Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESTADOS UNIDOS / La Opinión - Los Ángeles / Web

Iowa prende el fuego electoral

Con las asambleas del jueves comienza a tomar forma la contienda por la Presidencia de EU.
Por Pilar Marrero

Rebanadas de Realidad - La Opinión, Los Ángeles, 01/01/08.- Con el año nuevo que se estrena también arranca el período decisivo en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, una campaña que se anticipa muy reñida y marcada por grandes temas de interés para los votantes.

Es la primera vez en 55 años que los dos partidos principales, Demócrata y Republicano, libran una lucha abierta por la nominación.

Una situación que "no ocurría desde 1952, que no haya un presidente en reelección o un vicepresidente que lo suceda en la boleta", señala la profesora de política Sherry Bebitch Jeffe, de la Universidad del Sur de California (USC). Ese hecho ha creado una animada competencia dentro de ambos partidos, dijo la experta.

También es la primera vez que la lista de presidenciables presenta una mayor diversidad entre candidatos viables: una mujer (Hillary Clinton), un afroamericano (Barack Obama), un latino (Bill Richardson) y un mormón (Mitt Romney).

"Es emocionante, particularmente del lado demócrata", apunta Jaime Regalado, director del Instituto de Política Pat Brown, de Los Angeles. "Es un grupo de candidatos que, más que nunca, refleja algo de la diversidad del país".

Hasta ahora, todos los presidentes estadounidenses han sido hombres blancos y generalmente cristianos protestantes, aunque hubo un católico: John F. Kennedy, lo que en su momento fue un tema controversial.

Ahora, en medio de una guerra controversial y de la imagen mundial de los Estados Unidos deteriorada a tremendos niveles por la gestión de George W. Bush respecto a Irak, el mundo estará poniendo atención a quién será y cómo será el nuevo ocupante de la Casa Blanca.

Lo primero que llega con el año nuevo es dirimir quién será el nominado de cada partido. Las llamadas elecciones primarias y las primeras pruebas llegan casi de inmediato después del brindis: más temprano que nunca antes.

Pasado mañana, 3 de enero, se llevarán a cabo las asambleas o (caucus) de Iowa, un estado del medio oeste estadounidense de población mayoritariamente blanca y principalmente rural.

La importancia de Iowa estriba en que un triunfo o una figuración mejor de la esperada en este estado, al igual que en las primarias de New Hampshire cinco días después (el 8 de enero en esta ocasión), puede impulsar o destruir a más de un candidato.

Al día siguiente de Iowa, el 4 de enero, muchos candidatos parten directamente a New Hampshire, donde el día 8, este pequeño estado del noreste del país, celebra la "primera primaria" propiamente dicha.

New Hampshire es conocido por la importancia del voto independiente y por impulsar al triunfo a candidatos que no necesariamente son los que llevan la delantera a nivel nacional. Allí, cualquier cosa puede suceder.

"Toda la prensa estará allí y reflejará lo que ocurra, dando un impulso a los ganadores y hundiendo a los perdedores", dijo Alan Hoffenblum, consultor político republicano.

A lo largo de los años, no ha faltado quién cuestione la importancia que se les da a las decisiones que tomen los votantes de dos estados que son relativamente pequeños y con tan poca diversidad racial o étnica.

¿Por qué los candidatos dedican tanto tiempo y dinero a cortejar a los votantes de estos dos estados, tan diferentes a los estados más grandes e importantes del país?

Regalado culpa a los medios de comunicación estadounidenses que, según él, insisten en convertir a estos dos estados en los que definen el camino de la elección.

"Iowa y New Hampshire representan a la América blanca, de clase media y en gran medida agraria", dijo Regalado. "Es tan injusto que se le de tanta importancia a estas elecciones; es verdaderamente un anacronismo, ya que ellos representan cómo lucía Estados Unidos hace 100 años".

Pero así son las cosas. Iowa y New Hampshire dan la pauta y se espera que el nominado demócrata y el republicano estén prácticamente coronados después del 5 de febrero, el llamado Súper Duper Martes, cuando votará una avalancha de 23 estados, entre los cuales están varios de los más poblados e importantes, como California, Illinois, Nueva York y New Jersey.

Ocho candidatos republicanos y ocho demócratas se disputan el primer lugar y el derecho a contender por la presidencia y ambas contiendas primarias han estado muy reñidas.

Las cosas no fueron como se esperaba cuando los primeros candidatos se echaron al ruedo hace más de un año.

Del lado demócrata, la primaria no ha sido hasta ahora la "coronación" de la senadora y ex primera dama Hillary Clinton, situación que muchos anticipaban.

Clinton ha tenido una buena competencia, principalmente en la imagen del joven senador de Illinois, Barack Obama, que según las más recientes encuestas, sigue descontando camino.

Otros candidatos también han dado la lucha: el ex senador John Edwards (el populista) y Bill Richardson (el gobernador de Nuevo México, quien apuesta por una salida inmediata de Irak) han logrado cierta figuración.

El resto ha tenido menos impacto. Joe Biden (el experimentado presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, con sus dotes de estadista) Dennis Kucinich (el pacifista y progresista del ala izquierda) Christopher Dodd (con su experiencia y credenciales en temas nacionales y de América Latina) y Mike Gravel (el ex gobernador de Alaska).

La senadora Clinton, quien ha llevado a cabo una campaña metódica, intensa y con atención a diversos grupos y minorías, sigue adelante en las encuestas nacionales, pero está en reñida batalla por la delantera en Iowa y New Hampshire.

Sondeos publicados la semana pasada reflejan que Clinton, Obama y Edwards luchan una contienda muy cerrada en New Hampshire. Los números dados a la luz pública revelaron que el trío tiene el 25% del favor del electorado en esa área.

Obama estableció desde hace tiempo su segundo lugar en las encuestas del país y está dando la lucha a Clinton en ambos estados, seguidos por el ex senador John Edwards y luego, el gobernador Bill Richardson, el senador Joe Biden, los congresistas Christopher Dodd y Dennis Kucinich y el ex gobernador Mike Gravel en los últimos puestos.

En Iowa, las encuestas parecen indicar que la lucha será de tres vías: Clinton, Obama y Edwards. El consenso político es que Clinton podría perder alguna de las dos contiendas y seguir adelante, triunfar en los estados grandes y ganar la nominación.

Pero si Obama o Edwards llegan primeros en Iowa o en New Hampshire, Clinton podría perder su "aire de inevitabilidad", indican analistas.

Para Obama, ganar en Iowa o New Hampshire es mucho más importante que para Clinton, dicen.

"Obama realmente tiene que ganar o llegarle muy cerquita para poder mantener su impulso", dijo Hoffenblum.

En el lado republicano, la contienda está aun más reñida: el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani ha perdido brillo y su poca presencia en Iowa y New Hampshire lo ha relegado al segundo o tercer lugar en esas contiendas. No obstante, las encuestas a nivel nacional siguen dándole una leve ventaja sobre sus contrincantes.

La revelación republicana ha sido Mike Huckabee, el ex gobernador de Arkansas y cristiano conservador que parece estar ganando las simpatías del ala más conservadora del partido, que hasta ahora no ha simpatizado mucho con ninguno de los otros candidatos.

En Iowa y New Hampshire, Huckabee y el ex gobernador de Massachussets Mitt Romney parecen estar cabeza a cabeza. New Hampshire encierra promesas para John McCain, el senador de Arizona que ha puesto todos sus esfuerzos en atraer a los votantes del estado de granito, donde dominan los votantes independientes.

Después de Iowa y New Hampshire, los menos favorecidos comenzarán a abandonar la campaña. Y aunque en el transcurso del mes de enero varios estados tendrán sus encuentros electorales: Michigan el 15, Nevada el 19 y Carolina del Sur el 19 y 26, los candidatos pondrán toda su energía en los grandes estados del Súper Duper Martes, donde, seguramente, se definirán las contiendas.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza del diario La Opinión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones