Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Caminamos hacia la disgregación nacional

El gobierno sigue sin escuchar al pueblo. Tanto Néstor como Cristina siguen aplicando la política de girar sobre el límite ante cada acontecimiento.
Por José Marcelino García Rozado

Artículos de José Marcelino García Rozado editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 03/07/08.- El autismo y la soberbia, acompañados por el patoterismo y el apriete parecieran ser las únicas alternativas al alcance de la pareja presidencial; la dispersión peronista comienza a alzarse más allá de las inquietudes kirchneristas. No está dicha aún la última palabra, pero conociendo las actitudes del gobierno, es muy posible que volvamos a vivir una nueva "parodia" de aquella otra tan trillada de la Ley Banelco delarruista, pareciera que ahora los cooptados serían los diputados ex ARI comandados por Macalusse.

El plan bocetado en Olivos como contrapartida de las noticias que daban que se asomaban a un muy peligroso fracaso de no flexibilizar el plan de retenciones móviles, tal lo solicitado y exigido por la "Mesa de Enlace" del ruralismo, hizo que la pareja presidencial se "atrincherara" en la necesidad de preservar el carácter móvil de las retenciones, llevando a los negociadores -Rossi, Cantero y West- a desandar el inicial camino y pasar a defender a capa y espada aquél carácter.

Para aparecer ante la opinión pública como "componedores" ofrecen compensaciones con reintegros y subir el monto del kilaje de granos en un 50% o hasta en un 100% pasando a tributar aquellos que superen, de máxima, 1000 toneladas; llevando a algunos analistas de opinión a pensar que el Gobierno le ha "sacado un cuerpo de ventaja a la oposición", desconociendo que hoy la oposición ya no es la Concertación Cívica, el PRO y las bancadas no peronistas, sino que la verdadera oposición comienza a surgir desde dentro del seno del propio peronismo.

El desconocimiento, tanto del gobierno como de ciertos analistas, de la realidad agropecuaria los lleva a evaluar equivocadamente las realidades a ser tenidas en cuenta para superar el actual conflicto. Conflicto que no pasa sólo por desenganchar a los pequeños productores agrarios del "impuestazo" de las retenciones móviles, sino que en ésta última instancia ha comenzado a operar sobre las economías regionales -yerbatales, ajo, azúcar, tabaco, entre otras-, la lechería, el problema cárnico -vacuno, porcino, aviar- y muy especialmente a los productores "medianos", aquellos que producen menos de 3.000 toneladas de granos, o aquellos que tienen diversificada su producción mezclando granos y ganadería y por lo tanto no incorporados a los pequeños o medianos por no tener como "actividad principal la sojera".

Así vemos como CRA ha comenzado a presionar fuertemente para que aquellas falsas "concesiones" gubernamentales no incida en la postura firme de la "Mesa de Enlace". Néstor y Cristina siguen caminando sobre una cornisa, cada vez más estrecha, que los lleva a equivocar el planteo; las enfurecidas invocaciones del ex presidente para que los diputados voten casi a libro cerrado la propuesta oficialista, han chocado con la "pertenencia" de algunos compañeros diputados que comenzaron a darse cuenta que ahorcarse solos en bien de la pareja, era un costo excesivo ha pagar. El "aparente" golpe de timón impuesto por Néstor y Cristina el pasado fin de semana, luego de ser informados del "verdadero estado deliberativo del bloque" que ya trascendía a los legisladores de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa por los jefes de aquél -Pampuro, Rossi y Pichetto- tuvo su influencia en ese viraje.

Esta "primera advertencia" de que no habría espacio para el voto a libro cerrado tal la orden emanada del vértice del poder, que envolvió en pesadumbre los cien días del conflicto a aquellos "responsables" corriéndoles la mayor parte de los peronismos provinciales de aquellas provincias -con la salvedad de Buenos Aires totalmente dividida entre Conurbano e Interior- y algunos atisbos de rebeldía en otros legisladores peronistas de otras provincias -Salta, Chaco, Corrientes, Santiago del Estero y hasta Chubut- terminaron por hacer víctimas a los kirchneristas Rossi y Capitanich. El primero porque quedó realmente aislado de los dos caciques provinciales, Reutemann y Obeid, y el segundo porque si ya era muy débil su posición política provincial -ganó a caballo de un frente de once partidos provinciales, muchos de los cuales lo están abandonando- hoy se halla casi sólo y jaqueado por el rosismo chaqueño.

El peronismo "díscolo", por ahora -algunos comienzan a verlo como "opositor"-, se nutre además del "Lole" y de Obeid, del "Gallego" De la Sota, los hermanos Saá, Schiaretti, Romero, Busti, Duhalde, Marín y muchos intendentes, legisladores nacionales y provinciales y segundas líneas que tomaron conciencia de que el actual problema agrario no es económico como lo pretende mostrar el gobierno sino absolutamente político, y como tal el hegemonismo kirchnerista está deshilachado totalmente; por lo cual comienza a tomar forma una oposición interna como le sucediera antes al menemismo y que lo terminó desplazando totalmente de la política nacional.

El escrache a Scioli en Olavaria -que terminó involucrando al Patón Pérez, intendente PJ de Balcarce-, que a diferencia del sufrido por Rossi en Rosario fue absolutamente espontáneo le debe dar al Gobierno la certeza de que "la granja está más que revuelta", y que no sólo deberá atender a los ruralistas, la clase media urbana y los díscolos internos que van apareciendo sino que ahora además "su conducción resultó muy seriamente esmerilada". Las muy profundas cicatrices, producto de lo áspero y dilatado del conflicto, requerirá de esfuerzos que creo no sabrá afrontar. Si además, como ya se está insinuando lleva adelante el plan de la "billetera" para comprar los votos restados por el peronismo "díscolo" y pasa a aprobar esta ley engañosa, imponiendo contra viento y marea su criterio de "ganar" y "poner de rodillas" al campo, estará dinamitando el último puente que queda entre el gobierno, el pueblo y la institucionalización de la Patria.

Mentir sobre "la redistribución del ingreso y el combate a la pobreza" asociándolos al conflicto con el campo, ya no engaña más a nadie; el debate en el Congreso Nacional desnudó muchas de éstas falacias al discutirse la pertinencia de las retenciones móviles en una economía en franco crecimiento y que ya abandonó la crisis hace más de dos años atrás. Si fuera cierto que ahora se imponen éstas para con el extra producido comenzar a atender las carencias en hospitales, escuelas, viviendas y caminos nos llevaría a pensar que "no tienen potencial para impactar sobre los niveles de pobreza y profundiza el estilo discrecional en el manejo de los fondos públicos que han caracterizado al anterior gobierno" -el de Néstor, no nos olvidemos- ya que estamos hablando de apenas U$S 2 mil millones y que en éstos últimos 24 meses el excedente presupuestario, por la costumbre de sub presupuestar los mismos y que vienen aplicándose desde 2003, alcanzan una cifra cercana a los U$S 12 mil millones que nadie o my pocos saben a que se destinaron.

Pero como bien dice Aldo Isuani "en la Argentina la pobreza se define según el ingreso monetario que poseen personas y hogares -y aclara que-, ninguna de las medidas propuestas servirá para disminuir los niveles actuales de pobreza, simplemente porque no apuntan a distribuir ingresos sino a brindar servicios o bienes". Reconociendo que existen otras concepciones, muy amplias, sobre la pobreza que la que aquí se utiliza lo que si es muy notorio es que lo propuesto por Cristina y Néstor -como caballito de batalla- si bien puede ser altamente beneficioso para los sectores postergados "ello no es automático y depende de cómo sean llevados a cabo". Y aquí está "la madre del borrego" si fuera que la "voluntad del gobierno" es atender las carencias -que nadie explica porqué no se viene haciendo desde hace ya mucho tiempo- no se entienden los "últimos cambios en la política provisional … ejemplo de mala implementación de una buena idea …y hubiera sido suficiente indicar que toda persona mayor de cierta edad que no tuviera beneficio provisional y lo solicitara recibiría una jubilación. Sin embargo la forma como se instrumentó fue tan engorrosa (Clave fiscal de AFIP, solicitud por Internet, etc.) que aquellos mayores que no pudieron pagar un gestor (los más pobres, los más necesitados) no accedieron a ningún beneficio".

Esto es un claro ejemplo de las políticas kirchneristas, y lo más grave es que por lo general ese tipo de medidas terminan beneficiando -como los subsidios energéticos, los agroalimenticios y tantos otros- a una gran cantidad de personas que ya tenían una pensión obteniendo doble cobertura o a otros que por su condición económica no lo necesitaban. Doble cobertura o precios subsidiados para las clases más acomodadas y falta de acceso para los más necesitados "parece ser el resultado de una política que generó un gran número de beneficiarios… que consumirán cuantiosos recursos públicos y que hubieran sido suficientes para que no hubiera hogar con personas…" desatendidas o mal atendidas.

La falta de debates adecuados e ignorando el Parlamento y las opiniones imprescindibles de otros sectores sociales, la soledad en la que se toman las decisiones aislándose al diseñar políticas trae aparejado pobres o nulos resultados en el verdadero combate a la pobreza. La inexistencia de criterios con algún grado de objetividad para determinar el dónde, el cómo y el cuándo se realizarán las obras previstas o diseñadas y propuestas en la política gubernamental indica muy a las claras que será "la estricta voluntad del Gobierno nacional" el único componente realmente importante.

No existe ningún indicio serio que permita dar seguridad de que el dinero federal recaudado no será utilizado -como viene sucediendo hasta ahora- para cooptar apoyos o premiar fidelidades y obsecuencias. En esta materia la pareja presidencial parece no puede renunciar a la manera discrecional que lo ha caracterizado en éstos cinco años; la Presidente debería prestar atención a otras voces en cómo enfrentar seriamente la pobreza y generar un "verdadero debate" al respecto, cumpliendo de paso su promesa de institucionalizar la república, realizada durante la campaña electoral. Universalizar las asignaciones familiares y las pensiones, programas donde desocupados puedan acceder a un ingreso básico a cambio de una labor productiva o socialmente relevante, entre otras alternativas a llevar a cabo con "solo" los recursos que hoy el Gobierno nacional maneja discrecionalmente y mal en el área social, a cargo de su cuñada; demostrando que existen otras opciones de política que tendrían un impacto mucho mayor en la reducción de la pobreza que las mendaces falacias que acaba de anunciar.

Para terminar, la sociedad Argentina toda debería escuchar con la mente muy abierta las propuestas que las entidades rurales tienen sobre cuáles son las prioridades y cómo podrían emplearse los tributos que ya pagan; y de paso aprender a escuchar los postulados de la Doctrina Nacional peronista muy distante de lo que expresan Néstor y Cristina, y a años luz de lo que hacen y dicen otros personajes del "entorno" -Kunkel, Bonafini, Carlotto, DÈlía, Persico, Tumini y los jóvenes "a sueldo" K-, no sólo porque entenderían muchos de los engaños hoy echados a correr para justificar las confiscaciones impositivas (no nos olvidemos del impuesto a los sueldos y la tablita Machinea) y nos despertaríamos del letargo al que nos quieren conducir, sino porque además tenemos derecho a todo lo que ella nos promete.

El campo, como todos los sectores productivos, tienen derecho a ello, sino quizás constituya un deber popular, tanto como que el peronismo empiece a darse "el debate tan postergado" que termine por esclarecer a la Patria toda.