Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

A pesar de la represión, se extiende la protesta social en Perú

Por Redacción de SERPAL

Rebanadas de Realidad - SERPAL, 30/05/03.- El gobierno peruano apeló otra vez al Ejército y a la represión como método para enfrentar la protesta social. Las horas siguientes a la declaración del estado de emergencia, los militares consiguieron despejar numerosos cortes carreteros en diversos puntos del país, apelando en algunos casos al uso de sus armas y provocando heridos y detenidos. Pero los maestros en huelga, sectores campesinos, trabajadores del Seguro Social y Judiciales, así como estudiantes y profesores, reafirmaron sus reivindicaciones y en muchos casos desobedecieron las normas de restricción aplicadas por los mandos militares.

Los incidentes se extendieron a Puno, Huancayo, Arequipa, Iquitos, Tacna, Chimbote, Huaraz, Trujillo, Huaral y Chiclayo. La policía y el ejército detuvieron a varios dirigentes de SUTEP, el sindicato que agrupa a los educadores. En el pueblo de Barranca en la región de Lima-provincias, el presidente de esa región Miguel Angel Mufarech denunció que la represión contra agricultores y pobladores fue una agresión violenta e injustificada. La carretera panamericana fue recuperada por medio millar de soldados apoyados con diversos vehículos blindados. Las fuerzas permanecen en el lugar para evitar que se repitan los cortes. El presidente regional también denunció la desaparición de siete de los heridos.

Un muerto y varios heridos en puno

Pero donde la violencia represiva alcanzó su mas alto nivel fue en Puno. Allí tropas del ejército y policías abrieron fuego contra unos dos mil manifestantes en torno a la Universidad Nacional del Altiplano, provocando al menos un muerto y numerosos heridos de bala.

Edy Quilca Cruz, el joven estudiante asesinado quería ser maestro. Tenía 22 años, era el mayor de tres hermanos y cursaba uno de los últimos cursos en la Facultad de Educación de Puno. Su muerte aumentó la indignación popular. Desafiando las restricciones oficiales, millares de ciudadanos marcharon por las calles de Puno responsabilizando a Toledo y a su ministro del interior por el asesinato del joven Quilca Cruz. El comercio y el transporte estaban totalmente paralizados desde la mañana. La noche anterior, un ensordecedor golpear de cacerolas se extendió por toda la ciudad de Puno en protesta por la violenta represión militar y policial. El presidente regional, David Jiménez responsabilizó al General Carlos de la Melena Mariátegui, jefe de la Cuarta División de Montaña del Ejército por el ataque sufrido por manifestantes. Confirmó que hay mas de medio centenar de heridos, una veintena de ellos, de bala.

Piden que el ejercito vuelva a sus cuarteles

Por su parte, el ministro del Interior Alberto Sanabria argumentó que "nadie ha sido reprimido o detenido por sus ideas", sino por haber infringido la ley.

Los diputados de la oposición reclamaron en el Parlamento que el presidente ordene que el ejército regrese a sus cuarteles, como un primer paso para descomprimir la situación. Un legislador del APRA - el partido opositor que lidera el ex presidente Alan García - recordó que durante las protestas del año pasado en Arequipa, el gobierno también utilizó al Ejército para reprimir las manifestaciones, pero que finalmente tuvo que ceder después de provocar muertos y heridos entre la población. También mencionó que en aquellos sucesos un general se negó a cumplir las órdenes de disparar contra el pueblo y poco después fue pasado a retiro. Ante la intervención del ministro de defensa Aurelio Loret de Mola, que negó esa circunstancia, el legislador recordó que se trataba del General Gómez de la Torre, promovido a su rango en enero del año pasado, y dado de baja en el mes de diciembre.

Walter Albán, defensor del pueblo, investiga denuncias sobre cuatro desaparecidos, uno de ellos, un estudiante herido durante la represión en Puno.

Johny Lescano, legislador por el departamento de Puno, exigió el levantamiento inmediato del estado de emergencia "que solo ha servido - dijo- para ver mas represión, balas, muertes y heridos en la región." Heriberto Benítez Rivas, congresista del Frente Independiente Moralizador afirmó: "Si el gobierno cree que soltando los tanques en la calle va a solucionar el problema, está equivocado; solo consigue agudizar más la tensión".

Toledo no tiene margen para el error

El pasado 20 de mayo, los maestros en huelga estaban dispuestos a negociar con el gobierno una mejora a sus bajos sueldos. Pero el gobierno solo llegó a un ofrecimiento de apenas 100 soles de incremento salarial. Toledo dejó pasar una vez mas la oportunidad de dialogar y atender una más que justificada demanda de uno de los sectores claves de la sociedad.

El Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación, SUTEP, ratificó la continuidad de la huelga, y los maestros parecen dispuestos a permanecer en las calles con sus manifestaciones y protestas a pesar del control militar. Sus movilizaciones van ganando apoyo popular y de mantenerse la tendencia, el gobierno se vería en la disyuntiva de forzar una mayor represión o retroceder, como hizo hace meses en Arequipa. Si opta por la primera, e insiste en hacer actuar al ejército, la crisis podría tomar un rumbo imprevisible porque es muy grande la tensión social y muy extendido el rechazo a las políticas gubernamentales.

 
Gentileza de la Agencia SERPAL.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones