Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet CENTRAL SINDICAL VASCA LAB - EUSKAL HERRIA / Web

El 26 de septiembre, huelga general

Euskal Herria debe decidir su camino

Informaciones de la LAB editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - LAB, Euskal Herria, 14/09/12.- El rescate al sistema financiero, causante en gran medida de la situación económica que estamos viviendo, tiene precio puesto desde Europa, un precio de recortes brutales que pretenden que paguemos la mayoría social. El estado español alega que no tiene capacidad de actuación, pero, al igual que en el conjunto de Europa, juega a preservar y cuidar unos intereses muy concretos: intereses multinacionales y, principalmente de la banca, sea ésta alemana o española.

Reforma de estado para instaurar una dictadura económica

No nos encontramos ante una medidas coyunturales, ni ante una serie de recortes que permitan abordar una dura fase económica. Nos encontramos ante toda una reforma de estado cuyo único objetivo es instaurar el modelo capitalista más salvaje.

Tras esta batería de medidas y de reformas (las ya aplicadas y las que están en cartera), se está destruyendo el sector público: sin recursos, sin capacidad y completamente residual. Un sector público que ni sea motor ni tan siquiera regulador de la economía y un sector público que no preste ni servicios ni protección social a la población. Y se siguen promoviendo medidas para que unos pocos sigan acumulando riqueza y especulando a costa de la mayoría social: la política fiscal no es un instrumento para la redistribución de la riqueza, sino un instrumento para el puro saqueo, ejemplo de ello es la brutal subida el IVA tras aplicar una amnistía fiscal a quienes han defraudado a manos llenas.

El estado ha hecho dejación de todas sus funciones de mediador y garante de derechos y ha decidido convertirse en un simple instrumento en beneficio de los intereses de unos pocos: proveer y desviar recursos públicos al ámbito privado y garantizar el control social.

Involución y centralización de Estado

La forma antidemocrática, a golpe de decreto y ley básica, es la forma que han adoptado para instaurar en lo político un modelo totalmente centralizado y uniformizado. El "café para todos" del '78 ya no sirve y es necesario transformarlo: un modelo económico único con un marco político único

Hablar de invasión de supuestas competencias cuando el estado español ha decidido que es el momento de finiquitar el modelo autonómico es un brindis al sol sin recorrido alguno.

Seguir atada a las políticas que está realizando el Estado español es un suicidio político y económico para Euskal Herria. Un suicidio económico porque las medidas que se están adoptando no sirven ni para crear empleo ni para estimular la economía; recortar salarios mientras suben los precios y los servicios básicos se privatizan y recortar prestaciones mientras crece el desempleo es sinónimo de pobreza. Y un suicidio político, porque están finiquitando la capacidad y los instrumentos para hacer políticas propias que nos permitan salir de esta situación. Si este marco no sirve para hacer políticas propias, la única conclusión posible es que necesitamos otro que sí lo posiblite.

Hay alternativa para Euskal Herria: o subordinación o salida propia

Lo que está en juego en este momento es si se nos va a imponer ese camino a ninguna parte. La alternativa existe y es posible si se toman tres decisiones: no aplicar las medidas del gobierno español; anular los recortes establecidos en los presupuestos de las instituciones de Euskal Herria; y poner sobre la mesa un plan institucional nuevo e integral para hacer políticas que nos permitan salir de la crisis. Un plan definido sobre cuatro pilares:

  • Justicia fiscal
  • Desarrollo del sistema de servicios públicos
  • Creación de un sistema financiero público para Euskal Herria
  • Un plan real de creación de empleo y garantía de una renta mínima, apostando por políticas de reparto del trabajo y la riqueza

La opción es clara: o la subordinación y la uniformización de un estado que ha optado por la no salida a la crisis, o la posibilidad de dar una salida propia desde la capacidad de hacer políticas y tomar decisiones en nuestro ámbito.

LAB demanda que se convoquen consultas populares tanto en Nafarroa como en la CAV en este sentido. Ésa es la decisión que hay que adoptar y le corresponde a la sociedad de Euskal Herria tomarla y al ámbito político respetarla. Debemos pasar del "aplico porque es obligatorio" a "no puedo aplicar porque la sociedad de Euskal Herria lo ha rechazado".

El 26 de septiembre vamos a llenar las calles de Euskal Herria con un objetivo: que todas esas medidas no sean aplicadas en nuestro ámbito y que ante esta reforma de estado sea nuestro pueblo en que tome la palabra y la decisión.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Igor Urrutikoetxea, Secretario de Relaciones Internacionales de la central sindical vasca LAB