Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES (FRENADESO) - PANAMÁ

El FRENADESO pone en su sitio a los periodistas que ensucian la profesión

Informaciones del FRENADESO y el SUNTRACS editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FRENADESO, Kaos en la Red, 07/04/08.- Se bajó del wolksvaguen. Guido Rodríguez, Director de El Panamá América, a raíz del último número de Rompiendo el Cerco Informativo, dice que en el 2000 pidió licencia a la Comisión Política del Partido Demócrata Cristiano (PDC), hoy Partido Popular, y que luego no volvió. En todo caso confirma su afinidad ideológica y política con sus ex correligionarios lo que obviamente explica la vehemente defensa que desde ese medio hace a los ahora aliados del PRD.

Guido agrega que no publicó la carta réplica enviada por Genaro López el pasado 25 de febrero, porque aguardaba que éste lo llamara para indicarle cómo confeccionarla ya que contenía muchos “insultos y acusaciones que de seguro no pueden ser sustentadas con pruebas”.

Con esto, en otras palabras, el Director de El Panamá América nos dice que Genaro López inventó el email que él, Guido, le enviara al Dr. Miguel Antonio Bernal y la larga lista de editoriales, glosas, y artículos que publicó en su diario para tirarle la toalla a sus ex copartidarios y aliados del PRD, en momentos en que estos eran duramente cuestionados por la opinión pública.

Para que se sepa quien miente, calumnia y acusa sin sustento los invitamos a ver el email de Guido Rodríguez al Dr. Miguel Antonio Bernal que aparece en http://www.estudio1panama.com/?p=2800 o como parte de los comentarios en http://www.kaosenlared.net/noticia/vez-mas-desnudo-otra-patrana-gobierno-martin-torrijos.

Asimismo, los escritos que dieron pie a la carta de Genaro López pueden revisarlos en Internet en la sección de “ediciones anteriores” de El Panamá América (http://www.pa-digital.com.pa/archivo/archivo.php):

El Pulso de Panamá: 17, 18 y 20 de febrero de 2008. Sección Opinión, Editoriales del 14, 18, 20, 21, 22, 23 y 24 de febrero. Y la columna Confabulario del 14, 15, 18, 19, 20, 21 y 22 de febrero. Se adjunta a esta edición de “Rompiendo el Cerco Informativo” la carta de Genaro López que Guido Rodríguez se rehusó a publicar, negando el derecho a réplica. Sería importante conocer, al respecto, la opinión de los comités de ética de los distintos gremios de periodistas.

Guido Rodríguez le hace daño al periodismo. En vez de admitir con hidalguía sus errores por andar defendiendo a sus antiguos copartidarios, Rubén Arosemena, Willy Cochez y otros, sigue denigrando la profesión y ofendiendo a los periodistas serios y honestos y a la opinión pública, perdiendo toda objetividad e imparcialidad.

Ese es el tipo periodismo que explica como en el Pulso de Panamá se señala que fue un fracaso el piqueteo convocado, entre otros por APEDE, el pasado domingo 30 de marzo sobre la crisis del transporte, y en el mismo periódico, en su sección CONFABULARIO, califica el mismo de exitoso. Ver Panamá América del 31 de marzo de 2008.

Este es el tipo de periodismo que, como otros diarios pro empresariales y amarillos, reconocen un éxito la convocatoria a cien personas, sólo porque la misma la hacen empresarios que pretenden hacer negocios aprovechándose de una noble causa, mientras que, cuando FRENADESO convoca a actividades 50 veces más grandes las minimizan, tildan de fracaso, y arriesgan hasta las vidas de sus fotógrafos obligándolos a hacer peripecias para intentar buscar ángulos desfavorables de las actividades para luego publicarlas y ridiculizar sin éxito lo que el pueblo vio en las calles.

El hijo nada menos que del Dictador dice que no es “hijo de papi y mami”. ¿Entonces, cómo llegó a la Presidencia? El escándalo de República Dominicana es apenas la punta del iceberg de los grandes negociados y del Cerro de Corrupción del Gobierno del PRD.

Si a esto le sumamos el reciente escándalo de Samuel Lewis Navarro y su relación con el narcotraficante Urrego, entonces puede comprenderse porque FRENADESO insiste en que vivimos bajo una mafiocracia.

Pero muchas cosas saldrán a flote cuando se conozca el robo colosal que significa la venta o remate de Panamá, los proyectos mineros, hidroeléctricos, turísticos, de infraestructura pública y la ampliación del Canal. La venta irrisoria y el regalo de grandes porciones de tierra al Club de Yates y Pescas, al Hotel Miramar, etc., que ahora se dan a conocer, constituyen gigantescas estafas a la nación, entre otras tantas.

Ello explica porque el tío del Presidente, el Charro Espino, se encuentra acusado y procesado por la compra fraudulenta, a centavo el metro cuadrado, de valiosos terrenos de la nación. Todo eso acontece en un país donde la Policía arremete brutalmente desalojando a familias enteras, sin techo ni tierra, que se ven obligadas a invadir terrenos ociosos en busca de solución a una necesidad vital.

De la Patria Nueva quedaron, como advertimos en su momento, en la Papa Nueva. Y así el Partido de las Fichas quiere seguir gobernando por los siglos de los siglos. ¡Sálvese quién pueda!

CARTA REPLICA DE GENARO LOPEZ AL DIRECTOR DE EL PANAMA AMERICA

Panamá, 25 de febrero de 2008.
Lic. Guido Rodríguez
Director de El Panamá América
Ciudad de Panamá

Sr. Rodríguez:

Apelando a nuestro derecho a réplica, remitimos a usted estas líneas, como respuesta a la serie de editoriales, artículos y glosas que usted se ha empeñado en reproducir desde el diario que dirige contra nuestra organización y nuestros dirigentes a raíz de los últimos sucesos acaecidos con el vil y cobarde asesinato de nuestro compañero de lucha, Al Iromi Smith, a manos de un agente de la Policía Nacional. Ha circulado, incluso, un correo electrónico suyo dirigido al Dr. Miguel Antonio Bernal, que deja muy en claro su postura personal la cual insiste en reflejar en la línea editorial del periódico.

Llama la atención tal postura de quien hasta hace poco fungió en la Defensoría del Pueblo. Callar frente a la brutalidad policial, los cobardes asesinatos, la salvaje represión y despotricar contra los sectores que reclaman respeto a las libertades democráticas y los derechos humanos, lo convierten a Usted en cómplice de estas atrocidades.

No nos debe sorprender, cuando ahora su antiguo jefe y copartidario del PDC o PP, Juan Antonio Tejada Espino, familiar del Presidente, cobra jugoso salario como juez ad hoc del Estado panameño frente al proceso que se ventila en la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la desaparición del compatriota, Heliodoro Portugal, acaecido durante el oscuro período del régimen militar.

Es más, se ha hecho usted eco de las infundadas declaraciones del segundo vicepresidente, Rubén Arosemena, acerca de que tras nuestras acciones existe un complot urdido por el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. Fue uno de los invitados a esa reunión en la Presidencia donde se tramó una sucia campaña contra nuestra organización y dicho Gobierno. A pesar de que cuatro días después el Vicepresidente, Samuel Lewis Navarro, negara dichos planes, usted no sólo se ha negado a disculparse ante la opinión pública sino que ha continuado con tan aviesos y bajos propósitos.

Sólo esperamos que el actual Defensor del Pueblo, Ricardo Vargas, también subalterno de Juan Antonio Tejada Espino, y compañero suyo en la Defensoría del Pueblo, no escoja igual camino ahora ni después de ocupar este cargo.

El SUNTRACS y FRENADESO vienen luchando por años contra las arbitrariedades de los gobernantes y de los empresarios abusadores. Han estado luchando por la seguridad en la construcción donde han muerto casi 60 trabajadores en los últimos dos años, sin contar los inválidos y heridos graves, resultado de la irresponsabilidad del gobierno y de las empresas.

Se han hecho tres marchas hacia la Presidencia, para buscar respuesta a un pliego de peticiones, incluyendo aumento general de salarios, congelamiento de precios de los alimentos de la canasta básica, el castigo a los culpables de los asesinatos de los dirigentes del SUNTRACS, entre otras, y la respuesta del gobierno ha sido la indiferencia. Estuvimos casi un año discutiendo el reglamento de seguridad, con el gobierno y la empresa privada, pero en aspectos fundamentales para los trabajadores, la CAPAC se negó a hacer acuerdos.

Hay que decir las cosas con claridad: el gobierno no aprobó el reglamento de seguridad en la construcción, porque la CAPAC les dijo que no lo hicieran por ser muy costoso y ellos no quieren invertir en la seguridad de los trabajadores. Además, existen importantes miembros del gobierno que tienen fuertes intereses en la industria de la construcción y que prefieren impulsar el sicariato, el asesinato y el terrorismo de estado contra el SUNTRACS,

Cuando los gobiernos y los sectores de poder económico son indiferentes a las reclamaciones de los sectores populares, les conviene que existan camarillas sindicales dóciles, aisladas de sus bases, que negocien a espaldas de los intereses de los trabajadores que dicen representar.

CONATO ha jugado este papel desde que fue creado con la dictadura militar del General Torrijos, pese a los esfuerzos de sectores honestos e independientes por cambiar esta situación. Contar con este tipo de organizaciones y gremios también es necesario para ejecutar el Proyecto Neoliberal.

