Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REPÚBLICA DOMINICANA

Acto de afiliación de FENATRADO A LA CASC y aprobación de un Acuerdo Institucional

Por José Gómez Cerda (*)
Fecha original de publicación: 25/06/06
Información relacionada:
República Dominicana: La FENATRADO se afilia a la CASC

Rebanadas de Realidad - FENATRADO / CASC, Santo Domingo, 28/06/06.- Este Encuentro entre la Federación Nacional de Transporte Dominicano (FENATRADO) y la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), no es solo un acto de afiliación, sino que es el inicio de una nueva etapa para ambas organizaciones, es un esfuerzo unitario en buscar los medios necesarios para su renovación, en momentos muy difíciles en el sindicalismo nacional dominicano.

Hoy día, la credibilidad del sindicalismo nacional está en el nivel más bajo en los último años. Esa baja credibilidad se debe a varios factores, entre ellos se pueden citar:

  • 1. El sindicalismo dominicano ha perdido espacios sociales que antes ocupaba como interlocutor privilegiado frente a los empleadores y los gobiernos.
  • 2. Varios ONGs y organizaciones de la sociedad civil han desplazado al sindicalismo, y son reconocidos a todos los niveles por los sectores públicos y privados.
  • 3. El sindicalismo, desde hace muchos años, no realizaba movilizaciones, protestas o manifestaciones que fueran tomadas en consideración por el pueblo dominicano, como auténticos representantes de los trabajadores.
  • 4. Debemos reconocer que muchos dirigentes se han estancado, y no han estado al nivel que les corresponde para conducir el sindicalismo.

Tanto la CASC como FENATRADO son organizaciones con basta experiencia sindical, con más de 40 años de existencia cada una, con dirigentes experimentados, con principios y valores humanistas y con deseo y voluntad de renovar el sindicalismo nacional.

Si nosotros cumplimos ésta responsabilidad histórica indudablemente que renacerá la credibilidad y el sindicalismo dominicano recuperará su prestigio, como lo que es, la máxima representación de los trabajadores.

Como ustedes saben la CASC tomó una posición de desligarse de la creación de la nueva Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), decisión tomada a principios de diciembre pasado, lo cual fue un desafío interno muy grande, después de siete años de participar en ese proceso.

Este esfuerzo de renovación interna, tanto de la CASC como de FENATRADO, debe partir de un verdadero cambio mental de los principales dirigentes, de un cambio de disciplina en el respeto a las decisiones de los organismos de dirección y la ejecución de una política más contundente en beneficio de las organizaciones afiliadas.

Se deben producir cambios de mentalidad, actitudes y estilos, para poder coordinar el esfuerzo de todos. Tanto la CASC como FENATRADO han sabido luchar en adversidades y salir airosos, ahora tenemos todos que hacer los esfuerzos necesarios para saber que tanto una como la otra tienen su propia personalidad, y que el éxito está en unificar criterios, respetándose cada una, para elaborar un nuevo contenido en la acción, la formación y la organización.

Para que éste proceso de afiliación de FENATRADO a la CASC sea un éxito, debemos todos organizarnos mejor, a nivel personal, individual, y colectivamente, para renovar la CASC y a FENATRADO, somos nosotros los responsables de esa actitud.

Para que los afiliados a la CASC y a FENATRADO tengan una conducción dinámica, es necesario que el organismo de dirección haga una CONVERSION, tanto como organismo de conducción sindical, como en cada uno de sus miembros, en el orden personal, porque no es para hacerlo lo mismo, sino para dirigir una nueva Confederación, que se ve hoy nutrida y fortalecida con nuevas afiliaciones, representativas, fuertes, con poder de movilizaciones; lo que implica cambios profundos, tanto para los nuevos afiliados como para la Confederación.

Todos los participantes en éste ACTO, tanto de la CASC como de FENATRADO, son dirigentes al más alto nivel provincial o nacional, por eso los han elegido, como dirigentes de sus respectivas organizaciones y el talento que tenemos cada uno debemos ponerlo a la disposición del fortalecimiento del sindicalismo nacional.

El objetivo es demostrar que tenemos la convicción de cambiar en el pensamiento y la acción, actuando con autenticidad, coherencia, con eficacia en el desempeño de nuestras funciones y responsabilidades, tanto en los organismos de dirección nacional como en los cargos que cada uno de nosotros desempeñamos en la dirección de la CASC y FENATRADO.

Este ACTO nos servirá para reflexionar, si tenemos en la mente cambiar, o decir a los otros que cambien y nosotros seguir haciendo lo mismo, porque a partir de ahora se hace necesario un nuevo estilo de trabajo, tanto en la FENATRADO como en la CASC, porque estamos fortaleciendo el organismo que debe ser la esperanza para todos los trabajadores dominicanos.

Tenemos dos opciones muy claras: Qué todo siga igual, o cambiar y modernizarnos, para renovar a la CASC y a FENATRADO.

Es nuestra responsabilidad ofrecer al pueblo dominicano, y en especial a la clase trabajadora, un proyecto renovado de auténtico humanismo cristiano, válido y significativo para los hombres y las mujeres trabajadores en este momento, ahora y aquí.

Este ACTO nos invita a REDIMENSIONAR, REESTRUCTURAL Y RENOVAR A LA CASC y a FENATRADO. Entonces debemos comenzar a reconocer que vamos a trabajar todos sobre las dimensiones, las estructuras y las cosas nuevas que deben hacer la CASC y FENATRADO.

Hoy día estamos en el proceso de la globalización, y una de las características de este sistema es la competencia.

La CASC y FENATRADO están en capacidad de competir, tienen un patrimonio histórico, principios y valores específicos, dirigentes con basta experiencias, sólo falta un CARÁCTER SISTEMICO, que explica que no basta comprender cada uno de los elementos, sino que es necesario entender las interrelaciones entre los elementos, y en éste caso tanto la CASC como FENATRADO deben entender que a partir de hoy se unen dos fuerzas que deben ser respetadas, y que unidas podrán hacer muchas cosas nuevas, que deben ser impulsadas unitariamente, para el bienestar de todos los trabajadores dominicanos.

Grandes desafíos esperan a los trabajadores dominicanos, uno de ellos es el Tratado de Libre Comercio (TLC), para el cual debemos preparando y estar en estado de alerta, para defender los intereses de los trabajadores y el pueblo dominicano.

Para reforzar y renovar el sindicalismo, un punto de partida es la voluntad de cambiar de MENTALIDAD. Los cargos y las responsabilidades están establecidos por los Estatutos, ahora lo importante es hacer las cosas con nuevos métodos para ser más eficaces.

Otro punto importante es mejorar la educación de los afiliados, tanto en la CASC como en FENATRADO, porque a partir de ahora habrá una nueva cultura sindical, una nueva forma de conducción y una mayor cantidad de actividades.

La educación sindical es un proceso continuo, con el fin de formar personas con pensamiento crítico para servir a los trabajadores positivamente, es la vía apropiada para formar sindicalistas con nuevas visiones, capaces de renovar la organización sindical.

La sindicalización de nuevos miembros es un aspecto vital para la construcción de organizaciones sindicales fuertes, eficaces y representativas. La educación sindical debe complementar ésta tarea convirtiendo la cantidad en calidad, con activistas, militantes, cuadros y dirigentes con buena formación sindical, ideológica, estratégica y política.

Tanto la CASC como FENATRADO sustentan principios que deben ser profundizados, que estén al alcance de todos.

El principio fundamental se base en la dignidad de la Persona Humana. Lo que tiene mayor valor en nuestras organizaciones somos nosotros mismos, porque somos Personas, con una dignidad que debe ser respetada por todos nosotros, pero también hacer valer éste principio a otros sectores, para que se nos reconozca como lo que somos: Personas Humanas.

Nosotros somos humanistas, porque tenemos a la Persona Humana como el centro del universo. Ni el dinero, ni los capitales, ni las mercancías pueden estar por encima de la Persona.

También debemos luchar por el Bien común, que es el bienestar para todos, y para lograrlo debemos aplicar la justicia social.

Nadie en el país puede dudar, a partir de ahora, que la CASC sigue siendo la principal organización sindical del país. En los últimos meses se han afiliado a la CASC organizaciones poderosas como FENATRADO, el Consejo Nacional de Parceleros, una nueva Federación de Hoteleros de la región de Puerto Plata, sectores importantes de vendedores, trafico aéreo, la asociación de periodistas y escritores, y otras importantes organizaciones sindicales.

Esto nos debe llenar de orgullo, pero también significa que si hemos crecido en cantidad también debemos crecer en CALIDAD, en tener mejores dirigentes en las bases, en los organismos intermedios y a nivel nacional.

Si crecemos en cantidad y mantener la misma calidad, el traje será mayor que el cuerpo, y tendremos una distorsión.

El sindicalismo moderno indica que para que una organización nacional sea fuerte y representativa debe organizar a los sectores dinámicos de la economía.

En la República Dominicana la economía ha cambiado mucho, y lo que antes era el sector terciario ahora es el sector más dinámico, como son el turismo, las zonas francas y el transporte; los servicios han pasado a ser el sector más dinámico de la economía nacional.

LA CASC ES LA CONFEDERACION SINDICAL que está mejor situada a nivel nacional, especialmente por tener afiliada a la CONATRA, la Federación de la Hotelería y Turismo, grandes sectores de las Zonas Francas, importantes sectores de salud, agricultura, etc. Ahora con la afiliación de FENATRADO, como otras importantes nuevas organizaciones, indudablemente que la CASC es la organización sindical más representativa y la mejor ubicada en la dinámica del sindicalismo moderno. Ahora la conducción sindical debe demostrar como se dirige y educa a una organización, con métodos también modernos y dinámicos.

La CASC debe tomar conciencia de que tiene los sectores más dinámicos de la economía nacional, y debe darle un tratamiento privilegiado a las organizaciones de turismo, transporte, zonas francas, agroindustria, salud y educación.

FENATRADO y la CASC han hecho un acuerdo institucional, que va a completar el hecho de la afiliación, esto permitirá unas relaciones más estrechas entre la Federación y la Confederación, pero es necesario profundizar mas el conocimiento de ambas organizaciones, desde las bases, en las provincias, para que este proceso sea duradero.

De hoy en adelante los dirigentes de la CASC y FENATRADO debemos preocuparnos más por nuestra formación sindical, para estar al nivel de lo que representamos, debemos dedicar tiempo para el estudio, la lectura, las comunicaciones electrónica e Internet, para estar al nivel que nos corresponde en este gran avance sindical.

Compañeros y compañeras: La afiliación de FENATRADO a la CASC significa un acto histórico en el sindicalismo dominicano.

Quisiera que los dirigentes de ambas organizaciones comprendan la magnitud de éste acto, y a partir de ahora, tanto FENATRADO como la CASC se dediquen a elevar el nivel de educación de sus afiliados, comenzando por nosotros mismos, para que el engrandecimiento de cantidad y de calidad, de ahora en adelante, sea para el beneficio de sus afiliados y de todo el movimiento sindical nacional.

Miremos siempre adelante.

Luchemos con el afán de mejorar las condiciones de vida y trabajo de todos los dominicanos.

La renovación de nosotros se reflejará en el prestigio del sindicalismo nacional, así participaremos en la construcción de una nueva sociedad mas justa y digna.

VIVA LA CASC

VIVA FENATRADO
VIVAN TODOS LOS TRABAJADORES DOMINICANOS
REPÚBLICA DOMINICANA
(*) Asesor de FENATRADO y de la CASC.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones