Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Dos países latinoamericanos tiene la clave para autorizar la guerra contra Irak

Por Isaac Bigio (*)
Información relacionada:
La rebelión latinoamericana - Por Joaquin Hernandez Alvarado
Otras notas de Isaac Bigio

Rebanadas de Realidad - Londres, 9/03/03.- América Latina no tiene ninguna arma nuclear ni un gran peso en la política mundial. Sin embargo, los 2 países con los que empieza y termina geográficamente dicha región (México y Chile) se han convertido en los árbitros que podrían dirimir si Naciones Unidas resolviese en favor de una incursión bélica contra Bagdad.

Para que una guerra sea declarada bajo el manto de Naciones Unidas no se consulta a la asamblea general de sus 191 miembros. Son los 15 miembros del consejo de seguridad quienes toman tal decisión. De ellos 5 son permanentes (EE.UU., Reino Unido, China, Rusia y Francia) y 10 son miembros provisionales electos por un periodo de dos años.

Este consejo se encuentra dividido. El bando pro-guerra está compuesto por EE.UU., Reino Unido, España y Bulgaria, y el bando en favor de dar el mayor tiempo posible a los inspectores esta integrado por China, Rusia, Alemania y Siria. Quedan 6 miembros transitorios en el medio: Pakistán, Guinea, Camerún, Angola, Chile y México.

Para que el consejo de seguridad resuelva en favor de una incursión bélica se requiere que haya 9 votos a favor y que ninguna de las potencias permanentes ejerza su veto. Si la guerra fuese declarada sin el amparo de Naciones Unidas, Bush y Blair correrían el riesgo de recibir una fuerte oposición interna e internacional y que su acción sea declarada ilegal. El propio primer ministro británico podría incluso perder el poder.

La diplomacia anglo-americana está jugando a conseguir que 5 de los 6 países en el medio se inclinen en su favor y que ninguna de las 3 potencias opuestas a la guerra se atreva a imponer su veto. Tan Kiaxuan, canciller chino, acaba de romper un silencio de varias semanas indicando que su nación se unirá al bloque franco-ruso-germano contra la guerra, más eso no implica necesariamente que usaría el veto pues su gobierno "sabe que los intereses nacionales se fundan en mejorar las relaciones con Japón y EE.UU.".

Si bien París y Moscú han emitido fuertes condenas a una posible nueva resolución que de luz verde a la guerra, Washington y Londres esperan que ellos no lleguen al extremo de desautarizarles con un veto. De hacer ello crearían tal fricción con EE.UU. que varios de sus intereses podrían ser afectados y esto podría repercutir en pérdidas de inversiones en el petróleo iraquí, en caso que se consume la casi imparable invasión.

Ninguna de las 6 naciones del consejo de seguridad que están en el medio entre los bandos pro-ataque y pro-inspectores se muestra partidaria de una guerra. Más, todos ellas son países pobres con creciente dependencia norteamericana. Cuando Naciones Unidas quiso sancionar a Irak a inicios de los 1990s Yemen se opuso y eso le costó un inmediato retiro de fondos estadounidenses. Ese espectro sacude a muchos de esos países. Más, no es la misma situación hoy, pues las 3 principales potencias continentales europeas pueden ofrecer cierto respaldo material a quienes no inclinen la cabeza a Bush.

Pakistán cooperó con EE.UU. para derrocar al régimen taliban que originariamente su país ayuda a imponer. Gracias a ello la dictadura de Islamabad ha recibido reconocimiento diplomático y unos 3 mil millones de dólares de ayuda. Sin embargo, la oposición islamista viene creciendo azuzando el anti-norteamericanismo. Dos de las 4 provincias del Pakistán acaban de ser ganadas por esas fuerzas y recientemente un cuarto de millón de pakistaníes salieron a las calles a protestar contra un ataque a Bagdad, quien fuera de una de las capitales del Islam. Por una parte el gobierno teme una poderosa reacción popular y por otra no quiere arriesgar seguir siendo el mayor socio estadounidense en el subcontinente indio. Por el momento vienen negociando su voto y quizás se inclinen abiertamente a Washington si este les asignara una partida similar a los 15 mil millones de dólares de socorro que ha dado para ganar a Turquía.

Los 3 países del África negra sufren los estragos de la miseria y del SIDA. Angola ha tenido una de las más sangrientas guerras civiles del mundo y Guinea está afectada por las brutales guerras civiles que han sacudido a sus vecinos Liberia y Sierra Leona. Guinea y Camerún son ex-colonias galas del África occidental que siguen hablando el francés como lengua oficial y que continúan vinculadas a París. Más, en el África existe una pugna de intereses entre Francia-Bélgica y el bloque anglo-americano. Esto ha llevado a que Londres y Washington hayan patrocinado el derrocamiento de dictaduras pro-galas en Ruanda y Zaire, o que Chirac reciba al presidente Mugabe de Zimbabwe cuando Gran Bretaña llama a boicotearlo. Conseguir el voto de Guinea o Camerún ayudaría a los anglo-americanos a ir minando la influencia gala en la "Francofonía".

El gobernante Movimiento Popular de Liberación de Angola tomó el poder gracias al apoyo de tropas cubanas y combatiendo a efectivos portugueses, sudafricanos y del UNITA financiado por la CIA. Al igual que el gobierno de Chile tiene una tradición anti-EEUU. Sin embargo, tras la caída del muro de Berlín, Angola se ha ido acercando a EEUU y esto ha ayudado a debilitar al UNITA con lo cual su gobierno ha venido ganando la guerra civil y consiguiendo inversiones norteamericanas. Hoy EEUU es el principal inversionista en petróleo y dador de ayuda externa.

Los socialistas chilenos fueron depuestos sangrientamente del poder en el golpe orquestado por la CIA el 11 de septiembre de 1973. Más, Lagos esta muy lejos de Allende. El acepta el modelo económico liberal impuesto por Pinochet y, lejos de buscar una confrontación con Washington, ha aprobado con este un tratado de libre comercio.

La diplomacia chilena se ha pronunciado a favor de dar mayor tiempo a los inspectores. Uno de sus delegados es autor de la frase que es más fácil sacar una cita con Julia Roberts en 10 días que dar en ese mismo lapso un ultimátum para que Irak se desarme. Una eventual oposición chilena a EEUU en el consejo de seguridad es impulsada por quienes no avalan el convenio comercial con EEUU, pues consideran es lesivo para la economía chilena. Lagos se encuentra entre dos fuertes presiones. Si no secunda a Washington teme minar la base de su relación comercial privilegiada con EE.UU., pero si lo hace acrecentaría problemas dentro del oficialismo y dañaría la imagen autónoma de su administración.

México se encuentra en una situación similar. Tradicionalmente este país ha mantenido cierto perfil autónomo frente a EE.UU. Tanto Fox como Lagos han declarado su negativa a ir a una nueva guerra pronto. El problema que confronta Fox es que más del 80% de las exportaciones de su país van a EEUU y que dos de los pivotes de su política externa consisten en vigorizar el Tratado de Libre Comercio con EEUU y mejorar la situación de los 10 a 12 millones de mexicanos que viven en EE.UU. (muchos de ellos ilegales).

Por el momento México, Chile y Canadá han venido jugando a buscar una salida intermedia entre la propuesta franco-rusa y la anglo-americana. La idea sería dar un plazo a Hussein pero no los 4 meses que quisiera Chirac. Para los EE.UU. es difícil aceptar más postergaciones pues mientras más corre el tiempo las condiciones climáticas para una invasión se tornan más difíciles pues se acerca el verano desértico. Por otra parte, más tiempo podría implicar más costos en sus tropas estacionadas, más marchas de oposición y últimamente renunciar al proyecto de reorganizar al medio oriente con una presencia militar en Irak.

(*)Isaac Bigio: analista internacional, especialista en zonas de conflicto; profesor en la London School of Economics & Political Sciences, donde obtuvo grados y postgrados. En 1998 recibió los Premios a la excelencia de Dillons (Waterstone), la mayor librería inglesa y el EH Carr del departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales (Aberyswyth), el primer departamento de dicha disciplina en el mundo. En la actualidad realiza análisis internacionales y colabora en la BBC, El Comercio, La Opinión, Noticias, CNI, Grupo de Diarios de América y numerosos decanos de la prensa Ibero Americana. Rebanadas de Realidad publica a Isaac Bigio, por gentileza del autor.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones