Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
INSTITUTO LABORAL ANDINO (ILA) - BOLIVIA, COLOMBIA, ECUADOR, PERÚ, VENEZUELA

Privatizaciones, concesiones = ¿neoliberalismo?

Por Carlos Ortiz Cornejo (*)

Informaciones del ILA editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - ILA, Lima - Perú, 04/08/08.- Hacía tiempo que no viajaba por los países andinos y, al llegar al aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima me di con la sorpresa que muchas cosas habían cambiado, lo que no estaría mal, si esas medidas adoptadas por los que manejan nuestro país como si fuera suyo, ayudara a resolver los graves problemas que se presenta a diario a los miles de usuarios del Aeropuerto a quienes de una u otra forma tratan de quitarle los últimos centavos que les queda por los altos costos en el pago por el uso de las instalaciones, a esto se suma los altos precios en los restaurantes y tiendas que existen en sus instalaciones.

Las medidas tomadas en nuestro terminal aéreo permite toda clase de abusos contra miles de personas que tienen la mala suerte de encontrarse con una empresa que el gobierno peruano la ha dado en concesión por muchos años al capital privado para que hagan lo que quieran y maltraten a los sufridos viajeros quitándoles cuanto pueden al ingresar al control aduanero sin ninguna explicación razonable, lo mismo ocurre en muchos casos cuando uno ingresa al país y sale luz verde en los controles, también lo envían a que revisen su equipaje. El personal contratado por esa empresa no ha sido capacitado para cumplir esas funciones y se nota que está totalmente robotizado que no entiende nada ni razona con las explicaciones que se les da. En mi caso, me quitaron una pasta de dientes un desodorante, ambos usados y, una loción costosa que llevaba en mi equipaje de mano bajo el pretexto de que eran normas de seguridad y que según ese "dispositivo legal" que nadie conoce estaba prohibido llevarlas en equipaje de mano. Sin embargo, lo sorprendente es que una vez que uno pasa esos "estrictos controles de seguridad" todo lo prohibido, lo dañino para la seguridad de los pasajeros, incluyendo el agua y las gaseosas uno podía comprarlo en las tiendas del aeropuerto y nadie impedía que lo pudiera ingresar al avión, lo raro es que esos mismos productos cuestan tres o cuatro veces más que comprarlos en cualquier supermercado. Todo indica, que las medidas adoptadas no son para brindar ninguna seguridad a los pasajeros, sino que se trata de un rentable negocio con las tiendas instaladas dentro del aeropuerto que también están en calidad de concesión, cuyos propietarios tienen que ver mucho con el favoritismo político.

Esto nos lleva a pensar que en este modelo económico en que vivimos todo es ganar y ganar y para eso no importa que se maltrate a los pasajeros y sus familiares por el mal servicio que brindan y los robos disimulados de los productos que decomisan que nadie sabe a donde van a parar. Ninguna autoridad da explicación alguna, menos los que controlan y sólo cumplen con las disposiciones emanadas de personas que abusando del poder político y económico de esas empresas maltratan a los pasajeros que no tienen donde quejarse y que seguro muchos turistas se llevaran una mala imagen de nuestro país que tanto hace por captarlos. Claro que esto ocurre en la mayoría de los aeropuertos, por eso decimos de que hay que luchar contra el modelo que también en el caso de Perú pretende quitarnos el principal puerto marítimo.

En fin, sabemos que todo esto ocurre por la imposición a sangre y fuego del modelo neoliberal cuyo gobierno no le importa que se maltrate a las personas que tienen que pisar nuestro aeropuerto. Tampoco le importa lo relacionado a la conservación del medio ambiente, ni regalar nuestros recursos naturales que como pretexto dan garantía absoluta a la inversión privada para que -según ellos- pueda ayudar a la generación de empleo, lo que no dicen es que clase de empleo es el que se está creando.

Justo ahora que ya paso las Fiestas Patrias daba una lectura a los diferentes periódicos de derecha, izquierda y los camaleones, donde en grandes titulares dicen que el gobierno quiere parar el alza de precios, sin embargo hay que tener en cuenta que el presidente aclaró que este problema, no es su problema porque se debe a una crisis mundial lo que nos da la impresión que sólo serán palabras nuevamente. Luego felicitó el trabajo del Ministro del Interior mostrando unos cientos de patrulleros comprados sabe Dios como y, prometió como siempre, combatir el crimen y el pandillaje, Dios lo escuche. Insistió en que la pobreza había bajado considerablemente y que en el año 2011 -si es llegamos- bajará al 30%. Anunció el control del gasto público, crecimiento moderado y mejor redistribución, sin embargo nosotros pronosticamos que millones de peruanos seguirán en la pobreza, mientras los Ministros de Estado y el propio Presidente estuvieron de rodillas pidiendo perdón al Cardenal por los pecados cometidos contra los más pobres en la Catedral de Lima.

El comunicado de la CGTP señala todo lo contrario y los dirigentes sindicales afirman que millones de personas no podrán salir de la pobreza, que el continuismo neoliberal, sin descentralización y escasa inversión en el sector social aumentará el descontento popular y que el gobierno no quiere reconciliación alguna y que no debemos ser ingenuos ni incautos en pensar que en este tercer año de gobierno aprista se pueda evitar las protestas de la población como lo ha señalado el Secretario General de la CGTP c. Mario Huamán que ante la indiferencia del gobierno con respecto a la demanda económica, minera, agraria y laboral planteadas al presidente Alan García en el exitoso Paro Nacional del 09 de julio de 2008 la Coordinadora Política y Social se reunirá el 23 de agosto del año en curso para analizar la realización de una protesta similar. Muchos analistas políticos de prestigio han calificado al presidente García como un narrador de cuentos porque está descalificado, por lo que ya no se le puede creer nada de lo que dice y ofrece. El mensaje presidencial fue una lectura aburrida de cifras y números sin paradero final, no dijo exactamente como disminuir la inflación y la pobreza, un silencio sepulcral con respecto al aumento de sueldos, nada sobre la ley general de trabajo, menos contra la lucha contra la corrupción, tampoco sobre las leyes represivas que ha dado el Ejecutivo contra las protestas del pueblo y la autorización que dio para que la policía haga uso de sus armas de fuego, diciendo de que la policía actué y no piense lo que ha costado varias vidas. Tampoco mencionó en forma clara la violación sistemática de los derechos humanos y el privilegio que tiene el dictador Fujimori a raíz del nombramiento del nuevo Presidente del Poder Legislativo que ganó con los votos de la bancada Fujimorista y de los tránsfugas. El objetivo de esa flexibilidad carcelaria al dictador es buscar el indulto. Seguro que esa fue una de las condiciones para que la ministra de justicia defienda el nuevo régimen de visitas al dictador, que además, de sus familiares podrán visitarlo sus amigos más cercanos en los que se encuentra el propio Ministro del Interior. Hay quienes afirman de que es una maniobra aprofujimorista que fue ordenada desde palacio de gobierno lo que significa una intromisión del gobierno para aplicar un pacto en lo económico, social y represivo contra el pueblo que el presidente regional de Arequipa ha señalado que esta convivencia de los apristas con los fujimoristas determinará compromisos políticos indeseables. En fin hay muchas cosas ocultas en este gobierno para salvar a los criminales y ladrones de la dictadura que viven ahora bajo su protección.

Las últimas encuestas han demostrado que la mayoría del pueblo peruano espera un cambio de rumbo de la política económica ya que el supuesto crecimiento no va acompañado de desarrollo social por lo que se debe exigir al gobierno para que el país recupere la riqueza generada por la explotación indiscriminada de nuestros recursos naturales para que se inviertan en Salud. Educación, Vivienda, Infraestructura Vial y no se permita que se siga engrosando las arcas de las empresas transnacionales y sus socios nacionales a costa de la miseria y exclusión de millones de peruanos.

(*) Director General del ILA y Secretario General Adjunto de la Federación Gráfica del Perú. / Web