Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESTADOS UNIDOS / La Opinión - Los Ángeles / Web

Latinos son clave para el ramo de la construcción

Dos de cada tres plazas en esa industria se dieron en el 2006 a trabajadores de ese grupo étnico, según el censo.
Por Róger Lindo
Pilar. La industria de la construcción ayudó a levantar y sostener la economía de EU. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Rebanadas de Realidad - La Opinión, Los Ángeles, 08/03/07.- La vasta mayoría de nuevos puestos de trabajo generados por la industria de la construcción en el país el año pasado fueron ocupados por obreros hispanos, la mayoría de éstos nacidos en el extranjero y de reciente inmigración, según un análisis difundido ayer por Pew Hispanic Center.

Esas conclusiones, sacadas de un examen de datos de la Oficina de Estadísticas Laborales y la Oficina del Censo, indican que dos de cada tres plazas abiertas en la construcción en 2006, se dieron a trabajadores de esa etnia.

El estudio hace ver que si bien el contingente latino forma únicamente el 13.6% de la fuerza laboral del país, el año pasado se adjudicó el 36.7% del incremento registrado en el renglón de nueva contratación. El 24% del total de este aumento corresponde a trabajadores venidos de fuera.

Los datos del estudio arrojan que el número de trabajadores extranjeros que vinieron al país recientemente se duplicó.

"El aumento de trabajadores latinos no fue un hecho aislado; sus raíces se encuentran en un crecimiento muy marcado del empleo en el mercado laboral estadounidense", subraya el análisis.

Esto, según la institución, marca un cambio demográfico notable.

Lo más extraordinario, según Pew Hispanic Center, es que esto ocurrió en un año en que la construcción experimentó un retroceso debido a la caída de los precios de la vivienda. Esta industria ejerció un rol positivo tras la recesión registrada en 2001, contribuyendo a levantar la productividad y el empleo.

Los permisos para la construcción de vivienda decayeron de 2.1 millones en el primer trimestre a 1.6 millones en el último trimestre de 2006, pero a todas luces esto no redundó en un impacto negativo para las expectativas de ocupación de los trabajadores hispanos.

Julie Senter, portavoz de la Asociación de la Industria de la Construcción (BIA) del Sur de California, comentó que los trabajadores hispanos representan un componente clave dentro de la fuerza laboral de ese sector económico.

"A pesar de la ligera caída en el otorgamiento de permisos para construcción de vivienda este año, la construcción de obras comerciales, industriales y del sector público sigue siendo fuerte, y confiamos en que la demanda de trabajadores calificados continuará por el resto del año y los que vengan", dijo Senter.

De acuerdo con el estudio, denominado Los empleos en la construcción se expanden a pesar de la caída del mercado inmobiliario, los trabajadores hispanos del país pasaron de 17,906,000 en 2004 a 19,648,000 en 2006, una diferencia de casi un millón.

Los trabajadores venidos de fuera pasaron en ese mismo período de 9,742,000 a 11,048,000, un incremento de 825 mil en sólo dos años.

Estos 11 millones y medio representan el 7.6% de la fuerza laboral del país. De ellos, 2.8 millones, o sea el 2% del total de la fuerza laboral estadounidense son inmigrantes recientes. En 2004 ese porcentaje era de 1.2%, lo que da la pauta del rápido crecimiento de ese contingente en el mercado de trabajo.

No es una casualidad que sea la construcción el ramo en que mejor se manifiesta el aumento de los trabajadores extranjeros. Es uno de los trabajos más duros y aunque es mejor remunerado que otras actividades como la agricultura, atrae menos a los blancos y a las personas nacidas en este país.

De hecho, como han señalado representantes del Sindicato de Campesinos (UFW), algunas actividades como la pizca de fresas ha perdido mano de obra en favor de la construcción.

El salario promedio de un aprendiz (que no domina el inglés) en una obra anda por los 10 dólares la hora, pero un capataz calificado puede llegar a ganar unos 30 en Los Ángeles.

"El empleo en la construcción agregó 556 mil nuevos trabajadores en 2006. Los trabajadores hispanos, extranjeros la mayoría de ellos, se adjudicaron las dos terceras partes del incremento en el empleo registrado en ese renglón", indica el estudio.

Casi tres millones de hispanos trabajaron en la construcción en 2006 (de un total de 19.6 millones empleados en ese sector).

La mayor parte de los trabajos de construcción están en el sur y el oeste del país, regiones donde se ha afincado la mayor parte de los diferentes grupos hispanos. En 2006 estas zonas acapararon 2.5 millones de brazos hispanos, lo que representa el 86% del total de la fuerza laboral hispana metida en la construcción.

Por otro lado, el desempleo de la fuerza laboral hispana se redujo casi un punto, de 5.9% a 5%, entre el último trimestre de 2005 y el correspondiente de 2006.

La media del salario semanal de los trabajadores hispanos experimentó un leve aumento, de 420 a 428 dólares entre 2005 y 2006 (2%), una tasa más alta que la observada en otros grupos.

Gentileza del diario La Opinión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones