Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Sobreviviendo entre cadáveres

Por Isaac Bigio (*)
Información relacionada:
Otras notas de Isaac Bigio

Rebanadas de Realidad - Londres, 27/07/03.- Pareciera que la vida política de Tony Blair estuviese determinada por recientes y próximas muertes. Su supervivencia como Primer Ministro se ha visto afectada con los incidentes que rodean al suicidio del doctor Kelly. En cambio, la anunciada caída en combate de los hijos de Hussein bien puede haberle dado un soplo de vida.

El deceso del experto británico en armas ha exasperado la peor confrontación entre un gobierno británico y la BBC, y ha acentuado el clima de desconfianza en la opinión pública. Una reciente encuesta muestra que por primera vez dos de cada cinco británicos creen que Blair, el líder laborista que más tiempo ha estado en el poder, debería dejar el premierato. El tuvo la difícil tarea de ir hacia una invasión contra el grueso de su base partidaria y de la población. Dos millones marcharon contra la guerra en la protesta más grande de la historia británica.

Para convencer a la mayoría parlamentaria presentó dos informes que después se ha mostrado fueron plagiados de una tesis estudiantil o de internet. Allí afirmó que Iraq poseía miles de litros de gases, los cuales podía enviar al exterior a 45 minutos de darse la orden y en misiles de extenso alcance. Durante el conflicto se evidenció que Iraq no poseía misiles ni siquiera de medio alcance y no ha aparecido una sola arma de destrucción masiva después de 45 días de haberse producido la invasión. También se ha mostrado como falsa la aseveración que Iraq estaba a uno o dos años de fabricar una bomba nuclear. Los propios inspectores de las Naciones Unidas tildaron de fraudulenta la afirmación hecha por EEUU o Reino Unido en el sentido de que Bagdad había adquirido uranio africano o tubos especiales para elaborar cabezas atómicas. El espectro de Kelly ha perseguido al premier británico a lo largo de todo su actual periplo alrededor del planeta. Para tratar de librarse de toda culpa asegura que él no ordenó acusar a quien se suicidara de filtrar información confidencial. Con ello él estaría aceptando la posibilidad de salvar su pellejo a costa del de alguno de sus ministros. De ser cierto el hecho que dos hijos de Saddam fueron ultimados, esto permitiría a Blair y Bush mostrar éxitos, pues hasta la fecha no han dado con Bin Laden, Mula Omar, Saddam Hussein o los mentados gases mortales iraquíes. Más, ello no basta. Para apaciguar voces opositoras y sobrevivir necesitan mostrar a Hussein aunque sea como cadáver. Si no consiguen ello o logran contener la creciente resistencia iraquí, y si los cadáveres de soldados ocupantes empiezan a aparecer a un ritmo de más de uno por día, la sobrevivencia de varios ejecutivos en Londres y Washington estará en cuestión.

(*) Isaac Bigio es un analista internacional formado en la London School of Economics & Political Sciences. En ésta, considerada la principal universidad internacional especializada en ciencias sociales, él ha obtenido grados y postgrados en Historia y Política Económica, y ha enseñando. Su especialidad son países en conflicto y transición entre distintos sistemas sociales. Ha pasado por las aulas del Instituto Europeo, la Escuela de estudios Asiáticos y Orientales, la escuela de Estudios Eslávicos y Europeo Orientales así como en otras dependencias de la Universidad de Londres. Sus artículos han sido publicados en unos 200 medios en 5 continentes. En 1998 obtuvo 2 Premios significativos: el de la Excelencia de Dillons-Waterstone (la mayor librería británica), y el E.H. Carr del Departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales, Aberyswyth (el primer departamento de dicha disciplina en el mundo). Rebanadas de Realidad publica a Isaac Bigio, por gentileza del autor.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones