Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

En recuerdo de la patriota Adriana Venanzi, defensora inclaudicable de nuestra Patagonia

Por Juan Gabriel Labaké E-mail
Conviene conocer el pensamiento del nuevo secretario de Turismo de la Nación, señor Carlos Enrique Meyer, quien, en buena medida, estará a cargo del cuidado de nuestro territorio nacional. Veamos.
Otras notas Labaké:

Rebanadas de Realidad - Ciudad de Buenos Aires, 24/08/03.- Declaraciones que el nuevo secretario de Turismo de la Nación, Carlos Enrique Meyer, hizo hace menos de un año a "La Voz del Interior" de Córdoba, y que fueron publicadas el martes 17-09-02: "Carlos Enrique Meyer, subsecretario de Turismo de Santa Cruz, exaltó las bondades del futuro parque Monte León. Sentado entre fotografías de lobos marinos, pingüinos y paisajes espectaculares, dijo a La Voz del Interior que los directores de Patagonia Land Trust "son gente que tiene cargo de conciencia por la posición de Estados Unidos en el mundo y quiere devolver al mundo algo bueno". Afirmó que "acá, en Santa Cruz, algunos están en la caza de brujas y creen que el FMI está detrás de todo, pero critican porque no conocen. Esto que está por suceder (la venta de Monte León a la citada empresa de EEUU), es bueno". (1)

A quienes no leyeron mi informe "Deuda por Territorio", les aclaro que el señor Douglas Tompkins es un ciudadano angloamericano, que preside la "Deep Ecology Fundation" (Fundación Ecología Profunda), que, entre 1990 y 1992, compró en Chile unas 400.000 hectáreas. Ese territorio abarca una franja que va desde el Pacífico hasta el límite con la Argentina, en la Cordillera, y está a la altura de nuestros lagos del sur. De esa forma, este "filantrópico" y "profundo" ecologista ha logrado partir a Chile en tres: Chile al norte de Tompkins, Chile al sur de Tompkins, y Chile "de" Tompkins. Para transitar por "su" territorio, a fin de ir de Chile del norte a Chile del sur, hay que pedirle autorización a... Tompkins; el único restaurante y la única posada son de... Tompkins, los empleados responden a... Tompkins, y, obviamente, la soberanía la ejerce... Tompkins.

El mismo señor Tompkins, pero a través de otra empresa "filantrópica" suya, la Patagonia Land Trust (la que cita Meyer en su reportaje), ha comprado ya 100.000 hectáreas en los Esteros del Iberá, Corrientes, y más de 800.000 hectáreas en la Patagonia, y tiene planes y dólares para comprar hasta un millón de hectáreas en esa región de nuestra patria.

A fines del año pasado, el señor Tompkins compró la bella estancia Monte León, en Santa Cruz (operación a la cual se refiere Meyer en el reportaje transcripto más arriba), que tiene 42.000 hectáreas, y la dio en fideicomiso al gobierno nacional (Parques Nacionales), con el mandato de hacer en ella un nuevo parque. Si el gobierno argentino no cumple lo estipulado, Monte León pasará nuevamente al cuidado "profundo" y exclusivo de... Tompkins. Un hecho tan peligroso, protagonizado por un "filántropo" como Tompkins, produjo la oposición de varios patriotas, entre ellos nuestra afectuosamente recordada amiga y compañera Adriana Venanzi, de Caleta Olivia, Santa Cruz, que fuera dueña de una FM y a quien rendimos un merecido homenaje con esta nota.

Pero la protesta de esos heroicos argentinos fue acallada desde las más altas esferas del gobierno de Santa Cruz de ese momento (setiembre de 2002), que defendieron a capa y espada la firma del acuerdo con... Tompkins, como se comprueba por el reportaje aludido. Por boca del entonces secretario provincial de Turismo santacruceño, señor Carlos Enrique Meyer, se los trató de cazadores de brujas a los díscolos opositores, y se los mandó a callar la boca. El convenio con Tompkins tenía que firmarse "caiga quien caiga" (o mejor dicho en castellano básico, "quien cayere").

Ahora, el mismo señor Carlos Enrique Meyer ha sido designado secretario de Turismo de la Nación. De modo que, en ese sector, no tenemos más a un menemista de la primera hora, que se mantuvo leal y fiel a "su jefe" hasta la penúltima hora (porque en el menemismo te acompañan hasta la puerta del cementerio, pero nunca hasta la tumba). Ahora tenemos ahí a un defensor "de oficio" (¡con mucho oficio!, por lo visto) y fanático admirador del virtuoso Tompkins, quien (Meyer "dixit"), está actuando como la voz de la conciencia de los inocentes angloamericanos, hoy arrepentidos de habernos causado algunos pequeños e involuntarios daños... Para "indemnizarnos", nos compran cientos de miles de hectáreas de territorio, para... ¿Para qué?

¡Este señor Meyer parece que sabe muy bien lo que dice, y por qué lo dice...!

En verdad, con tales protectores de nuestra tierra encumbrados al Gabinete de la Nación, ¿para qué necesitamos usurpadores del territorio nacional?

Realmente, nosotros alimos de Guatemala, sólo para caer en Guatepeor.

¡Que Dios proteja nuestro territorio!

Notas del autor:
Agradezco a nuestro compañero Augusto, de Neuquén, el envío de la información sobre el reportaje transcripto.
(1) Para leer completa la nota de "La Voz del Interior" del 17-09-02, pueden consultar en Internet: http://www.lavoz.com.ar/2002/0917/suplementos/temas/nota119164_1.htm

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones