Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Luis Barrionuevo acaba de marcar el inicio de un proyecto político

En la noche del martes 16 de setiembre de 2008, el compañero Secretario General de la CGT Azul y Blanca, marca el comienzo de una nueva etapa del peronismo ortodoxo, al lanzar la candidatura presidencial del Dr. Eduardo Alberto Duhalde para el 2011.
Por José Marcelino García Rozado

Artículos de José Marcelino García Rozado editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 19/09/08.- Estalló una verdadera bomba en el peronismo nacional cuando a través del programa periodístico de TN lanzó definitivamente la candidatura del ex Presidente Eduardo A. Duhalde con vistas al 2011. Con la particular frontalidad que caracteriza al compañero secretario general de la disidente CGT Azul y Blanca y cuando nadie lo esperaba, ya que se está mirando la próxima interna provincial del 30 de noviembre donde el kirchnerismo intenta lograr posicionar al sector oficialista más obsecuente y afín, este realizó el lanzamiento público que muchísimos compañeros del peronismo -que no se dobla, ni se quiebra- estaban esperando y deseando.

Conmemorando los trágicos sucesos de hace 53 años, cuando la antipatria vernácula, asociada a la izquierda más claudicante se aliaran para derrocar el gobierno constitucional del General Perón; el compañero Luis Barrionuevo no pudo elegir fecha más significativa para la memoria y el recuerdo de los años de bonanza y felicidad popular para realizar lo que pasará a ser la noticia excluyente dentro y fuera del peronismo, que es lo mi8smo que decir dentro o fuera de la Patria.

Mientras la presidente Cristina, burdamente intentaba burlarse de la crisis económico-financiera mundial, aquel filoso filósofo popular -el de los dichos reales y claros- lanzaba lo que terminará por ser la estocada más profunda y certera contra los arribistas en el Partido Justicialista y en la Presidencia de la Nación Argentina.

Cuando los tibios intentaban ganar tiempo para ver si era conveniente terminar por enfrentar a estos personajes, que escudados detrás de un seudo progresismo -que no es otra cosa que la blairización de la socialdemocracia nativa- infiltrado, como en los 90 lo hicieran los Cavallo, los Alsogaray y tanto otros nefastos personajes hoy vilipendiados por la pareja presidencial, mientras mantiene a muchos de ellos como sus "asesores" de cabecera; la CGT disiente - de los designios oficiales - Luis Barrionuevo acaba de plantar el estandarte del verdadero peronismo en la playa del kirchnerismo antinacional y antiperonista y señalar el objetivo a conseguir. El reclamo subyacente se ha hecho palabra.

Es realmente importante que sea el secretario general de la CGT disidente, quien encabece el "clamor popular" embanderados tras las "Políticas de Estado" a ser reaplicadas una vez obtenido el poder nacional. Aquellas políticas no son otras que: una verdadera política productivista agropecuaria que tienda en un quinquenio a duplicar la producción agroganadera nacional; una política productivista industrial tanto civil como militar que tienda a realizar seriamente una complementación con el poder industrial brasileño sumándonos así al desarrollo de la Unasur; una política energética tradicional y alternativa seria y continua que no sólo nos abastezca de la energía y los combustibles necesarios para el desarrollo y el progreso nacional, sino que tienda a permitirle a la nación saldos exportables que aumenten las exportaciones; una política minera que exija que los minerales extraídos sean procesados en el país, generando trabajo y desarrollo; una política de transporte vial, fluvial, ferroviaria y aérea seria y eficiente basada en los requerimientos productivos de la nación y en el enlace de los pueblos y las ciudades, asentada específicamente en los ferrocarriles y modernizados para tales fines; ítems desde donde se relanzará y asentara el modelo productivista de crecimiento, desarrollo y progreso sostenido y aplicado por Duhalde para superar la crisis de 2002 y abandonada increíblemente por la administración K en diciembre de 2006.

Aquellos que sostenemos la doctrina y el pensamiento de Juan Perón, que vivimos como peronistas y que actuamos en nuestra vida y en la política asumiendo que se debe estar "al servicio" del pueblo y de la Patria -y no sirviéndonos de ellos- festejamos alborozados el anuncio del Secretario General Barrionuevo; y nos obligamos a trabajar impulsando esta postura, que no es otra que la de recobrar para el peronismo y por ende la Nación el "protagonismo cedido" a manos de amanuenses y traidores doctrinarios.

Acaba de iniciarse un proyecto político de corte nacional, popular, humanista y cristiano no reaccionario, y mucho menos excluyente; que sabrá contener a todo aquél que se encuadre dentro del sentir nacional y que esté dispuesto a ocupar el puesto de lucha que nuestro Líder y Conductor nos legara en el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional.

Asumiendo errores cometidos durante aquellos difíciles 17 meses de la gestión de Eduardo Alberto Duhalde, y con el compromiso de su corrección, es que reiniciaremos el camino equivocadamente abandonado por la actual administración, realizando aquellas modificaciones que la práctica nos ha marcado, y reorientando las políticas nacionales para hacer realidad aquello que Perón y Evita nos enseñaran que no es otra cosa que la "felicidad" del pueblo y la "grandeza" de la Nación, todo ello tras la utopía de una América Ibérica unida, fuerte, solidaria y desarrollada, tal como lo propusiera desde 2002 nuestro ex Presidente Dr. Eduardo A. Duhalde.

Habiendo realizado profundamente la necesaria e impostergable autocrítica, el peronismo que supo sacarnos del incendio, la crisis y del comienzo de la disgregación nacional tras los sucesos de diciembre de 2001, vuelve para decirle a la sociedad argentina que la Patria Justa, Libre y Soberana, no sólo es posible sino que será una pronta realidad, porque como suele apostrofar nuestro candidato "Argentina está condenada al éxito", y tras ese específico objetivo es que nos encolumnaremos, militaremos y trabajaremos dejando de lado apetencias personales, a veces dignas y necesarias, y resquemores o envidias ajenas al sentir nacional y popular.

Invitamos a todos los argentinos de bien, y muy especialmente a los verdaderos peronistas, esos que nunca arriaron las banderas, ni renegaron de la doctrina a sumarse a la presente lucha para poder coronar la empresa a la que se nos convoca.

Agradeciendo, la oportunidad y la franqueza de lo planteado por el compañero Secretario General de la CGT Azul y Blanca comencemos a construir este patriótico destino.

(*) Integrantes de la Mesa Político Sindical José Ignacio Rucci.