Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESTADOS UNIDOS / La Opinión - Los Ángeles / Web

¿Se formará un frente común en la lucha pro inmigrante?

¿Unidos en la lucha pro inmigrante? ¿O cada quien por su lado?
Por Pilar Marrero

Rebanadas de Realidad - La Opinión, 24/08/07.- La reciente deportación de la activista Elvira Arellano ha generado llamados para que las diversas organizaciones locales pro inmigrantes, caracterizadas en tiempos recientes por divisiones entre dos, tres o más grupos que trabajaban paralelamente cada quien con su liderazgo, hagan frente común.

O por lo menos, lo intenten.

"Para mí, Elvira puso moralmente contra la pared a muchas de las organizaciones pro inmigrantes para que se unan y se reactiven. ¿Cómo es posible que una señora sencilla y simple se transforme en una voz y haga un llamado de unidad, y entonces los diferentes grupos todavía piensen en planificar cada quien su estrategia y su marcha?", dijo Ricardo Moreno, activista local.

La idea de los grupos es protestar por la deportación, aunque también, presentarla como ejemplo de las políticas migratorias que están separando a miles de familias a nivel nacional.

El Centro PEW calcula que en el país hay 3.1 millones de niños que tienen, por lo menos, a un progenitor sin estatus legal.

"La cara que vamos a presentar va a ser diferente", dijo Javier Rodríguez, de la Coalición 25 de marzo. "Vamos a poder decirle al pueblo que por esta mujer nos estamos uniendo, porque ella representa la lucha del pueblo. No podemos quedarnos con las manos cruzadas ni tampoco divididos".

En principio, parece que se está logrando cierta unidad de acción. La coalición de Rodríguez se unió a grupos más establecidos como CHIRLA y con los líderes que impulsan el Nuevo Movimiento Santuario, que pertenecen a diversas religiones. "El Piolín", el locutor más popular de la radio latina, dijo que se uniría al llamado a la marcha.

Desde el domingo ha habido un intento de presentar una cara unida y apoyar una serie de acciones comunes, como una marcha que se celebrará este sábado en Los Ángeles e incluso, un boicot nacional para el próximo 12 de septiembre.

Pero mientras Rodríguez y los otros grupos anunciaban las acciones del sábado y el apoyo a un boicot, Juan José Gutiérrez, del grupo Latino Movement USA y Hermandad Mexicana Nacional, presentaban planes paralelos —y por otro lado— para crear un "frente unido de unidad popular" para apoyar el boicot y otra marcha el 12 de octubre.

No faltaron los chismes y acusasiones "off the record" de que a Gutiérrez no lo habían invitado o de que Rodríguez "quería todo el protagonismo".

Al margen de todo esto, las organizaciones nacionales han mantenido un bajo perfil respecto al caso Arellano y los políticos latinos, silencio absoluto.

No hubo comunicados de prensa, ni manifestaciones públicas de los grandes grupos nacionales, acerca de la deportación de la que algunos llaman "la Rosa Parks latina".

Los congresistas latinos o el caucus latino, fraccionado y dividido por pugnas internas, brillaron por su ausencia. Lo último que se supo del grupo latino del Congreso fue un comunicado de prensa con el que reaccionaron a los anuncios de la Administración Bush, el pasado 10 de agosto, de un nuevo endurecimiento en la aplicación de las leyes migratorias.

Eso fue antes de irse de vacaciones.

Cecilia Muñoz, del Consejo Nacional de La Raza, dijo por su parte que aunque NCLR no ha hecho manifestaciones ni comunicados, ellos están coordinando con grupos locales. "Somos una voz nacional, no queremos interferir con lo que organizan los grupos locales".

NCLR está trabajando, dijo Muñoz, en un estudio que darán a conocer en octubre sobre el impacto de las redadas en las familias.

"Sabemos hasta ahora que hay por lo menos mil familias separadas por las recientes deportaciones", dijo Muñoz.

"Aunque el estudio aún no está listo, queremos ocuparnos de documentar el daño que estas políticas están haciendo".

Los sindicatos nacionales no se han manifestado directamente sobre el caso de Elvira Arellano, aunque en Los Ángeles, la Federación de Trabajadores del condado, perteneciente a AFL-CIO y otros sindicatos, han tomado posturas críticas y participado en planes de movilización.

Para Antonio González, presidente del Instituto Willie Velázquez, "hay que ver lo que resultará de todo esto, pero los grupos sí se están activando".

"No me atrevo a subestimar los esfuerzos de nadie. Sobre todo después de lo que vimos el año pasado", dijo.

Gentileza del diario La Opinión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones