Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN NACIONAL DE TRABAJADORES DEL AGUA POTABLE Y ALCANTARILLADO DEL PERÚ (FENTAP)

Memorial de los trabajadores (as) del agua al presidente Alan García

Por Luis Isarra Delgado, Manuel Ramos Palomino y Rolando Condori Quispe (*)

Rebanadas de Realidad - FENTAP, Lima, 26/07/07.-

Doctor:
Alan García Pérez
Presidente de la República del Perú.

Los trabajadores, hombres y mujeres; aglutinados en la Federación Nacional de Trabajadores de Agua Potable y Alcantarillado del Perú - FENTAP y que laboramos en las Empresas Públicas del Agua (EPS); que somos parte de la voluntad transformadora que actualmente se anida en la sociedad peruana, la cual demanda de manera urgente los necesarios cambios que requiere nuestro país, para afrontar con éxito los nuevos retos y desafíos que demanda el Siglo XXI; y como parte, de nuestro derecho democrático de ejercer nuestra ciudadanía; nos dirigimos a Ud., para manifestarle:

  • Nuestra percepción y visión alrededor de la dimensión universal y vital, que tiene el agua, como recurso natural, como bien común, de dominio público y patrimonio de la Nación.
  • Nuestra valoración de las políticas que vuestra administración ha implementado para la preservación y potenciación de este recurso natural y para el desempeño de las empresas publicas del agua; y finalmente,
  • Presentarle nuestras propuestas y las justas demandas laborales que tenemos y que deben ser resueltas satisfactoriamente;

Señor Presidente: El agua, al ser fuente de vida, adquiriere una dimensión universal, y por ello, es un derecho humano y por lo tanto, es un derecho para todos.

Desde esta perspectiva y como parte de los objetivos del tercer milenio, los Estados miembros de la ONU, en el año 2000, han señalado que el agua y el medio ambiente, son factores claves para el desarrollo sostenible, y por ello, se han trazado la meta de reducir a la mitad el porcentaje de las personas que el mundo carecen de acceso al agua potable que agudiza su situación de miseria en la que viven.

En el caso de nuestra patria, que es un país de montaña, el Agua, al lado de ser un recurso natural renovable y de uso multisectorial, sustantivo para garantizar el desarrollo sustentable y descentralizado, es vital para preservar y potenciar los ecosistemas y el medio ambiente que constituyen el soporte de nuestra rica biodiversidad, pero sobre todo es vital para la alimentación y la salud de la población peruana, así como para proveer energía.

Sin embargo, junto a estas bondades que posee el Agua, tiene al mismo tiempo, un conjunto de vulneralidades, las cuales se derivan de políticas publicas hídricas que generan profundos desequilibrios, tanto en los ámbitos que son fuentes proveedoras de agua y sus sistemas de almacenamiento, como en los sistemas que tienen que ver directamente con el abastecimiento del agua para la población urbana.

A ello hay que agregarle, la contaminación de los ríos por la actividad minera, la salinización de las aguas por no existir adecuados sistemas de drenaje, la tala indiscriminada de bosques y el aumento de la morbilidad y mortandad en sectores de la población por el casi o nulo acceso al agua potable. No olvidemos que sólo en Lima Metropolitana, capital de la República, hay en la actualidad más de un millón de habitantes, que aún no cuenta con una conexión directa a su predio y se abastecen a través de pilones públicos o camiones cisterna. Esta misma situación de precariedad se repite y en proporciones más altas en las ciudades del interior del país.

Este cuadro de vulnerabilidad se hace más critica, si tomamos en cuenta, que según el PNUD, el Perú es uno de los países más vulnerable frente a los cambios climáticos derivados del calentamiento global del planeta y es el tercer país más afectado después de Honduras y Bangladesh, debido al incremento de cambios climáticos extremos (Fenómeno El Niño, sequías inundaciones, heladas, friajes, huaycos) que los frágiles ecosistemas de la montaña andina, no pueden soportar y al descongelamiento de los casquetes polares de los nevados andinos que nos lleva a una perdida del 22% de masa glacial que equivale a una década de consumo de agua.

Sr. Presidente, Estamos a un año desde que asumió la conducción del país y prometió el cambio responsable, y por ello a la luz de los hechos se hace necesario realizar un Balance de su gestión gubernamental.

Hacerle conocer nuestras valoraciones y nuestras justas preocupaciones, nos parece no sólo responsable sino indispensable; más aún, si estamos a un año de la ejecutoria de su gobierno, que en muchos de los casos, se han plasmado en políticas publicas incoherentes para preservar y potenciar el agua y a las empresas públicas que tienen que ver con la conducción y manejo de este recurso, que como dijimos líneas arriba son factores estratégicos para el desarrollo y el progreso del país; y que obviamente, requieren de un balance adecuado, pero sobre todo crítico y autocrítico.

Las promesas incumplidas

Usted, en la campaña electoral y en su discurso de asunción del mando el 28 de julio del 2006, prometió que en Lima y Callao, a través de su programa Agua Para Todos, se invertiría en 180 días la suma de 400 millones a través de nueve proyectos, los cuales beneficiarían a medio millón de ciudadanos.

Si embargo, la realidad nos muestra que nada de ello se ha cumplido, porque de los 09 proyectos prometidos, ninguno ha sido ejecutado ni mucho menos entregado, aún cuando ya han pasado 360 días, que es doble del tiempo que Ud. mismo, fijó. Lo delicado de esta situación es el hecho que 04 de estos proyectos recién comenzarían hacer convocados y licitados, con el agravante de que su ejecución duraría cerca de 4 años; de modo que los 172,780 beneficiarios tendrían agua recién en el año 2011.

No hay una inversión seria y significativa para resolver los problemas del agua

El programa Agua para todos hasta la fecha no ha significado un cambio sustantivo y lejos de existir un plan nacional descentralizado de inversión pública sostenida para potenciar las EPS, lo que encontramos es un gasto que se dispersa en pequeñas obras de saneamiento y alcantarillado, que más han servido para el aplauso fácil y para alimentar a las hidromafias.

En ese sentido, el presupuesto asignado al Ministerio de Vivienda para al el año 2007 (996 millones de soles) y de los cuales solo una parte es para el agua y el promocionado Schok de inversiones, se han encuadrado en esta orientación de dispersión del gasto y no han permitido ni al gobierno central ni a los gobiernos regionales realizar proyectos de impacto para resolver los acuciantes problemas que están alrededor del Agua. Desde esta perspectiva estas políticas de inversión han derivado en sendos fracasos.

Se desarrolla una ofensiva para privatizar las empresas públicas

También señalamos que en el curso de su primer año de gobierno hemos encontrado un bien montado plan, que busca crear los mecanismos jurídicos y económicos para seguir con la privatización de las empresas públicas. Este es el caso del DU Nº 014, que conduce la centralización de los proyectos de inversión pública en Proinversion, organismo encargado de llevar adelante la privatización en el país.

Como es también el caso del proyecto de Ley Nº 1217, que supuestamente tiene la finalidad de "Promover la eficiencia de la actividad empresarial del Estado" cuando en realidad, lo que busca es culminar la privatización de las empresas públicas que todavía controla el Estado Peruano. Lo más delicado de éste proyecto es cuando plantea (Art. Nº 10.2), que "en ningún caso las empresas públicas, pueden ser propietarios de bienes de dominio público o de uso público", que de aprobarse éste proyecto significaría, por ejemplo, que SEDAPAL, perdería los derechos de servicio y la infraestructura de abastecimiento de agua; del mismo modo en esta misma situación entrarían los complejos o grandes irrigaciones, así como: ENAPU, CORPAC, PETRO PERÚ.

Parte de este mismo proceso privatizador es el proyecto de Ley N º 604 que ha sido presentado por la congresista Nidia Vílchez a nombre de la célula parlamentaria aprista, cuyo carácter privatista no deja la menor duda, cuando en su artículo Nº 104, propone que: "El Estado promueve la inversión privada para la construcción, operación y mantenimiento de la infraestructura hidráulica, así como en prestación de sus respectivos servicios".

Nuestros derechos laborales siguen postergados

Con relación a los derechos laborales y su promesa de eliminar las services tanto en las empresas privadas como en las públicas, están también lejos de ser cumplidas. En la actualidad, en estas empresas, sobre todo en Lima Metropolitana, una gran mayoría de los trabajadores, siguen en una situación de services, con salarios bajos y no pueden ejercer a plenitud sus derechos laborales.

Ante ello, Sr. Presidente, los trabajadores y el pueblo no sólo estamos luchando para que se cumplan las promesas prometidas, sino que le anunciamos que seguiremos bregando por el verdadero cambio transformador que requiere el país. En otras palabras, frente a las políticas que desarrolla su gobierno y que a todas luces hasta la fecha sólo garantizan el continuismo de las políticas del llamado Consenso de Washington -que impuso el Fujimorismo y que mantuvo el gobierno de Toledo- es que los trabajadores, los pueblos de las regiones del interior del país, los campesinos y los ciudadanos en general, hemos salido en defensa de nuestra demandas y derechos; cuyo punto más alto fue la exitosa Jornada Nacional del 11 y 12 de julio de 2007.

Por ello, creemos que es indispensable cumplir con sus promesas realizadas y dejar de lado aquellas medidas que criminalizan la lucha social; ya que de lo contrario, los trabajadores y el pueblo peruano seguiremos en nuestra ruta por el cambio para alcanzar un país con desarrollo, progreso, bienestar y justicia. Y como parte de esta nueva visión de país, también lograremos que el agua, como fuente de vida y como bien común de dominio público, se ponga al servicio de este proceso liberalizador.

Sr. Presidente

La FENTAP, a reglón seguido, pone en vuestro conocimiento, nuestras alternativas, reiterando algunas que presentamos en nuestra propuesta que le enviamos a Ud. en la primera quincena de julio del 2006.

  • 1. Elevar a rango Constitucional el Derecho Humano al Agua, reconocido por las Naciones Unidas, como derecho a Agua dulce y agua potable suficientes, como parte del desempeño, por parte del Perú, en cumplimiento de los objetivos del Desarrollo del Milenio. El acceso al agua potable y el acceso al saneamiento constituyen derechos humanos fundamentales. El servicio de agua potable y saneamiento deberá hacerse anteponiendo las razones de orden social y público a las de orden económico, que en la actual circunstancia quieren convertir al agua en una mercancía.

Las aguas superficiales así como las subterráneas constituyen un recurso unitario y multisectorial, y son parte sustancial de la montaña andina, sus ecosistemas y la rica biodiversidad que posee nuestro país; y en ese sentido forman parte del dominio público estatal, como dominio público hidráulico. El servicio público de saneamiento y el servicio público de abastecimiento de agua para consumo humano será prestado exclusiva y directamente por personas jurídicas estatales, que pueden asociarse a personas jurídicas que transfieren tecnología del ramo o aporten recursos financieros, conservando El Estado, el pleno dominio público sobre éste servicio y el recurso agua. En ningún caso, El Estado debe subsidiar a la actividad privada, en particular la extranjera en el manejo del agua en su saneamiento y abastecimiento.

Por estas razones esgrimidas, demandamos que el Congreso de la República apruebe una Ley General del Agua, que responda a los paradigmas que enarbolamos, no solo los trabajadores de la FENTAP, si no también los campesinos y productores agrarios, así como los usuarios rurales y urbanos; porque es la única manera de desarrollar con coherencia, los objetivos del Tercer Milenio en nuestro país; ya que al mismo tiempo significa ubicar al agua como un Derecho Humano y de Todos.

  • 2. Optimizar las Empresas Públicas de Agua, asumiendo el modelo de Asocio Público-Público, desarrollando una política pública de gestión moderna, despolitizada y participativa. Para ello es indispensable la existencia de un Plan Nacional de Inversión Pública que permita su modernización técnica y construir la infraestructura necesaria para obtener empresas al servicio y a la altura de los retos que significa mantener este bien común al servicio de las demandas de la población peruana.

En ese sentido exhortamos al Poder Ejecutivo, Presidentes Regionales y Alcaldes Provinciales y Distritales a que pongan en prioridad el desarrollo de las empresas de agua y se dejen sin efecto los cercos a las EPS y los procesos de concesión programada. En la orientación de una gestión moderna no sólo debemos procurar la licencia social, si no la necesidad de constituir Mesas Técnico-Sociales amplios, que concerten procesos sinérgicos, lo cual implica fortalecer los Frentes de Defensa del Agua y de la Vida.

MEDIDAS CONCRETAS QUE LA FENTAP PROPONE AL GOBIERNO Y AL CONGRESO DE LA REPÚBLICA

  • 1. Dejar sin efecto las concesiones y gerenciamientos privatizadores de SEDAM HUANCAYO, EPS GRAU S.A., SEDALIB S.A., EMAPACOPSA, EPSEL S.A. y SEDAPAL, así como revisar integralmente la concesión y el agua otorgada en Tumbes. En esa orientación planteamos la derogatoria del D. U. Nº 014-2007 VIVIENDA, la no aprobación del Proyecto de Ley Nº 1217 / 2006-PE presentado por el ejecutivo y del Proyecto de Ley Nº 604 / 2006-CR. Demandamos la participación de la FENTAP y de otras organizaciones involucradas en el tema, para la formulación de la nueva Ley de Aguas.
  • 2. Que se incremente la inversión pública y se otorguen créditos suplementarios, que permitan desarrollar proyectos y obras hidráulicas de impacto nacional y regional. Para lo cual también demandamos la constitución de una Institución de Planificación de la Inversión Pública con participación de los gobiernos regionales, municipales, de las organizaciones de los trabajadores y de los gremios campesinos y agrarios.
  • 3. La Eliminación de la Tercerización de la fuerza laboral en las Empresa Públicas del Agua, lo que significa la eliminación inmediata de las services, incremento de los salarios y respeto a los derechos laborales. Lima, 25 de Julio del 2007

(*) Secretario General, Secretario General Adjunto y Secretario de Organización de la FENTAP.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Georgina Carlos Panana, Prensa de la FENTAP. / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones