Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
A UN SIGLO DE LA NEFASTA RÚBRICA

Bolivia exige revisión del Tratado de 1904

Rebanadas de Realidad - BolPress, 23/10/04.- Al cumplirse este 20 de octubre, cien años de la suscripción del "Tratado de Paz y Amistad" con Chile, que selló el enclaustramiento boliviano, el Presidente Carlos Mesa sostuvo que su política no variará "un solo milímetro en la lógica de la demanda de un acceso para Bolivia libre útil y soberano al océano Pacífico".

Dado que este problema involucra a dos Estados y eventualmente a tres, dijo no poder afirmar cuando será alcanzado este objetivo, remarcando sin embargo que si la decisión le correspondiera"mañana ya tendríamos soberanía".

En una video conferencia con periodistas de todo el país, explicó que la demanda de reintegración marítima se la está trabajando en función, también, del escenario económico que se está planteando en la región en este momento.

Dentro de este criterio se analizan las posibilidades que tiene Bolivia de abrir nuevos espacios de carácter alternativo, para que pueda acceder al océano Pacífico, lo que permitiría tener un mayor nivel de independencia en nuestras decisiones.

Sin embargo subrayó que esto no quiere decir que se hará actos demagógicos o plantear cosas que son imposibles de cumplir. "Sí quiere decir que tenemos que orientarnos en un espacio más amplio en las perspectivas que tenemos ante el océano Pacífico", sostuvo.

Precisó que esto significa cumplir con la línea que trazó en agosto pasado en el encuentro con el presidente del Perú, Alejandro Toledo para convertir a Ilo en un puerto significativo para la exportación de nuestro gas. Dijo que esperaba que este proyecto sea concretado en los próximos años.

Mesa sostuvo que la actual posición boliviana apela a la recuperación con fortaleza y con claridad, de un concepto que se había diluido en los años anteriores.

"Bolivia había perdido la sensación de estar planteando con nombre y apellido lo que Bolivia demanda. La idea de soberanía se había convertido en un abstracto", señaló.

Afirmó por tanto que lo que se hizo es "reposicionar" la idea de que la solución definitiva del problema pasa por la soberanía, criterio ante el cual, "mencionar caminos intermedios es jugar con las palabras y no tocar el meollo del problema".

"Más allá del voluntarismo de un presidente, este es el sentimiento mayoritario de Bolivia y sería engañarnos suponer que podemos encontrar una solución intermedia que no considere esa palabra", sostuvo.

Otro elemento que fue destacado por el Presidente es que Bolivia haya posicionado con claridad ante la comunidad internacional, sobre todo en las naciones que son parte de nuestro contexto, que hay un problema pendiente con Chile.

No obstante señaló que nunca pensó que un posicionamiento claro de la demanda boliviana lograría resultados inmediatos. "Por el contrario, sabía que íbamos a tener un escenario más complejo", explicó.

Dijo que sin bien considera que la verdad del planteamiento ayuda a la búsqueda de la solución, no es optimista para considerar que esta se dará mañana o dentro de un año.

"Si soy optimista en decir que el contexto del mundo de hoy está acompañando a Bolivia en la necesidad de una solución, porque el problema siendo de origen bilateral y eventualmente podría serlo trilateral, es sin duda un problema que atinge al conjunto del continente", manifestó.

Insistió que el tema marítimo "es una piedra en el zapato" en el proceso de integración sudamericana "al que estamos yendo de manera inapelable".

A pesar de las movilizaciones contra el Poder Legislativo, el presidente de la Cámara de Diputados, Mario Cossio, confirmó que este miércoles se llevará adelante la sesión de Congreso para recordar el centenario del "injusto" Tratado de Paz y Amistad suscrito entre Bolivia y Chile en 1904.

Cossio dijo que en la sesión del Congreso se prevé la ratificación de la política boliviana de reivindicación marítima y la demanda a Chile a negociar una salida soberana al Océano Pacífico.

Se informó que el presidente de la República, Carlos Mesa, y del Congreso, Hormando Vaca Díez, encabezarán el acto conmemorativo central y que ambos harán uso de la palabra en el hemiciclo parlamentario.

Se prevé que el Parlamento rinda homenaje a los legisladores que se opusieron a la aprobación del Tratado en el Legislativo hace cien años, la cual se impuso con un margen mayoritario de apenas cinco votos.

El Tratado de 1904 sucrito entre Bolivia y Chile definió las fronteras entre ambos territorios y concretó el enclaustramiento marítimo boliviano, como resultado de su derrota en la Guerra del Pacífico (1879-1884).

En aquella contienda bélica, Chile invadió 120.000 kilómetros cuadrados de Bolivia, así como una parte del sur de Perú, nación que también resultó vencida.

Las constantes e infructuosas peticiones de resarcimiento territorial realizadas por el Estado boliviano en la última centuria ocasionaron la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países en 1962, con un breve paréntesis entre 1975 y 1978.

No obstante, pese al estancamiento del contencioso, la reivindicación boliviana recibió en los últimos meses un importante apoyo internacional de solidaridad, a raíz del grave conflicto social registrado en octubre de 2003.

La convulsión, que provocó la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada, estalló cuando las organizaciones de la sociedad civil tomaron como bandera de sus protestas callejeras la negativa a la exportación de gas boliviano por un puerto chileno.

Tras los choques entre manifestantes y fuerzas del orden, que causaron más de 50 muertos, los gobiernos de Cuba, Venezuela, Uruguay, Brasil, las Naciones Unidas y el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter ofrecieron su respaldo para que la demanda boliviana llegue a buen puerto.

Fecha original de publicación: 20/10/04
Gentileza de la Agencia de Noticias BolPress
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones