Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

¡Apunten a la Argentina!

Por Juan Gabriel Labaké E-mail
Información relacionada:
Otros a rtículos de J. G. Labaké

Rebanadas de Realidad - Ciudad de Buenos Aires, 06/02/04.- En mi mensaje anterior (el Nº 208) anticipé la opinión de algunos economistas amigos sobre un eventual endurecimiento de las tratativas con todos los acreedores extranjeros para 2004. Decía mi anticipo: ... los que saben ver bajo el agua afirman que hay un notable acercamiento entre la Casa Blanca y Wall Street. Se acabaron las épocas del Bush puritano que pregonaba la necesidad de "moralizar" (¡!) la actividad bancaria, para que cayeran todos los irresponsables y/o aventureros. Hoy, dicen, Bush ha pactado con los banqueros (¡vaya a saber por qué!) y con los grupos inversores (decisivos entre nuestros acreedores privados) y los ayudará cada vez que deseen apretarnos los torniquetes. Por eso, explican, el FMI que había prometido apoyarnos en las negociaciones de la deuda privada, a cambio de que le pagáramos a él la totalidad de la deuda, en billetes verdes cantantes y sonantes y con sus respectivos e intocables intereses, ahora nos exige "juego limpio" y "buena fe" para con los acreedores privados.

¡Mala señal para nosotros!

La realidad ha tardado sólo una semana en confirmar mi vaticinio. A decir verdad, no era mío (yo sólo relaté lo escuchado), sino de mis amigos economistas, que ven bajo el agua simplemente porque no tienen lentes deformantes ni anteojeras. Hay otros economistas, en cambio, que también ven la realidad, pero la deforman, como exigió el entrevistador de FIEL, según el otro relato de mi anterior mensaje, para "'demostrar' que son lo mismo el comunismo, la Alianza para el Progreso y la CEPAL..." El sueldo de director de FIEL es muy jugoso. Pero lo más importante es que da tantas y tan "atractivas" conexiones locales y, sobre todo, internacionales, que lograr ese cargo equivale a un verdadero seguro de vida... a lo bacán, y a un "bill de inmunidad" (en este caso, de impunidad)... a lo Cavallo por ejemplo. Y ya se sabe que para mucha gente (políticos y economistas entre ellos) "París bien vale una Misa", sobre todo cuando viene acompañado por muchos billetes verdes.

Extrañas coincidencias

Ese preámbulo sirve para introducirnos adecuadamente en el tema. En estos últimos días se ha producido una confluencia muy, pero muy sugestiva, de "aprietes" y presiones contra el presidente Kirchner:

  • 1.- El gobierno anglo-americano, el FMI, el BM, el G-7 y cuánto grupo de presión imperial existe en este planeta, han cerrado el puño sincronizadamente para exigirle al gobierno argentino que mejore la oferta a los acreedores privados, y que aumente las tarifas de los servicios públicos. Parece una campaña orquestada, al mejor estilo CIA-Departamento de Estado, que comenzó "suavemente" hace uno o dos meses, pero que ahora tiene todas las características del ruido de una jauría tras su presa.
  • 2.- En ese contexto, han arreciado los envíos por Internet, y la publicación por parte de cierta prensa "seria", de acusaciones contra Kirchner, especialmente (aunque no en exclusiva) por los millones de dólares (unos dicen 530, otros 750, da lo mismo) de la provincia de Santa Cruz, que el presidente, siendo gobernador, depositó en el extranjero, y que ahora se niega a que sean repatriados por su sucesor. También está tomando estado público la comprometida relación de Kirchner con la empresa pesquera CONARPESA, que al parecer recurrió al mafioso método de mandar a matar a un competidor ("libre juego de la oferta y la demanda", que le llaman, ¿o habrá sido la mano invisible del mercado la asesina...?). Por si fuera poco, el primer pistolero contratado por CONARPESA, y siempre según las constancias obrantes en el Juzgado Penal de Puerto Madryn, sería un miembro de la ETA española, que luego "rescindió el contrató" con la empresa pesquera porque la ETA no lo autorizó a realizar ese trabajito extra.
  • 3.- Ahora, se han plegado a esa campaña, a veces con discreción y a veces con los tapones de punta, tanto lo que podríamos llamar la derecha político-militar, como su similar económica. Por Internet han comenzado a pulular los mensajes de "agencias informativas" de sugestiva procedencia, con dichas denuncias (adornadas con detalles truculentos). Y por los diarios nos hemos enterado que la derecha económica ha lanzado a su "mejor alumno", el Dr. Carlos Saúl Menem, a menear el tema.

No es mala señal para Kirchner, sino y como dije en mi mensaje anterior, lo es para nosotros, los argentinos. Kirchner cederá o no, nadie lo sabe, pero los platos rotos de los aumentos de tarifas y del mayor pago a los acreedores privados, que son los objetivos verdaderos y finales (los del Imperio) de tanto afán moralista, los pagaremos todos los argentinos.

Kirchner no es el arcángel San Gabriel...

Para mí, las probables "picardías" de Kirchner no son una novedad. Antes de que asumiera, envié un mensaje (a él especialmente) solicitando que el futuro presidente aclarara su real compromiso con CONARPESA. Y lo hice porque buenos amigos míos de la Patagonia me pidieron difundir que los "muchachos" de CONARPESA andaban amenazando a todos los que habían denunciado sus tropelías y su muy sospechada intervención en el asesinato de un competidor suyo. "Que se cuiden, porque ahora vamos a tener la manija oficial nosotros", fueron las palabras de algunos personeros de la pesquera española. Francamente, mis amigos me enviaron el SOS porque temían por su propia seguridad. Y por eso mismo difundí la denuncia, y se la envié al presidente electo (en ese entonces) por varios conductos, sugiriéndole la conveniencia de hacer una aclaración. Nada de eso sucedió.

En otro de mis mensajes, saqué a relucir lo de los millones de dólares, increíblemente fugados al exterior por el actual presidente, y mantenidos ahí cuando el país languidecía por falta de divisas. Para colmo, nadie sabe dónde y a qué tasas de interés los colocó, cuándo vence la colocación y cuánto produjo en estos más de diez años. Tampoco hubo reacción oficial.

Otra de mis denuncias sin respuesta fue la del negociado del Banco de Santa Fe. En cambio, lo que difundí sobre el mega-negociado de la francesa Thales y los controles radioeléctricos tuvo un final adecuado: el gobierno acaba de anular el contrato corrupto, firmado en 1997, época del reinado de la corrupción frívola y ostentosa. Pero obsérvese, y ello sin ánimo de echar pelos en la leche, que este negociado de Thales, el único que descubrió y sancionó debidamente el gobierno, es también el único que compromete a Menem y deja intacto a Kirchner...

Por otro lado, creo haber sido uno de los que con mayor frecuencia y firmeza se opuso y se opone, dentro del campo nacional y popular, a la estrategia de Kirchner que parte de la base de que Bush es su gran amigo, y benefactor de la Argentina, y que con el FMI se puede pactar como lo hizo. Nunca dejaré de reprocharle que no haya dispuesto, como primera, higiénica e indispensable medida, la investigación de la deuda externa, en lugar de darla por buena a ciegas (una especie de punto final, u obediencia debida a favor de los usureros y corruptos de acá y de afuera) y entrar a discutir, en mala posición, cuánto vamos a pagar. Hay muchos otros "agravios" políticos que he expresado con claridad en estos siete meses.

Digo todo lo que antecede para demostrar que he sido uno de los primeros en denunciar la cosas "non sanctas" (ética y políticamente hablando) del presidente, cuando la prensa seria, los "sitios" de Internet de origen sugestivo y ambas "derechas" callaban sobre ello, y el Imperio quería proteger a Kirchner y lo proclamaba "el vencedor del FMI".

Ahora, que todos ellos atacan al presidente para torcerle el brazo y llevarse una libra más carne de los argentinos, no me plegaré al juego. Seguiré apoyando lo que considero bueno para nuestro país, y criticando lo que estimo equivocado, para que mejore. Pero de la misma forma que me he negado a afiliarme al partido "kirchnerista", es decir a aplaudir todo lo que hacía aunque fueran errores o atropellos, ahora me niego a ser "antikirchnerista" acompañando a quienes desean derrotarlo o derrocarlo (esto último dicho sólo a modo de hipótesis).

No deberíamos tener necesidad de insistir, pero las circunstancias aconsejan hacerlo: una cosa es criticar para mejorar, y otra muy distinta hacerla para desgastar, debilitar o destruir.

Quienes están en esta campaña visiblemente destructiva y desgastante, o tienen intereses creados poco recomendables (el caso de los verdaderos iniciadores del "apriete", que están en Washington y Wall Street, y no acá, y la "derecha" económica), o están algo cegados por lo que Kirchner les hizo sufrir quizás injusta e innecesariamente. Aún en este último caso, es necesario serenarse y mirar un poco más lejos.

El debilitamiento de Kirchner, es decir, de nuestro gobierno, sólo traerá males a la Argentina. Creo que al presidente hay que criticarlo, pero "desde adentro", como quien realmente desea que las cosas mejoren, haciendo ver lo que uno considera que fueron errores, para eliminarlos o subsanarlos. En ese camino incluyo la carta que nuestro compañero Adrián Salbuchi envió a Kirchner hace unos días, pidiéndole que aclarara públicamente el manoseado asunto de los millones de dólares de Santa Cruz fugados al extranjero. Pero de ninguna manera podemos decir que Menem persigue ese afán constructivo o correctivo con sus críticas sobre el mismo y desgraciado tema.

Por otro lado, y siempre en hipótesis, ¿quién sucedería a Kirchner si sus enemigos lograran tumbarlo? Asumiría Scioli en ese caso, según establece la Constitución. ¿Creen que la situación mejoraría...?

Y si logran hacer renunciar a los dos (insisto, hablo sólo en hipótesis), a la "solución" la establecerían los gobernadores. Volveríamos al desbarajuste vergonzoso de la última semana de diciembre de 2001 y la primera del 2002. ¿Alguien sensato puede aspirar a ello?

Y no hablo de la "solución" militar, porque a Dios gracias esa fantasía no existe ni en la más calenturienta mente que habita hoy los cuarteles.

El desgaste de Kirchner sólo tiene una consecuencia segura: el debilitamiento del país en su tironeo con los buitres.

... pero es él quien decide

Esta dura prueba que vamos a pasar (digo que vamos a pasar, porque me parece que lo más duro de la campaña aún está por venir) debe hacer reflexionar a los que tiran piedras contra el gobierno para perforar su ciudadela, pero también es indispensable que el propio presidente reflexione. Cuando Menem abandonó la lucha por la segunda vuelta, Kirchner se quedó sin enemigos a la vista. Todo el mundo (el mundo argentino, digo) deseaba su éxito. En su discurso (todavía discurso de campaña) del día en que Menem hizo mutis por el foro, Kirchner sacó el mandoble y le dio a ciegas a varios molinos de viento (y a otros que son enemigos más reales). En menos de 30 días se había inventado cuatro o cinco frentes de tormenta, tan innecesaria como torpemente. Había que tomar ciertas medidas, es cierto, pero no hacía falta tomarlas con la aparatosidad y el teatro mediático, que dan votos pero hieren instituciones. Y ahora que el país, no sólo Kirchner, necesita la unidad para resistir el embate del enemigo, aún sangran las heridas abiertas por el presidente. El Dr. Kirchner sembró vientos alegremente. Ahora está cosechando tempestades, él y la Argentina. ¡Mala cosa!

Al menos, es razonable pedirle al presidente que desactive algunos circuitos irritativos con rapidez. Los millones de dólares de Santa Cruz (de la Argentina, no de Kirchner) deben volver a la patria con urgencia, o darse una explicación muy sólida sobre los motivos de su permanencia como capital fugado al exterior. Todos los sectores gratuitamente agredidos por el presidente, al parecer sólo con el objeto de "ganar poder" personal, deben ser adecuadamente satisfechos para ganar poder en serio, y no para Kirchner, sino para la nación. CONARPESA deberá ser puesta en el lugar que se merece, y el presidente deslindar responsabilidades, porque la relación entre él y la empresa acusada de mafiosa ha sido muy estrecha y duradera. Habrá que terminar con las peleas de campanario dentro del PJ, por espacios de poder y candidaturas a elecciones que se realizarán dentro de casi ¡cuatro años! Y así todo, para que las pocas municiones que tenemos vayan contra el enemigo insaciable y voraz, y no contra el frente interno o la propia retaguardia.

De otra manera, el Dr. Kirchner seguirá ignorando una de las primeras y más elementales reglas de la política: "Si entre hermanos se pelean, lo devoran los de ajuera". ¡Y vaya si nos están por devorar los de "ajuera"!

Es cierto que algunas de las medidas que le estamos reclamando al presidente tendrán su costo político, pero de cualquier manera alguien deberá pagar el costo que es inevitable: o el Dr. Kirchner paga con moneda política suya, que al país no le cuesta nada, o los argentinos pagamos con mayores tarifas y más dólares para los acreedores privados, que sí nos costarán a todos, y mucho.

Los anglo-americanos tienen una expresión muy buena para estos casos, "It's up to you" (usted decide).

"It's up to you", Dr. Kirchner.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones