Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN DE TRABAJADORES DE LA ENERGÍA DE LA REPUBLICA ARGENTINA (FeTERA)

El aumento del gas, en plena campaña electoral, perjudica a los más pobres y habla de la debilidad del Estado frente a las multinacionales de la energía

Por José Rigane y Gabriel Martínez (*)
Información relacionada:
Argentina: El aumento testigo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 12/04/07.- La Federación de Trabajadores de la Energía de la Republica Argentina, FeTERA, frente al anunciado aumento de las tarifas de gas para los consumidores residenciales de la zona norte y oeste de la provincia de Buenos Aires, declara que esta decisión favorece sin lugar a dudas los intereses económicos de los dueños de la energía en la Argentina, en detrimento de los intereses y necesidades del pueblo; que paga, antes del aumento, tarifas de gas elevadas e injustas, pensadas para satisfacer los márgenes de ganancias de las empresas multinacionales y no para garantizar el derecho a la energía que asegure mínimos niveles de vida dignos, para la sociedad del siglo XXI.

El aumento acordado sin audiencia publica, léase a espaldas del pueblo, afectará a más de cinco millones de usuarios, poseedores de un millón trescientos mil medidores, que sufrirán incrementos finales en sus facturas de entre 14% y 30%. Estos incrementos contemplan un carácter retroactivo a noviembre de 2005 y recién en 2012 terminarán de pagar la deuda que hasta hace dos días no sabían que habían contraído.

Con respecto al precio del gas, esta Federación declara que el Estado Nacional no ha realizado, desde la venta de YPF y Gas del Estado, una auditoria de costos que siquiera explique el motivo por el cual se aumenta el valor de los hidrocarburos en el país. Esta actitud inaugurada durante el gobierno de Carlos Menem y respetada hasta la fecha, deja los criterios de costos en manos de las multinacionales, que además extraen gas y petróleo a simple declaración jurada, quedando el monto de los impuestos que pagan, también a su criterio.

El área abastecida por Gas Ban, empresa del mismo grupo que Repsol, esta conformada en un 80% por pequeños propietarios empobrecidos, obreros no calificados con salarios inferiores a los $ 900 e indigentes. Este escenario constituye el destino del primer aumento tarifario destinado a residenciales desde 2001; y en plena campaña electoral, solo habla de la fortaleza que tienen las multinacionales para imponer sus criterios y generar autorizaciones tarifarias perjudiciales para el pueblo.

La Federación de Trabajadores de la Energía de la Republica Argentina, FeTERA, sostiene que el Modelo Energético vigente, nos llevó a una crisis porque ha fracasado en toda su línea y además queda demostrado de que mientras exista un Estado bobo, socio de las multinacionales, todo lo que hace es habilitar las mejores condiciones para que obtenga los resultados económicos que estas empresas pretenden.

(*) Secretario General y Secretario de Organización de la FeTERA-CTA / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones