, el Canal 11 y Radio Progreso. Varias operadoras de cable, entre otras Cable Color, se vieron afectadas por interferencias, para evitar que emitieran la señal de CNN en español y Canal Sur de Venezuela. Los corresponsales de esta emisora y de la agencia AP fueron detenidos, aunque al parecer han sido liberados posteriormente. Periodistas de los diarios El Tiempo, La Tribuna y El Heraldo han sido agredidos.

"Los autores del golpe han fracasado al tratar de provocar un vacío informativo de los medios críticos", ha señalado Gregorio Salazar, Director de la oficina de la FIP en Caracas. Salazar ha hecho un llamado "a quienes han asumido el control del gobierno en Honduras para que respeten los derechos humanos y contribuyan a una pronta salida institucional de la crisis".

La FIP y la FEPALC, de las que la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa forma parte, se mantienen alerta para apoyar a sus colegas en Honduras, así como para que esa cooperación contribuya a devolver a Honduras a la senda constitucional y al mantenimiento pleno de las libertades de prensa y expresión.

José Insaurralde
Gustavo Granero
Secretario adjunto
Secretario general
Fabiana Orqueda
Analía Freund
Pro Secretaria de Prensa
Secretaria de Derechos humanos