Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Al final ¡era la caja nomás!

El Gobierno necesita recuperar ingresos, ya, eh aquí el motivo del impuestazo con las retenciones móviles.
Por José Marcelino García Rozado

Artículos de José Marcelino García Rozado editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 17/07/08.- Y se fue de boca Néstor, y entonces nos despertamos del letargo impuesto por la desinformación periodística, y venimos a caer en que el motivo fundamental para el asalto a los bolsillos chacareros no era otro que el de recaudar porque como bien dijera el ex Presidente "sino como vamos a pagar la deuda externa y el Club de París". Nadie tiene números firmes, ni el Estado se digna difundirlos, pero los analistas medio serios comienzan a desconfiar de las informaciones que con cuenta gotas terminan publicando los organismos públicos - Ministerio de Economía y Banco Central - y entonces comienza a descubrirse el verdadero meollo de la necesidad oficial de recaudar aún más, y poder entonces balancear el tema "caja".

Comienza a ser un tema corriente que el Estado -o sea el Gobierno de Cristina y Néstor- enfrenta atrasos en sus pagos, apremiado por las urgencias que le imponen otros gastos que tienen prioridad sobre aquellos que pueden postergarse; y así podemos hoy ver como comienzan a ralentizarse pagos a proveedores, contratistas y tantos otros mostrando que el país "de las maravillas que nos venden es menos brillante" . Una fotografía de los presentes apurones financieros muestra que : 1º En lo que va del año El BCRA auxilió al Tesoro Nacional con U$S 800 millones, o sea un 40% más que lo previsto por el Presupuesto Aprobado y más del doble de todo lo que debió ayudarlo en 2007, pudiendo escalar la cuenta para todo el año a los U$S 1,5 mil millones; 2º El Ministerio de Planificación anda buscando de apuro financiamiento privado para hacer frente a la "factura energética", y Enarsa acaba de pagar con dos meses de atraso la cuenta del gas de Bolivia, más allá del contrato secreto entre De Vido y Chávez que hace que Venezuela anticipe y banque el 80% de los combustibles necesarios para paliar la crisis argentina en las centrales térmicas, a tasas de interés de mercado y con precios desconocidos; 3º Cammesa - la empresa administradora del mercado eléctrico - acusa atrasos en los pagos al sector privado de casi doce meses, y con un déficit de U$S 3 mil millones, enfrentando además "apremios financieros" y recortes en los fondos que les "presta" el Tesoro Nacional; 4º Las Obras Públicas provinciales financiadas por la Nación luego de descontar la inflación real -no la de Moreno- han visto reducidas las partidas obligando a los Ministros Provinciales a endeudarse con costosos créditos bancarios para no paralizar las obras que generarían desocupación; 5º La ONCCA -organismo que maneja los subsidios al sector agroindustrial- adeuda obligaciones desde enero 2008, mientras el Gobierno acaba de aprobarle U$S 311 millones sacados de otras partidas del Presupuesto, duplicándose los gastos previstos a comienzos de año e indicando que habrá que seguir bombeándole plata durante todo el 2008; 6º Las obras de vivienda del Plan Federal llevan enormes atrasos e incumplimientos, así de las 12º mil prometidas en el 2004, a fines de 2007 sólo se habían terminado menos de 50 mil y de las 300 mil prometidas a agosto de 2005 apenas el 1% se realizaron, escasez de recursos, burocracias ineficientes, déficit de ejecución, o como ya es costumbre K simples golpes de efecto político nunca cumplidos; 7º Hasta las "empresas amigas" están recibiendo los pagos con moras y atrasos de más de cinco meses mínimos cuando no de 12 a 14 meses.

En lo que va del 2008, el gasto público a crecido el 40%, pero el gasto destinado a inversión apenas el 22%, inferior al de otros períodos, se nota un comportamiento errático en las inversiones, con fuertes caídas en algunos meses, justamente por la derivación de la disponibilidad de recursos. Este comportamiento errático muestra que la emergencia eléctrica es quien lleva acumulado los mayores desembolsos, seguido por los subsidios al transporte público de pasajeros y el sector agroindustrial.

El ministerio que puntea largamente en desembolsos es Planificación -De Vido- y los menos gastadores son Jefatura de Gabinete -Alberto Fernandez-, Salud, Ciencia y Tecnología que ninguno ha superado el 33% de su presupuesto contra el 48% del de De Vido; este desorden no responde a ninguna ley de prioridades seria sino que se asocia a urgencias de unos y postergaciones de otros, sin ninguna planificación.

La "inexistente" crisis energética lleva consumidos este año -6 meses- U$S 4 mil millones, entrando aquí las importaciones de gas oil, fuel oil, gas natural, electricidad y gas licuado; mucho de todo y mucho más caro por el incremento de los precios internacionales y la imprevisibilidad propia de un Estado que al no realizar compras programadas termina abonando cifras mucho más altas que si se las previese con el tiempo adecuado.

El Gobierno acaba de modificar en U$S 830 millones el Presupuesto 2008, y se hizo fundamentalmente para "financiar" mayores subsidios a las áreas de Energía y de Transporte, por Decisión Administrativa Nº 310, ver BO 7/Jul/08 la Jefatura de Gabinete reforzó en $ 2.177 millones las partidas del Ministerio de Planificación el resto se lo reparten infraestructura social y política geológica minera y Jefatura de Gabinete se asignó $ 25 millones para "prensa y difusión de actos de Gobierno" incrementándose en un 2% el crédito total vigente por fondos adicionales.

Si se está gastando menos de lo previsto por los analistas privados consultados es por la "ralentización de la economía" y la crisis del campo que paralizó el transporte de cargas, el desarrollo industrial del interior y el muy benigno clima de este invierno; ese enfriamiento producto de los errores garrafales del Gobierno en el tratamiento de esa crisis logró lo que ellos criticaban en las propuestas antiinflacionarios de los economistas generando el parate de la locomotora del consumo.

Es muy cierto que es difícil creer en un "derrape serio" de superávit fiscal, pero estamos muy cerca de una salida del camino en el superávit comercial o de balanza de pagos; lo que ya está muy verde es creer que podemos alcanzar el 4% del PBI de superávit fiscal prometido por la Sra. Presidente. Es también cada vez más real que estamos muy lejos de volver a conseguir financiamiento conveniente -a tasas internacionales normales- como aspirábamos hace apenas dos años, y entonces este Estado K echa mano a todos y cualquier recurso disponible para afrontar los pagos internos y externos, ya sea de deudas internas como de la deuda externa que se incrementa mes a mes.

Así se manotean las recaudaciones de impuestos, la de la ANSeS y ahora también los fondos de las AFJP y las utilidades del BCRA -reservas- y del BNA. El Gobierno K precisa con suma urgencia recuperar los ingresos no percibidos por la crisis del campo y el enfriamiento de la actividad económica, por lo que el descuidado límite impuesto a la ley rechazada por el Senado del 31 de Octubre se colocó para intentar apurar las ventas de los productores agropecuarios, y no por otro motivo. ¿Que pasará ahora que esa ley se abortó en la madrugada de hoy?