El SUNTRACS, por el contrario, se ha convertido en una piedra en el zapato contra estas medidas antipopulares. Por ello la política del gobierno de Martín Torrijos hacia el SUNTRACS -que incluye el asesinato, encarcelamiento y persecución de sus dirigentes- tiene el propósito de debilitar y tomarse el sindicato, para que sectores sumisos adeptos a sus políticas lo controlen y traicionen los intereses de los sectores populares.

El SUNTRACS es el sindicato más organizado de todo el país, con cuadros dirigentes de primera línea en todas las provincias, que liderizan el sindicato y continúan formando sus dirigentes. Luigi Arguelles, Osvaldo Lorenzo y Al Iromi Smith, eran dirigentes de este calibre, vilmente asesinados por sicarios contratados por empresarios y sindicatos amarillos y por la Policía Nacional. La muerte de tres dirigentes, dos en agosto y otro el 12 de febrero, demuestra que es un plan de los grupos de poder económico y político para acabar con la conducta inclaudicable del SUNTRACS de luchar por los intereses de los sectores populares.

Después de la invasión el 20 de diciembre de 1989, los Estados Unidos profundizaron el control y asesoría de los organismos policíacos y de seguridad del estado. Las directrices y los entrenamientos de estos cuerpos represivos para confrontar al movimiento popular son hechura de los Estados Unidos. La política de difundir el terror desde el Estado hacia los sectores populares con capacidad de oponerse al proyecto neoliberal, es parte esencial de las enseñanzas de los asesores norteamericanos. Inventan “agendas ocultas”, “planes desestabilizadores”, supuestos vínculos con el exterior (como es el caso ahora con el gobierno de Hugo Chàvez), que tratan también de utilizar para sus intereses en la región, y todo tipo de patrañas, para justificar su terrorismo de Estado. El uso de los tribunales de justicia para promover el terror forma parte del terrorismo de Estado. EL SUNTRACS y FRENADESO han sido víctimas de este terrorismo, cuando luchó contra la Ley de la Muerte y el Robo de la CSS y contra el proyecto de ampliación del canal. Dirigentes fueron encarcelados, golpeados y vejados por los cuerpos represivos, violándole todos sus derechos, y sentenciados sin apego a las leyes.

El Ministro norieguista Daniel Delgado Diamante, promoviendo el terrorismo de Estado, llama a que se presenten demandas contra el SUNTRACS, y hasta pretende que los trabajadores paguen las balas que asesinaron a Al Iromi Smith e hirieron a varios obreros.

Concientes de la responsabilidad que le cabe al Gobierno y a la PN por los hechos acaecidos en días recientes, pretende cambiar los mismos con apoyo de comentaristas y periodistas como Usted con vínculos con el Club Unión y lo que hemos denominado la mafiocracia reinante en Panamá,; pero allí están las imágenes que se transmitieron en directo y llevaron a algunos periodistas a mostrar su indignación al ver como la policía golpeaba a trabajadores y a personas inocentes, como los vidrios de autos y casetas de parada de autobuses eran rotos por las bombas lacrimógenas y los disparos de escopeta de la policía, como linces y policía fronterizos reprimían brutalmente a obreros, contratistas, arquitectos e ingenieros en las obras o a transeúntes en la calle y como la policía atacaba a los trabajadores que estaban arrodillados rezando en la calle.

En cambio, ahora sólo muestran imágenes de las acciones de indignación -a veces desbordada- y de legítima defensa de los obreros ante la brutalidad policial. El terror policiaco se combina con el terror judicial.

Con su nueva legislación la DIJ de la Policía Nacional se convierte en juez y parte, así como sus cuarteles se convierten en tribunales donde se condena a los trabajadores en juicios sumarios, sin pruebas o derecho a la defensa, violando de esta manera las más elementales normas de procedimiento judicial. Pero el terrorismo de Estado no nos hará retroceder en nuestras demandas por la reglamentación de seguridad y salud en la construcción; no dejaremos de luchar contra el alto costo de la vida y no dejaremos que queden en la impunidad los asesinatos de Osvaldo Lorenzo, Luiyi Argüelles y Al Iromi Smith ni la brutal y sistemática represión policial.

Reiteramos: nuestras armas son las ideas, la verdad, la organización, nuestro férreo e inclaudicable compromiso con los intereses de los más necesitados, nuestra independencia político-ideológica frente a todas las propuestas demagógicas de los grupos de poder económico que dirigen los partidos políticos. Esta verdad no la acallarán con sus métodos militaristas y terroristas. Continuaremos defendiendo los derechos de los trabajadores de la construcción y del pueblo panameño, y ni la calumnia, ni la mentira ni la desinformación nos apartarán de nuestro camino.

Me despido en espera que a esta nota se le dé en su medio la misma prominencia dada a los artículos y comentarios que motivan esta misiva.

Por la Verdad, los Derechos Humanos y la Justicia Social,

Genaro López, Secretario General del SUNTRACS

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza del equipo de prensa del FRENADESO y el SUNTRACS. Web