Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Del inminente fracaso de la diplomacia a la pronta acción militar

Se cae el puente de Londres

Por Isaac Bigio (*)
Información relacionada:
Otras notas de Isaac Bigio

Rebanadas de Realidad - Londres, 12/03/03.- Este es el título de una famosa canción inglesa. Esta es la realidad de lo que viene pasando en la escena internacional. Londres buscó ser el puente entre Estados Unidos y la Unión Europea, Francia y China. Cuando la vía diplomática se va agotando el laborismo británico, en vez de haber unido a Naciones Unidas, podrá verse sumido en una terrible crisis desgajado por la presión de halcones y palomos.

EU demanda ir a la guerra a la extrema brevedad posible. Se acerca el verano desértico que dificultará el combate de tropas con pesados trajes especiales y también la administración estadounidense está relativamente cerca de preselecciones electorales. Cada día que pasa se pierden millones en mantener casi un tercio de millón de tropas anglo-americanas.

La Casa Blanca ha sido muy clara en manifestar que pueden ir a la guerra sin la ONU e incluso sin Gran Bretaña. Bush se prepara para una guerra aunque tenga la mitad de la opinión pública de su país sin respaldarle y aunque no cuente con los mismos aliados que tuvo en la anterior guerra del golfo o de Afganistán. Su estrategia pasa por una guerra rápida y poco sangrienta que "pacifique" la región y que permita que EU rediseñe el Medio Oriente liberalizando Arabia Saudita y presionando para un recambio en la dirección palestina a fin que ésta acepte un micro-estado sin mayores poderes.

Tony Blair se encuentra en la peor disyuntiva de su carrera. Él prometió que su país iría a la guerra con una segunda resolución de Naciones Unidas. Sin embargo, el Consejo de Seguridad parece que no terminará votando por ésta. Una vez que Francia ha dicho que impondrá su veto, probablemente con apoyo ruso, las seis naciones oscilantes no quieren arriesgarse a enajenar a sus respectivas poblaciones rindiéndose a la presión anglo-americana.

La ministro de relaciones exteriores española ha sugerido que pueden desistir en presentar su resolución pro-guerra a ser votada. Si ésta fuese declarada nula la situación sería peor y daría base para declarar una acción militar unilateral como ilegal.

La diplomacia británica ha puesto una serie de 6 condiciones para que Hussein capitule: que de un discurso en árabe ante su población reconociendo que tiene armas de destrucción masiva y que las destruirá; que desmantelará sus laboratorios móviles de gases; que permita que 30 de sus científicos puedan ser interrogados fuera de Irak; que se destruyan todos los mísiles de largo alcance; que se destruyan aviones sin piloto; que se de cuenta del Ántrax que no se ha probado haya sido eliminado.

Aparentemente Blair quisiera usar ello para seguir tendiendo un puente a los seis miembros no permanentes que oscilan en el Consejo de Seguridad, pero también ha sido interpretado como una maniobra para ganar tiempos y argumentos a fin de preparar una guerra sin haber logrado la mentada segunda resolución. de Naciones Unidas.

El anterior consejero de asuntos externos de la Casa Blanca, Brzezinski, ha cuestionado duramente tal política pues aduce que los 2 primeros puntos son demasiado humillantes y han sido destinados para producir un No en Bagdad. No se puede pedir a Hussein que desmantele laboratorios móviles que él niega tener y que ni los inspectores ni la inteligencia anglo-americana han probado que existen. Es necesario indicar que los inspectores abiertamente han demostrado como falsas anteriores imputaciones contenidas en el informe Blair en sentido que Irak hubiese adquirido uranio o tubos para confeccionar bombas atómicas. Para Brzezinski ir a una guerra en estas condiciones sería prematura y dañaría profundamente a la OTAN, la ONU y EU. Para él hay que incidir en desarmar a Hussein y no en el cambio de régimen y permitir unir a Naciones Unidas en base a un paquete de exigencias.

Bush parece estar decidido a ir a la guerra aunque sea sin aliados. Una dificultad que tiene es que sólo podrá atacar Irak desde un pequeño territorio fronterizo (Kuwait) pues Arabia Saudita o Turquía se niegan a dejar pasar directamente a sus tropas. Pese a su aislamiento internacional y a que pasará al margen de la ONU, apuesta a una victoria relámpago que le permita recuperar su popularidad y mostrar fuerza y liderazgo. Su idea es mostrar al globo que sólo hay una hiper-potencia y que es ésta la que pone las reglas en juego. Blair sabe que la estrategia que viene heredando desde los conservadores consiste en hacer de su país el indispensable aliado del único gendarme global.

Blair ha fracasado en unir a EU con la UE y puede acabar escindiendo profundamente al Reino Unido y a su partido. El miércoles 12 se ha formado un 'parlamento popular' impulsado por laboristas y socialistas anti-guerra y sindicatos. Posiblemente la mitad de los parlamentarios laboristas puedan votar contra una guerra que se de sin Naciones Unidas. Ese mismo día la incertidumbre de la guerra produjo solamente en la bolsa de Londres tal caída que arrojó una pérdida similar al producto bruto interno iraquí de 3 años.

Si el premier no consigue una pronta victoria bélica, quien podría caer sería él junto con o en vez de Hussein.

(*)Isaac Bigio: analista internacional, especialista en zonas de conflicto; profesor en la London School of Economics & Political Sciences, donde obtuvo grados y postgrados. En 1998 recibió los Premios a la excelencia de Dillons (Waterstone), la mayor librería inglesa y el EH Carr del departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales (Aberyswyth), el primer departamento de dicha disciplina en el mundo. En la actualidad realiza análisis internacionales y colabora en la BBC, El Comercio, La Opinión, Noticias, CNI, Grupo de Diarios de América y numerosos decanos de la prensa Ibero Americana. Rebanadas de Realidad publica a Isaac Bigio, por gentileza del autor.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones