Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La rebelión latinoamericana

Por Joaquin Hernandez Alvarado

Rebanadas de Realidad - Diario Hoy OnLine - Quito, Ecuador, 2/03/03.- Más que hablar de rebelión en sentido estricto, lo sucedido esta semana en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en medio de las presiones de Washington y de sus aliados para encaminar el mundo definitivamente a la guerra, fue una exigencia de racionalidad y de respeto al orden internacional. México y Chile los dos países latinoamericanos, miembros no permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dieron un giro inusitado al debate mundial donde se discute la guerra unilateral desatada contra Iraq por la administración Bush, al tomar una postura distinta y sorprendente. Hasta el momento, en el debate las opciones eran mínimas: o la sumisión a los dictados de Washington, que no llevan sino a la destrucción en nombre de un dudoso futuro por construir, o lo planteado por los países europeos encabezados por Francia y Alemania, que promueven una solución política negociada dentro del marco de las Naciones Unidas. Desde hace algunos meses, el panorama mundial se ha oscurecido y la línea divisoria entre buenos y malos, realistas e ingenuos, demócratas y terroristas la establece Washington a su arbitrio.

La intervención de los delegados latinoamericanos, Adolfo Aguilar Zinser, representante del Gobierno de México y Juan Gabriel Valdés, de Chile, mostraron, en primer lugar, y en un escenario por demás espinoso, un acuerdo entre los dos países que muchos consideraban simplemente imposible, dada la diversidad de intereses y de situaciones. De los dos, México parecía el más vulnerable, dada su dependencia de EEUU por la vecindad fronteriza, el tema de los inmigrantes y la necesidad de cambios en el Tratado de Libre Comercio. Tanto México como Chile han estado expuestos, y lo siguen estando, a grandes presiones, por la ofensiva diplomática del Gobierno de Bush y, en algún momento de la misma semana, se contaba con la aprobación del Gobierno de Vicente Fox a la política de Bush.

Que las cinco potencias del Consejo de Seguridad lleguen a un acuerdo sobre la política a seguir en Iraq, que esta política abra una alternativa que permita seguir con las inspecciones en un plazo de tiempo determinado y que la fuerza solo se utilice en último recurso fue el núcleo de la propuesta mexicano-chilena. "Nosotros pensamos que las inspecciones deben continuar. Es la forma pacífica para el desarme de Iraq" declaró Aguilar Zinser, mientras su colega chileno, Valdés, explicaba que tras "escuchar a los millones de voces en el mundo que piden la paz", se determinó "apelar" a las cinco potencias que componen los miembros permanentes del Consejo "a definir un proceso efectivo y pacífico para el desarme de Iraq".

La postura mexicano-chilena puede ser solamente un gesto en esta época de tiempos sombríos, donde no se debaten principios sino intereses. Pero es una lección para una generación a la que se le ha predicado el realismo como sinónimo de servilismo, y la inteligencia como esclava de los grandes dictados fundamentalistas.

Gentileza del Diario Hoy OnLine, de Quito, Ecuador.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones