Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El nuevo escenario político y las prácticas políticas de negociación intra-partidos y entre partidos

Por Julio Godio (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 06/12/03.-

Sumario
1.Las relaciones entre los poderes
2.Sobre la autorreforma del PJ

3. Conclusiones

1.Las relaciones entre los poderes

Información relacionada:
Otros materiales de Julio Godio
El próximo 10 de diciembre se constituyen los nuevos gobiernos nacional y provinciales y las cámaras legislativas nacionales y provinciales de acuerdo al resultado de elecciones celebradas durante la agenda electoral 2003. Como veremos en este artículo, las correlación de fuerzas es ampliamente favorable al Partido Justicialista (PJ), que ha logrado quórum propio (mayoría simple) en ambas cámaras del Congreso Nacional y controla las gobernaciones y cámaras legislativas de 16 provincias sobre 23. En la Capital Federal gobernará una coalición de ex frepasistas -Fuerza Porteña- que necesita, para formar mayoría, mantener una alianza estable con partidos pequeños vinculados al kirchnerismo.
Cámara de Diputados
PJ
132 (*)
UCR
48
Otros
79
Total
257 (quórum 128)
Cámara de Senadores
PJ
41
UCR
16
Otros
15
Total
72 (quórum 38)
(*) Podrían reducirse a 129 si el peronismo de San Luis forma bloque propio

El primer hecho a analizar es el nuevo escenario político que se ha creado dentro del Congreso Nacional, y cómo influirá en la relación entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo. Por lo tanto, debemos concentrarnos en dos fenómenos: a) cuál es la situación real del PJ, y b) qué tipo de alianzas pueden producirse entre el PJ y los diferentes bloques de los partidos de oposición.

Para analizar con rigor el comportamiento del PJ y las eventuales alianzas, es necesario tener en cuenta que el Congreso Nacional renovado sigue siendo una institución con baja aceptación política por partes de la sociedad. Es una institución débil. Además, es una institución que deberá sancionar leyes en un contexto de profunda crisis económico-social, que produce constantes movimientos sociales de protesta y demandas sociales. Por lo tanto, la legitimidad de los actos del Congreso Nacional dependerá del grado de aceptación por una sociedad que descree de "los políticos" y las instituciones de representación.

El PJ -principal sustento del actual gobierno peronista presidido por Néstor Kirchner- es un partido hegemónico en el sistema de partidos, pero corroído por una crisis ideológica de identidad; ha perdido su antigua articulación orgánica con los divididos sindicatos peronistas, y mantiene su organicidad a través de acuerdos entre corrientes internas organizadas como "cuasi partidos". Luego, el Poder Ejecutivo nacional no cuenta en ambas cámaras con un partido propio políticamente homogéneo.

Señalemos de entrada que en la Cámara de Diputados el PJ se subdivide en varias líneas internas, que constituyen verdaderos "sub-bloques" dentro del PJ. Estos "sub-bloques" serán coordinados en la Cámara de Diputados por una Mesa de Coordinación presidida por Eduardo Arnold (kirchnerista), seguramente nuevo vicepresidente de esta cámara. Esa Mesa es paralela a la presidencia formal del bloque de diputados del PJ. Las líneas internas son:

  • - El duhaldismo: 38 diputados "firmes". Figuran entre ellos "Chiche" Duhalde, Alfredo Atanasof, Oscar Rodríguez, Graciela Camaño, Carlos Ruckauf, y el presidente formal del bloque del PJ, José María Dïaz Bancalari. La base territorial de este bloque está delimitada por el control del ex presidente Duhalde en la Provincia de Buenos Aires.
  • - El kirchnerismo: suma 37 diputados. Es el producto de la confluencia de tres sectores: 6 por el actual "Grupo Talcahuano", que ahora podría ampliarse con los 17 nuevos diputados electos en distintas provincias a través de distintas listas oficiales del PJ y agrupamientos políticos "transversales" que gobiernos provincias, y otros 14 diputados, llamados hoy "sin techo", porque han sido electos en provincias donde el PJ fue derrotado por los partidos que aquí denominamos de oposición. Las principales figuras de la línea kirchnerista son el mencionado Arnold, Mónica Kuney y Julio Gutiérrez (Grupo Talcahuano ampliado), y Rafael González y Dante Elizondo por los "sin techo".
  • - El menemismo y otras corrientes afines forman un "agrupamiento", y no una "línea". Este grupamiento suma 57 diputados. Pero es un heterogéneo conglomerado temporal de corrientes e intereses políticos y económicos locales que no constituyen todavía un bloque, y quizás nunca termine de conformarse como tal. Parte de este agrupamiento puede alinearse con el duhaldismo, y parte con el kirchnerismo. Puede suceder que, por dependencia de los diputados con los gobernadores y caudillos provinciales, este agrupamiento se desgrane en algunos sub-bloques dentro del PJ, un dato importante si se produjese una crisis institucional. Aquí conviven menemistas "puros" como Alejandra Oviedo, santafesinos ligados al senador electo Carlos Reutemann, cordobés ligados al gobernador José Manuel de la Sota, santiagueños que dependen del cuestionado Carlos Juárez, y otros. El vicepresidente de la Nación y presidente del Senado, Scioli, podría estar incluido en este heterogéneo conglomerado. La importancia de este heterogéneo agrupamiento es mayor en el Senado, dado que la representación se basa en las provincias y no en distritos electorales.

Como se observará, la división del PJ en grandes líneas en el Congreso es una manifestación de la división general del partido. Se trata de divisiones profundas. Como es conocido, el PJ tiene grandes dificultades para convocar a un "congreso de unidad" (que se ha postergado para marzo-abril de 2004). Duhalde ha llamado a producir una "autorreforma" como punto de partido para reconstruir la unidad partidaria perdida, alertando que es el único camino para superar la "feudalización" del partido.

Si bien el kirchnerismo ha avanzado de 6 diputados propios a principios de 2003 a 37 en noviembre, como producto de la veloz irrupción de Kirchner en el partido y su llegada a la presidencia de la nación, constituye la segunda minoría cohesionada en el PJ, detrás del duhaldismo.

El PJ tiene a su favor que no existe ningún bloque partidario opositor homogéneo en ambas cámaras legislativas. En la Cámara de Diputados, el único bloque más o menos organizado es la UCR (48 diputados y 16 senadores), pero también dividido en varias corrientes. En caso de división del PJ frente a temas políticos cruciales, sectores del partido buscarán formar alianzas con sectores de la oposición radical. La debilidad y división de los partidos puede producir alianzas temporales, en un Congreso Nacional políticamente anarquizado.

Es interesante destacar que tampoco será sencillo que se forme un bloque de centro-derecha transversal. El menemismo, el reutemannismo y el Movimiento Popular Neuquino son los sectores de centro-derecha más afines, pero por la histórica inexistencia de una corriente político-cultural en el país con base de masa, tampoco pueden constituir con la pura alquimia matemática un polo político único en el país. El menemismo sólo concentra al 20% de los afiliados del PJ, y además es resistido actualmente por el 80% de la sociedad argentina.

Así las cosas, y como se verá en el desarrollo de este artículo, si bien la democracia política es defendida por la mayoría de la sociedad, la legitimidad del Congreso Nacional es débil. La legitimidad sigue descansando casi exclusivamente en el todavía alto consenso del Presidente Kirchner y de su gabinete. La democracia argentina no descansa en sus instituciones, sino en el poder concentrado en la figura presidencial.

Sin embargo, el hecho de que la agenda electoral se haya cumplido y de que los principales partidos (PJ y UCR) mantenga su decisión de buscar acuerdos parlamentarios que sustenten al PE, es un dato positivo en un contexto político-social signado por la extrema gravedad de la situación social, que persiste, aunque atenuada por los indicios de la lenta recuperación de la economía y las negociaciones en desarrollo con los acreedores privados de la deuda externa y el frágil paraguas del acuerdo con el FMI. Como dice y repite el Presidente Kirchner para describir la situación de la Argentina: "Todavía estamos 10 metros debajo de la tierra".

2. Sobre la autorreforma del PJ

Sobre la "autorreforma" como remedio a la crisis del PJ puede señalarse que Duhalde ha tomado la iniciativa y está tratando de conformar una comisión mixta de políticos e intelectuales, bajo la coordinación de Alfredo Atanasof. De todos modos, se trata por ahora de una respuesta general que deberá ser desarrollada en función de recuperar -en un nuevo plano-la antigua relación entre el PJ y los movimientos sociales. El PJ se ha vuelto una "cáscara hueca", es una maquinaria electoral sustentada en intendentes, punteros y representaciones políticas en las Cámaras de Diputados y Senadores nacional y provinciales. La estructura básica del partido, las Unidades Básicas, son estructuras "clientelares".

La autorreforma debería abarcar desde actualizar la plataforma partidaria recobrando valores "desarrollistas" y reestructurar los organismos de vida partidaria en todos sus niveles. Sin duda que se trata de una autorreforma que será resistida por los "poderes feudales" de caciques y punteros. Dependen en gran medida de que Duhalde y Kirchner mantengan su actual equilibrio de poder y zonas de influencia. También implica una ruptura formal con el menemismo, que hoy representa a una cultura política conservadora populista. Esta autorreforma podría diluirse en el discurso "gatopardista" (que algo cambie para que nada cambie).

3. Conclusiones

Se han confirmado las hipótesis fundamentales formuladas al principio del seguimiento de la agenda electoral:
A.
  • · El PJ, con la fuerza política que logró el 2 de enero de 2002 al lograr asumir la responsabilidad de gobernar al país en medio de una crisis global y reencauzar la economía y la política, con el éxito de la transición presidida por Eduardo Duhalde y con el acierto de elegir como candidato presidencial a un candidato "neodesarrollista" afín a las expectativas de la sociedad -el triunfante Néstor Kirchner- ha logrado traducir sus aciertos en un holgado triunfo electoral en 16 provincias, más su alianza con Aníbal Ibarra en la Capital Federal.
  • · Continuará el curso neodesarrollista encarnado ahora en el dúo Kirchner-Lavagna. Se fortalecerá la alianza con Brasil y el Mercosur. Se trata de un "neodesarrollismo pragmático", que buscará mantener relaciones de cooperación especiales con EE.UU. La política internacional argentina se ubicará en el vértice entre EE.UU. y la UE, con base en la cooperación con Brasil.
  • · El Presidente Kirchner ha afianzado su control sobre el Estado. Pero afrontará dificultades sociales y económicas fuertes, derivadas de la profundidad inédita de esta crisis que ha experimentado el país. El kirchnerismo es reconocido como el centro del poder del peronismo, en tanto controla el gobierno. Pero el Kirchnerismo es sólo una corriente dentro del PJ.
  • · El PJ es un damero de posiciones. El principal núcleo partidario es el PJ de la Provincia de Buenos Aires, liderado por Eduardo Duhalde. Es un partido que conserva su cohesión a través de los acuerdos entre los gobernadores. Coexisten diversas posiciones ideológicas, que van desde la "ortodoxia nacional-industrialista", con un centro desarrollista pragmático mayoritario, a la derecha neoconservadora liderada por Menem. El PJ es el único partido con capacidad de hegemonía, pero ha perdido 1.5000.000 votos desde las elecciones presidenciales de 1999 hasta la fecha. Luego, si bien el PJ controlará ambas Cámaras del Congreso Nacional, esas mayorías no son sólidas, y no será sencillo mantener la cohesión política que se requerirá para adoptar medidas económicas y políticas duras para la población.
  • · La consigna que predominó en la sociedad en la crisis de los días 19 y 20 de diciembre fue "que se vayan todos". Esa consigna se fue diluyendo en el tiempo. Pero en la sociedad persisten actitudes que oscilan entre el rechazo y la indiferencia frente a la "clase política". Esta ha logrado sobrevivir, pero está cuestionada.
  • · El nuevo Congreso Nacional ha sido elegido, pero están pendientes los temas centrales de la reforma política. Esos temas centrales son dos: la reforma al sistema de representación (que quizás deberá centrarse en la instalación de un sistema electoral "mixto" de partidos) y la necesidad de autoreformas de los partidos para incorporar a núcleos representativos de los movimientos sociales, y para fomentar los acuerdos interpartidarios básicos para acelerar la reconstrucción económica, política y cultural del país. Sin duda, la responsabilidad principal en esta nueva etapa política que se inicia el 10/12/03 recaerá directamente en el PJ.

B.

  • · Entre el PJ y el resto de los partidos se ha creado una situación original y peligrosa. La oposición es débil y está dividida. Sólo la UCR contará con bloques parlamentarios con cierto peso político. La derecha política parlamentaria, salvo los sectores ubicados dentro del PJ, es casi inexistente. El MPN de Neuquén es quizás la única excepción. El centro-izquierda no peronista (ARI, PS y restos del ex Frepaso) es débil, y una parte es "traccionada" por el kirchnerismo. De modo que los acuerdos parlamentarios serán posibles, pero no lo serán entre fuerzas "consistentes", salvo el PJ.
  • · Pero además, existe un nuevo fenómeno, ubicado justamente entre el PJ y el resto de las fuerzas políticas: la abstención electoral, que como hemos destacado es hoy la "segunda fuerza electoral": el 30% del electorado. Esta fuerza es heterogénea; hoy se manifiesta como alejamiento del sistema político y lo debilita, pero mañana podría reagruparse en alguna solución conservadora populista autoritaria.
  • · La Argentina está mucho mejor que hace dos años. Las esperanzas en el gobierno de Kirchner son muy fuetes. Pero la miseria y el desempleo, la inseguridad frente al creciente crimen organizado, la desconfianza frente a las instituciones de seguridad y la justicia y el foso entre la política y la sociedad es grande. El cumplimiento de la agenda electoral es un gran paso para preservar la democracia, pero teniendo en cuenta las reservas planteadas.
(*)Director del Instituto del Mundo del Trabajo (IMT)
El presente material se publica por gentileza del Estudio Cuartango.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones