Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
3º ETAPA DEL PLAN DE VIVIENDAS

El intendente Mario Alberto Ishii entregó indumentaria a los trabajadores paceños

Se entregaron ropa de trabajo a los trabajadores de las Cooperativas que estarán construyendo 1.000 viviendas en la Avenida Saavedra Lamas.
Por Alejo Mocciola Puebla (*)

Rebanadas de Realidad - José C. Paz, prov. de Buenos Aires, 05/08/05.- El pasado viernes 29 de julio de 2005 el Sr. Intendente Municipal Mario Alberto Ishii entregó indumentaria a los trabajadores de las 125 Cooperativas de José C. Paz que están a punto de comenzar a trabajar en la 3º etapa de construcción de 1.000 viviendas del Plan Federal de Emergencia Habitacional de la Nación.

La entrega que se realizó a las 15:00 hs. tuvo lugar en el predio del futuro barrio, ubicado en la Avda. Saavedra Lamas, entre las calles La Habana y Ottawa del Barrio San Atilio.

"Nosotros no somos los guerrilleros"

El Sr. Intendente se dirigió a los presentes destacando la esperanza de un cambio, para dejar atrás de una vez por todas la marginación y la condición social a la que el pueblo paceño ha estado sometido durante años.

"Les quiero decir bienvenidos al trabajo, bienvenidos al progreso, muchachos. Cuesta mucho soportar tanto tiempo el flagelo de la desocupación. Muchos de ustedes han llegado hasta las lágrimas, por no tener qué poner en la mesa.

El compromiso mío, como Intendente, es conseguirles trabajo. Y si me tengo que arrodillar para conseguirlo, me voy a arrodillar (aplausos). Pero siempre pensando en José C. Paz. Por eso, en otro lugar hay 1.000 personas trabajando donde va a haber 1.000 viviendas. En este lugar también son 1.000 viviendas y en otro lugar van a ser otras 1.000. Cada uno de ustedes va a tener, el que no tiene, su hogar. Van a poder pagar $50 y van a tener su casa. Y cada uno de ustedes se va a poder construir su propia casa (aplausos). Cada uno de ustedes va a tener trabajo, acá por un año acá y otro año en otro terreno.

Quiero decirles que costó mucho organizar este campo. Era un terreno con muchos bajos, si ustedes se fijan están todas las calles hechas. ¿Cuánto tiempo hubiéramos tardado en arreglarlo a pala? El programa es de 5 o 6 meses, si se termina antes es más grande el sueldo, son $500 por mes, de 5 meses, es decir, $100 por semana durante 6 meses. ¿Cómo se entrega la casa? Tenemos dos formas. El Intendente tiene que adjudicar. Si ustedes se ponen de acuerdo en las cooperativas, las casas las adjudicarán ustedes. ¿Quién será el beneficiario de la cooperativa? Le tocará las primeras cuatro a uno, las segundas cuatro a otro, hasta llegar a los 16 que ocupen las cooperativas y que no tengan vivienda. Todo el que trabaje va a tener que tener su casa.

Ojo con los vivos que hay en todos lados y que dejen sin casa a los que están formando hoy las cooperativas. ¡Guay! con los vivos que se quieran robar el material de las cooperativas, porque los echo y los mando presos, con los vivos que humillen a mi gente, ¿está claro?; son trabajadores y van a trabajar como tales. Van a tener técnicos y arquitectos que van a identificar con distintos cascos para que ustedes puedan reconocer.

Tampoco quiero una banda de ñoquis, les voy a tomar asistencia. El que trabaja, trabaja, el que no trabaja, no cobra. Aquel que no trabaja y está enfermo hay que contemplarlo, como por ejemplo una embarazada, hay que respetarla. Pero no vaya a ser cosa que el sacrificio de 5 o de 10 lo ganen 16, y otros que tienen amigos políticos no laburen. No es así. Que quede bien claro, en eso no hay arreglo de ninguna forma.

Son 2.000 puestos de trabajo que, si ustedes buscan en todo el país, es el único distrito que los está generando. Fíjense a su alrededor los distritos vecinos ¿cuántas cooperativas tienen? Nosotros tenemos 3.500, 3.600 personas ya trabajando en cooperativas y si acá son 2.000 imagínense lo que son 3.600. Entonces, en otros distritos dicen que no se animan, que le tienen miedo a la gente. Yo estoy todo el día en la calle manejando y solo, ustedes me ven. A la gente pobre y humilde no hay que tenerle miedo. Nosotros no somos los guerrilleros, los mafiosos, ni mucho menos.

No tenemos la culpa. ¿Saben quiénes son los mafiosos y guerrilleros? Los de clase media que se han venido abajo y son más intelectuales. Nosotros somos humildes porque nos han hecho humildes. Nos han hecho morder el barro toda la vida. Muchos de nosotros no pudimos estudiar, la ignorancia es mucha, porque nuestros padres no nos pudieron educar. Pero el gobierno tampoco se calentó. Les convenía tener pobres para poder manejarlos mejor.

Hoy empezamos a trabajar, lo que necesitamos es una fuerte organización. Porque son 2.000 personas. Yo les quiero explicar, lo que ven que están bajando ahí, es lo que más nos demoraba el inicio, la planta de hormigón. Antes teníamos que ir a buscar el hormigón a San Martín o a Pacheco. Ahora va a salir de acá y el camión va a tener el material a 100 mts. Con las calles y las plateas armadas reducimos los gastos, vamos a hacerlo mucho más rápido y vamos a saber dónde están los camiones para ir y venir a traer el hormigón a la casa. ¿Por qué digo que tenemos que estar todos? Hay que armar plateas, éstas que están aquí, que muchos habrán visto, después ¿cómo se hace? Y muchos de ustedes dirán ¿pero nosotros no sabemos nada? No importa. Yo tengo los técnicos que les van a explicar cómo ir haciendo la casa, así que no le tengan miedo a nada. Yo no necesito que sean oficiales ni albañiles que sepan mucho, yo necesito que sea un pueblo que quiere trabajar y con ganas y que no falle (aplausos). Acá hay que hacer docencia, enseñarles, el que no pudo tener un oficio va a tener un oficio, porque cuando se haga una casa, dos casas, tres casas o veinte casas, de última van a saber cómo se hace, por lo menos es una fuente de trabajo más para cada uno de ustedes y su familia.

Costó mucho hacer esto. Yo no quiero hacer una villa grande. Quiero un barrio, el mejor barrio de José C. Paz, al que estamos haciendo con una avenida grande. Esto que está acá -señalando el obrador- va a quedar para que estudien los chicos, pinten, jueguen al vóley. Van a tener sala de primeros auxilios, escuelas, jardines, los voy a preparar como corresponde. Esto es así (aplausos). Este barrio va a tener agua corriente, cloacas, gas, establecimiento educativo, sociedad de fomento para que los chicos puedan juntarse y sacarlos de la calle, que hagan deportes. Vamos a vivir dignamente, muchachos (aplausos).

Queridos amigos, les agradezco a los compañeros que han traído pasacalles, pero yo estoy hablando como amigo, dejémoslo para luego. Hoy, hay que laburar. Guardemos los pasacalles. Muchas gracias, muchachos.

Quiero agregarles algo, uno que viene de abajo las conoce, sabe las cosas que han pasado. He visto 30 cuadras de cola, cuando no tenían cómo mandar los pibes al colegio y entregábamos 50.000 mochilas. Entregábamos comida a granel. El pueblo estaba desocupado. Los colectivos circulaban vacíos. Yo les digo que estamos saliendo. Nos falta, pero estamos saliendo. Lo importante es que ustedes empiecen a trabajar. Pero para trabajar necesitamos organizarlos. Los jefes, los presidentes de cada cooperativa o coordinadores, van a estar firmando un viático para que ustedes tengan como moverse. Porque sé que muchos de ustedes no tenían ni para el boleto hoy, muchachos. Ese es mi apuro. Hoy hay barro y el otro día estaba intransitable, ¿qué íbamos a hacer en el medio del barro? No podíamos ni caminar, llovía, se tenían que mojar, era imposible.

Este no es un emprendimiento chico. Esta es la obra más grande que se haya hecho en la Provincia de Buenos Aires por cooperativa. Si piensan que somos indios, les vamos a demostrar que somos los mejores. Porque nos estamos levantando, somos los mejores (aplausos). Siempre fuimos los malos de la película. En Capital matan a 50 por día, acá no sucede eso, no veo tanta inseguridad. Seguramente en otro momento había mucha gente desocupada por la calle. Pero ya no es tanto.

No somos menos que nadie. Y porque no somos menos que nadie, me pongo al frente de ustedes y les digo que tengamos esperanzas, levantemos los corazones, muchachos. Tenemos una familia a la que darle algo, estudio, y se lo vamos a dar. La universidad va a estar a fin de año. De cualquier hogar humilde, muchachos escuchen esto, de José C. Paz saldrán médicos, dentistas, ingenieros o lo que Dios quiera. Porque hasta hora terminaban el secundario, hacían una linda fiestita y después teníamos a un chico vago que dormía hasta las 12. O teníamos a un chico que no tenía posibilidades de salir a buscar trabajo a la calle porque no tenía un peso. El padre tirado en una cama desocupado, depresivo, enfermo, porque después de 20 años de laburo pasó a ser la mujer de la casa, porque la mujer salía a trabajar. Eh, muchachos, ¿qué nos pasó? No fuimos nosotros los responsables. Nosotros éramos los que laburábamos, los peones, los albañiles, los trabajadores en alguna fábrica. Nosotros no fuimos los responsables de que se haya caído el país de esta forma. Y menos los de acá de José C. Paz que tenemos 6.000 cuadras de barro, una pobreza extrema.

"La única verdad es la realidad"

Asimismo, el Intendente Mario Ishii no reparó en mencionar la importancia del actual Presidente de los argentinos, Néstor Kirchner, quien asistió y colaboró a través de innumerables obras para el crecimiento del distrito paceño.

"Muchachos, cuando yo asumí, lo que se daba era comida, tenían todo parado, la Municipalidad en llamas, nos cortaban la luz. ¿Nadie tiene memoria? Hoy lo que ven a sus espaldas, es el cementerio que tampoco lo teníamos. Entonces sostengo, nos han hecho pobres, no elegimos ser pobres, llenos de barro, sin agua corriente, sin iluminación. Nos han hecho pobres porque no han puesto un peso en José C. Paz nunca. Yo estoy tratando de reivindicarlos a través del Presidente Kirchner. Que no me vengan con cuentos, porque fue el único que bajó algo a José C. Paz, ¿o no es así, muchachos? Todo lo demás es cuento, la única verdad es la realidad.

Las cosas están cambiando y lo comprobamos. Yo soy una persona agradecida. Un bien nacido debe ser agradecido. El Presidente de la Nación nos trajo 5.000 puestos de trabajo, con las viviendas 5.000 personas van a poder vivir en éstas. Porque cada 1.000 viviendas que hagamos son 5 personas por vivienda las que la van a ocupar. Yo digo que tenemos que ser agradecidos. ¿Por qué? Porque el único que se acordó de nosotros fue este Presidente. Viene el día 8 a vernos las caras, a verlos a ustedes, a verme a mí con todo José C. Paz y no es un acto político. Es un acto institucional, todas las instituciones, porque va a bajar más obras, más viviendas, más agua corriente, más pavimentos.

Y cuando yo tomé decisiones en compañía del Presidente, fui el primero en acompañarlo, en brindarle mi apoyo incondicional. Porque él le dio algo a José C. Paz, no por otra cosa. El viernes se lo dije a él en persona: "usted no tiene nada que pagarme, no tiene que darme cargos, no quiero nada, quiero que le dé todo a la gente de José C. Paz, vamos a trabajar todos para ayudarlo y para que usted nos siga ayudando". Porque las peleas política son por cargos, no por comprar una silla de ruedas, son mentiras, no por comprar nada que le sirva a la gente. Son por cargos que se pelean, quién manda, si lo tenemos condicionado al Presidente o dejamos que haga lo que quiera o lo que le dicen. Lo calificaron el payaso, el muñeco, ahí lo tienen al payaso, al muñeco, enfrentando a todos los viejos dirigentes. Y lo voy a apoyar, porque está haciendo las cosas bien, sino no lo hubiese apoyado. Yo jamás los llamo para hablar de política, pero hoy debo decirles, se están peleando los diputados por si echan al Presidente o lo dejan, echan al Gobernador o lo dejan. Entonces, que nadie les diga nada al oído, ustedes miren la realidad y a partir de ahí vemos".

"La culpa la tienen los que nos dirigieron"

Por último, el Jefe Comunal hizo referencia también al pasado político del distrito, memorizó culpas y desidias de dirigentes anteriores. "(...) Hay calles que no se pueden transitar y ustedes tienen razón cuando se quejan. Pero yo no puedo arreglar tantos años de atraso en José C. Paz en 5 años. Hicimos más de 100 obras, no puedo hacer más. Tampoco nos da el cuero. No tenemos un distrito fuerte en recaudación. Pero le hicimos frente a todo lo que vino. Y estamos parados todavía.

La culpa la tienen los que nos dirigieron. Y yo quiero que se vayan ya, por eso voy a trabajar para el cambio. Yo también me voy a ir, con el tiempo me voy a ir. No quiero quedarme eternamente. Haré lo que tengo que hacer y me voy a ir. Voy a dejar este distrito con: el Mercado con 20.000 puestos de trabajo, ustedes con una casa, las escuelas en los barrios, la universidad, todo iluminado, la mayor parte de José C. Paz asfaltado, todos con agua corriente, no vaya a ser cosa que ustedes estén enfermos por culpa que el agua no sirva o esté contaminada. Hay muchos hogares con problemas por las napas de agua muy altas (aplausos).

¡Dejémonos de joder!, vamos a hablar como hablamos siempre nosotros. Yo no tengo la culpa de que José C. Paz esté como está. Yo lucho para levantarlo, sólo cobro entre el 10 y el 14 %, ¿qué puedo hacer? Con esto no alcanza para pagar nada. Pero quiero decirles algo. Tengo la conciencia tranquila y me pueden decir un montón de cosas por la espalda, pero nadie me lo dice en la cara, no tienen argumentos".

(*) Director General de Prensa, Difusión, Ceremonial y Protocolo de la municipalidad de José C. Paz./ Correo
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones