Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESTADOS UNIDOS / La Opinión - Los Ángeles / Web

Familiares de mineros en Utah reclaman a Bob Murray

Acusan al copropietario de la empresa de escatimar gastos en las tareas de rescate de los seis obreros, ya suspendidas.

Rebanadas de Realidad - La Opinión, HUNTINGTON, Utah, 22/08/07.- Los familiares y amigos de seis mineros que prácticamente han sido dados por muertos manifestaron ayer su frustración ante el dueño de la mina en Utah, y le preguntaron si alguna vez existieron condiciones seguras de trabajo en el lugar.

Entre los mineros desaparecidos hay tres mexicanos.

Durante el funeral de uno de los tres trabajadores de rescate que murieron, un amigo de uno de los mineros atrapados increpó al copropietario de la mina, Bob Murray, y lo acusó de escatimar gastos en las labores de rescate. Luego, le entregó un billete de un dólar.

"Esto es sólo para ayudarlo, para que no mate a mi amigo", dijo el hombre.

Murray echó la cabeza ligeramente hacia atrás, en una reacción de asombro. Cuando el hombre que lo reprendió no aceptó de vuelta el billete, el empresario arrojó el dinero al suelo.

"¿Te digo una cosa, hijo? Tienes que buscar a Dios", le respondió.

Murray ha insistido en que el rescate de los mineros fue su prioridad desde que la mina se derrumbó. Pero el incidente del martes reveló la frustración de la gente en esta comunidad minera de Utah, donde la mayoría de los habitantes suele hablar en voz baja cuando critica a los empresarios cuyos negocios pagan su sueldo.

Ahora, los críticos consideran abiertamente que el caso de la mina era un desastre anunciado y señalan a Murray Energy Corp. y al gobierno federal como causantes de la tragedia.

Los defensores de los mineros han acusado en los años recientes a la Dirección de Seguridad y Salud Minera de ser demasiado complaciente con la industria, sacrificando la protección de los trabajadores. Añaden que la dependencia aprobó demasiado rápido el plan minero en Crandall Canyon pese a las preocupaciones de que el lugar era muy peligroso para continuar los trabajos hace un año, cuando Murray lo compró.

"Nadie se tomó el tiempo para ver que esto era la receta para un desastre", dijo Phil Smith, portavoz del sindicato United Mine Workers of America.

Se cuestiona principalmente la decisión de permitir que los operadores de Crandall Canyon realizaran tareas de minería entre dos secciones que habían sido ya excavadas, utilizando una técnica que ocasiona derrumbes en los techos de los túneles.

En esa sección central, la mina fue dividida como las calles de una ciudad, dejando pilares de carbón que sostenían la montaña encima de los trabajadores.

La dependencia aprobó un plan para permitir que los operadores retiraran los pilares, una práctica conocida como "minería de retiro", que ocasiona derrumbes deliberados y controlados.

Los expertos piensan que las investigaciones deben concentrarse en por qué se aprobó ese plan.

Gentileza del diario La Opinión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones