Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El nuevo jefe del Ejército Colombiano acusado de tener vínculos con el desaparecido mayor Maldonado y el grupo paramilitar que ejecutó el atentado contra Wilson Borja

"El General Castellano estaba en contacto con el grupo paramilitar que realizó el atentado contra Borja", acusaba agente de la contrainteligencia al nuevo jefe del ejército colombiano.
"Pero los desaparecen simplemente para que los altos mandos puedan perpetuarse en el poder y mantener esta dictadura que tenemos". Maria Clara Baquero, presidenta del sindicato del Ministerio de Defensa, ASODEFENSA al comentar la desaparición del mayor Alonso César Maldonado, autor intelectual en el atentado contra Wilson Borja.
Por Dick Emanuelsson (*)

Rebanadas de Realidad - Colombia, Bogotá, 11/11/04.- Agentes de la contrainteligencia indica que el nuevo jefe del ejército colombiano, el general Reynaldo Castellano, sabia de los contactos entre el mayor Maldonado y el escuadrón de la muerte paramilitar que ejecutó la emboscada contra el dirigente sindical Wilson Borja. El general era en esa época jefe de la Brigada 13 de donde operaba el mayor Maldonado.

* * *

"Se fugó", dicen las autoridades militares que tenía 36 soldados (!) que le custodiaba a Maldonado en el batallón. "Lo desaparecieron", dicen los familiares y la abogada por que estaba escribiendo un libro donde mencionaba los nexos militares-paramilitares.

¿Pero quién dice la verdad?, fue la gran pregunta el día después que Cesar Alonso Maldonado, mayor del ejército, desapareció de la Brigada 13 en Bogota, lugar donde estaba detenido en los últimos dos anos. El mayor fue sentenciado el 27 de octubre a 28 años y nueve meses por ser el autor intelectual en el atentado contra el dirigente sindicalista Wilson Borja. Una semana después el oficial "desapareció" de la instalación pública más custodiada en Bogota.

57 tiros al carro

General Mora se renunció sorprendentemente

El general Jorge Enrique Mora se despidió inesperadamente hace un ano (2003) como jefe del Ejercito Nacional. Según Maria Clara Baquero estaba metido en corrupción adentro del aparato de las fuerzas militares y se chocó con la entonces ministra de defensa, Martha Lucia Ramirez.

En esa confrontación salió perdiendo primero la ministra pero unos meses después renunció el general, a pesar que contaba con todo el apoyo y aval del presidente Álvaro Uribe.

La historia comenzó el 15 de diciembre el 2000 cuando un grupo de sicarios del grupo paramilitar AUC (Autodefensa Unida de Colombia), liderado por el ahora también desaparecido jefe paramilitar, Carlos Castaño, ejecutó un atentado contra Wilson Borja, presidente sindical de los trabajadores del estado afiliados en FENALTRASE.

A las 6.15 de la mañana, cuando Borja y sus dos escoltas salían del conjunto residencial para dirigirse a la sede sindical, fueron emboscados por el escuadrón de la muerte. El atentado falló por la rápida acción de los dos escoltas que lograron herir a uno de los paramilitares que fue ultimado por sus compañeros para no dilatar. Pero en la caída se le perdió un celular que fue clave en las investigaciones de la fiscalía.

Wilson Borja recibió tres tiros en una de las piernas mientras el escolta Tomas Quiñónez sintió que algo entró al ojo. Comenzó a sangrar y se dio cuenta que el tiro le había quitado un ojo y la nariz. "Pero disparé medio ciego hacia de donde escuchaba el fuego de los 'paracos'," me comentó unos meses después. Él y su compañero de trabajo tuvieron que exiliarse por la gran cantidad de amenazas de muerte que recibieron por haber frustrado la criminal acción esa mañana. El carro de Borja recibió 57 tiros que perforaron el vehículo.

A una sola dirección; la cúpula militar

Las llamadas efectuadas al celular del paramilitar fueron registradas cada 2 o 5 minutos aquella mañana entre el paramilitar muerto y el capitán activo del ejército, Jorge Ernesto Rojas y el mayor Cesar Alonso Maldonado.

Las investigaciones de los implicados revelaban nexos entre las Fuerzas Militares (FFMM) y el grupo paramilitar liderado por Carlos Castaño. Pero el caso sería más grave con la investigación de un fiscal honesto que hasta ese momento, en el mes del abril 2002, pudo realizar y jalar en los hilos que lo llevaba a una sola dirección; A la cúpula militar. Por lo menos era y es la posición de Borja.

En una rueda de prensa a principio del mes de mayo, 2002, denunciaba, que el principal conocido autor intelectual de la emboscada contra Borja, el mayor Cesar Alonso Maldonado, había sido puesto en libertad por el nuevo fiscal, Gustavo Adolfo Reyes. Este había reemplazado, por orden del fiscal general de la nación, Camilo Osorio, al fiscal Luis Augusto Sepúlveda.

"De la 13ª brigada se planeó el atentado contra mí"

Camilo Osorio había designado por el presidente Pastrana que entonces era objeto por investigaciones sobre corrupción en uno de los escándalos más grande de Colombia, el caso de "Dragacol". Osorio tomó en sus primeros días en la Fiscalía tres decisiones rápidas:

Primero: Absolver al presidente del caso.

Segundo: Liberar al general Rito Alejo del Río, jefe de la 17ª brigada de Carepa, acusado y detenido en el 1999 por el departamento de derechos humanos de la fiscalía por haber creado grupos paramilitares en la región bananera de Urabá para "liberar" la región físicamente de la izquierda colombiana y el fuerte sindicato del banano. Fue bautizado por algunos sectores de extrema derecha como "El Pacificador de Urabá", entre ellos el próximo presidente Uribe que incluso dio una charla en el Hotel Tequendama, repudiando la decisión de la fiscalía.

Pero el motivo por la rueda de prensa de Wilson Borja y el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo era la decisión del fiscal general de la nación de también liberar al mayor del ejército, Cesar Alonso Maldonado.

Borja estaba furioso y acusó a Osorio por colocar su vida contra la pared, liberando lo que él caracterizó como un asesino y responsable del atentado contra él.

- Maldonado tenía orden de matarme, según informaciones que hemos recibido de la 13ª brigada del ejército donde es activo. De ahí se planeó el atentado contra mí. Maldonado es el eje en los contactos entre los paramilitares y el ejército, denunció Borja. También es el hombre que recibe las órdenes más allá".

Agente de la contrainteligencia acusa al general Castellano

Para reforzar sus duras acusaciones, que en Colombia peligrosas son delicadas y peligrosas, el dirigente sindical reveló que un agente de la contrainteligencia, el teniente Julio César Bustamante, le había escrito a Borja revelando datos muy delicados. Bustamante fue detenido en diciembre 2001 por haber entregado información a sus mandos acerca de los contactos entre militares activos y no activos del ejército con los paramilitares en el departamento de Tolima y de los Llanos. El teniente se negó de trabajar para los paramilitares lo cual tuvo como consecuencia que sus propios mandos le hicieron un montaje para "neutralizarlo".

Dentro de la cárcel se encontró con uno de los ejecutores del atentado el 15 de diciembre del 2000 contra Borja, el sargento del ejército Evangelista Basto Bernal. Era retirado de la Brigada 13 donde trabajaba como informante y se había incorporado en el paramilitarismo.

El teniente Bustamante acusaba textualmente en su carta a Borja, que el máximo responsable por el atentado contra fuera el general Reynaldo Castellano, jefe de la Brigada 13 en Bogota en los momentos por el atentado y en donde tenía la responsabilidad por toda la inteligencia. Según el teniente, el general Castellano estaba en contacto con el grupo que realizó el atentado contra Borja.

estaba en contacto con el grupo que realizó el atentado contra Borja.

. . . 'que eran unos hijos de puta, bobos, brutos por que no lo habían matado': General Mora

- Él (el teniente) mencionó varias veces en su carta los contactos entre el grupo y el Castellano. Y en uno de las solicitudes o informaciones que le plantearon a él decía que era importante que él solicitara que lo trasladara (por que estaba retenido en Tolima) a la Brigada 13 como a los otros (retenidos). Ahí está precisamente el señor Maldonado. . . "por que ahí se podía relacionarse directamente con Castellano y coordinar todo que tiene que ver con defensa," citaba Wilson Borja a nosotros periodistas en aquella rueda de prensa 2002 y siguió en sus acusaciones a la cúpula de las FFMM:

- La vinculación que se hace entonces con general Castellano es muy clara pero también hay una vinculación con general Mora en el siguiente sentido que textualmente dice:

'Comegato (el señor Evangelista Basto como se conocía el retirado sargento en la Brigada 13, ahora paramilitar) había suministrado a unos compañeros de trabajo (los paramilitares), . . . que le informara que Comegato fue el que mató al compañero de trabajo ya que estaba herido y no pudo cargar con él pero que había sido tan bruto que no lo quitó al celular."

Textualmente dice Bustamante:

"Una vez estuvo (el abogado del sargento Basto) en el Comando del ejercito hablando con Mora Rangel, jefe del ejercito, en el sentido que colaboraba a su defendido para que lo trasladara del Bunker de la Fiscalía a la 13ª Brigada con el objeto de poder hablar directamente con el general Castellano y así cuadrar su defensa. A lo que el señor general Mora supuestamente contestó que no podía hacer nada por que le quedaba mal. Al momento de presentarse el abogado ante el general Mora, le dijo que estaba defendiendo a los oficiales y suboficiales implicados en el caso de Wilson Borja a lo cual el señor general le respondió encolerizado 'que eran unos hijos de puta, bobos, brutos por que no lo habían matado'.

- Eso quiere decir, que los generales Jorge Enrique Mora y Castellano sabían del atentado contra mi, relataba entonces en el mes de mayo, 2002, Wilson Borja.

Seguía delinquiendo desde la 13ª Brigada

Fue justamente, según Borja, las razones por lo cual fue despedido de su puesto el fiscal Sepúlveda. Este había solicitado que quería llamar a estos mencionados generales para que declararan en el caso. Pero el Fiscal General de la Nación, Camilo Osorio, declaró insubsistente al fiscal Sepúlveda el 23 de abril, 2002. Los generales respiraron.

El 25 de abril, 2002, es nombrado el fiscal Reyes que el mismo día, sin mediar solicitud de la abogada del mayor Cesar Alonso Maldonado, declara que el tiempo del caso se había agotado y pone en libertad al acusado militar. Pero el fiscal no solamente lo declara libre sino baja la caución de 100 a 40 salarios mínimo.

- Es el fiscal más eficiente que he visto en mi vida, expresó irónicamente Borja en la rueda de prensa.

- Han soltado un asesino y si me sucede algo a mí, entonces es de responsabilidad del Fiscal General de la nación. Esto no es más que un terrorismo de estado por que son agentes vinculados al estado lo que sigue ejerciendo esta impunidad.

Wilson Borja agregó hace 30 meses atrás, que el mayor Maldonado "desde el día del atentado ha seguido delinquiendo desde la Base de la 13ª Brigada del ejercito".

"Bandidos protegen bandidos"

Pero las evidencias contra el mayor Maldonado fueron demasiadas obvias. Fue, bajo una gran presión internacional, recapturado y sentenciado. El 27 de octubre 2004, el Tribunal Superior de Bogota ratificó la sentencia (del juzgado 5 penal del circuito especializado de Bogotá) contra el mayor Maldonado a 28 años y nueve meses por ser el autor intelectual en el atentado contra Wilson Borja.

Exactamente una semana después desaparece Maldonado sin la más mínima pista.

Los mandos militares, ante semejante escándalo, acusan a Maldonado por haber fugado, hecho sumamente raro ya que tenía en su alrededor más de 30 soldados encargados de vigilarlo.

Los familiares, tanto la esposa como la abogada rechazan esa versión oficial y dicen que Maldonado "lo desaparecieron". De esa hipótesis se adhiere Wilson Borja, agregando a la prensa que "Bandidos protegen bandidos". Los familiares y la abogada no mencionan quienes lo hayan desaparecido y sin embargo voltean la culpabilidad contra el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo de ser de la guerrilla y que todo el sistema judicial en Colombia es "contagiado por la izquierda".

Supuestamente el mayor había escrito una "carta de despedida" que también es rechazada por la esposa y la abogada, en donde dice que es inocente al atentado. Pero se revela, que el mayor estaba escribiendo un libro sobre el caso en donde acusa sus mandos superiores por tener vínculos con grupos paramilitares y los verdaderos responsables en el caso de Wilson Borja, confirmando indirectamente las acusaciones del agente de la contrainteligencia.

"FF.MM. supremamente corruptas": Sindicato de MINDEFENSA

Para tener más claridad sobre que podría haber pasado con el mayor Maldonado, hablamos con Maria Clara Baquero, empleada de la Policía Nacional en los últimos 27 años y presidenta del sindicato en el Ministerio de Defensa, ASODEFENSA, donde laboran 30.000 personas civiles.

- Es muy especial que una unidad militar como la Brigada 13 desaparezca un hombre que cometió un crimen como el atentado contra Wilson Borja en complicidad con 10 o 15 personas más siguiendo instrucciones, pero de quién? ¿Cuantos y cuales son los del mando militar y policial que están ahí detrás?

- A este hombre necesariamente habría que desaparecerlo como han desaparecido muchas otras personas. Hace poco despareció a un alto oficial condenado por 40 anos por masacres y torturas. Todos ellos han estado despareciendo pero convenientemente para que no denuncien a los que verdaderamente dieron las órdenes. El mayor Maldonado y otros como él como han desaparecido en las manos militares que los custodian, son simplemente instrumentos de la violencia pero no son verdaderamente los que han planeado estos crímenes sino los ejecutores. El mundo entero debe castigar al gobierno colombiano por tener unas FF.MM. y policiales tan supremamente corruptas.

- El caso del mayor Maldonado y los diferentes militares que han sido responsabilizados de crímenes atroces en nuestro país, seguirán siendo desaparecidos por que son peligros eminentes por la estabilidad tanto por el gobierno como el alto mando militare como policial.

El mayor Maldonado fue visto por última vez el 4 de noviembre a las 14:30 de la tarde al lado de la cancha de tenis (sic!) de la Brigada 13. De ahí no hay más pistas y hasta ahora no se sabe absolutamente nada de los resultados de la investigación por parte de la institución castrense. En la Brigada, el mayor poseía de las mejores comodidades como un apartamento con televisor, computador portátil, etc. Para la presidenta del sindicato de MINDEFENSA no es una sorpresa.

- En estas supuestas "prisiones" no es más que un lugar de descanso para estos militares corruptos y asesinos. Ellos viven muy bien, incluso a ellos les dan funciones administrativas. Wilson Borja pudo ver y denunció que salió y se encontró en Unicentro (centro comercial en el norte de Bogota). Mucha gente sabía que el mayor Maldonado viajaba afuera de Bogota, estando supuestamente detenido. Pero desaparecen simplemente para que los altos mandos puedan perpetuarse en el poder y mantener esta dictadura que tenemos.

La insólita desaparición del mayor Maldonado no sorprende a los forjados colombianos. El 16 de abril año en curso desapareció Carlos Castaño después de un supuesto combate entres la tropa de su hermano Vicente Castaño y los escoltas de Carlos Castaño. Hoy nadie sabe nada y no hay, como en el caso del mayor Maldonado, ni rastros.

¿Nueva identidad?

¿Nuevo país?

¿O simplemente una tumba en el monte en alguna parte alejada en Colombia?

Lo común entre Castaño y Maldonado es que sabían quienes eran sus "patronos".

(*) Corresponsal sueco en América Latina, que cubre el mercado laboral para la prensa sindical sueca.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones