Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE SINDICATOS DE TRABAJADORES DE LA QUÍMICA, ENERGÍA, MINAS E INDUSTRIAS DIVERSAS (ICEM)

Obligados a mirar la historia

Por Carlos Bustos Patiño, Coordinador de la ICEM-Colombia

Artículos de Carlos Bustos Patiño editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - ICEM-Bogotá, 10/06/09.- Fuimos invitados el 6 de junio a la celebración de los 50 años de vida jurídica de Sintracarcol Seccional Bogotá, allí nos encontramos con muchos amigos que hacía tiempo no veíamos, sintiendo que los años han pasado y no han pasado en vano, porque nos permiten hacer varias reflexiones.

Sintracarcol es el sindicato Nacional de trabajadores de la Empresa de Smurfit Kappa, nació 1948 en la Ciudad de Cali Valle del Cauca y once años después creo la Seccional de Bogotá.

En los años 20 existen en Colombia las primeras luchas obreras con sentimiento de libertad y cambio, cultivo de la lucha política, encarnada en el Partido Socialista PS, de Centralización Sindical, con la CON, de huelgas de solidaridad, de involucramiento social, de importantes dirigentes, Raúl Eduardo Mahecha y María Cano, entre muchos más, hasta que en 1928 se conoció la masacre de las bananeras con la sevicia que ha caracterizado a los diferentes gobiernos cuando de reprimir la protesta social se trata.

Todo esto ocurre en una hegemonía conservadora que perduro por 30 años, luego vienen los liberales en los años 30 con Olaya Herrera y López Pumarejo y tratando de canalizar a su favor todo este auge de masas, plantearon la consigna "la revolución en marcha", legalizan los sindicatos, crean el código sustantivo del trabajo y dan paso a las centrales obreras, CTC y UTC.

Hasta los años 40 tenemos un crecimiento en el movimiento sindical y hasta 1947, un año antes de que se fundara Sintracarcol, existían en Colombia 165.595 afiliados que representaban el 4.7% de la PEA. En el 65 con 700.000 éramos el 13.4% y los años 70 fueron de importantes luchas sindicales que nos llevaron al paro cívico nacional del 14 de septiembre de 1977. En 1974 a pesar de que ya contábamos con 835.200, éramos el 12.5%, en 1984 con 873.442 el 9.3% y ahí tenemos el declive, nunca pudimos superar los 876.005 afiliados logrados en 1996. Hoy en el 2009 contamos con 801.000 afiliados que equivale al 4% de la población económicamente activa, porcentaje inferior al de 1947.

En los últimos 23 años se han constatado 10.097 hechos de violencia contra trabajadores sindicalizados, por el ejercicio de su derecho de asociación y han sido asesinados 2.709 sindicalistas.

Del 2002 al 2008 el ministerio de la protección social ha negado 253 registros solicitados por trabajadores que trataron de crear nuevos sindicatos.

Por todo esto, cumplir 50 años como en el caso de Sintracarcol Bogotá o 61 en el caso de Sintracarcol Nacional, es toda una proeza, que la han garantizado dirigentes honestos que muchos de ellos pudimos saludar el 6 de junio, viéndolos con sus cabezas blancas y con el orgullo del deber cumplido. Esta historia la vivió con los mismos ascensos y declives este Sindicato que ha sobrevivido a pesar de todos los embates de esta multinacional.

No podrán acabar al movimiento sindical, porque también vimos allí, como estamos viendo en muchos sindicatos, a gente joven que ha retomado nuestras banderas de lucha y que habidos de conocimiento y bríos de nuevas luchas, permitirán hacia el fututo acabar con la precariedad en el empleo, factor fundamental de la debilidad de los sindicatos, prometiendo nuevas peleas por mejores condiciones de vida y de trabajo hacia una sociedad justa y en paz. Porque también comienzan a entender que los trabajadores debemos ser gobierno y ser poder.