Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - CLÍO, UN LUGAR PARA LA HISTORIA

La democracia y la política (Parte I)

Por Ricardo Vicente López (*)

Artículos de Ricardo Vicente López editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Bahia Blanca-Argentina, 29/08/07.- Desde el siglo XVIII el Occidente moderno adquirió una nueva forma política que, a pesar de los avatares, fue imponiéndose lentamente en los diversos continentes. Aunque es necesario decir que los resultados fueron muy dispares. Este modo de organizar institucionalmente las expresiones políticas y sus prácticas, a partir de allí encuadradas dentro de regímenes electorales, se lo denominó Democracia recuperando una muy vieja definición ateniense y con el sostén de Aristóteles, nada menos. Quedaba así establecida, con todo el aval filosófico y el prestigio de ese santuario de la tradición occidental, en que fue convertida la experiencia de aquella ciudad-estado, una nueva forma de ofrecer una ampliación a la participación del pueblo francés.

Dicho todo esto sin la menor ironía y sólo como un recordatorio del trayecto posterior que esta estructuración política ha transitado. Sin embargo, es necesario no pasar por alto que la experiencia francesa, que luego se fue extendiendo por Europa, y paralelamente en los EEUU, fue precedida y desarrollada dentro del proyecto de la burguesía que se iba consolidando como poder político. Las disputas con la nobleza ya iban quedando atrás y lo que se presentaba en el horizonte político era la necesidad de consolidar las formas institucionales que garantizaran su estabilidad.

Aparece entonces, como respuesta, la estructuración orgánica de los partidos políticos que hasta entonces no pasaban de ser facciones que representaban distintos sectores e intereses. Estos partidos, exigidos por la aparición de aquellos que aparecían como representantes de los trabajadores, impusieron el debate político e ideológico, e introdujeron las formas electorales en su seno que se conocieron como las internas o las primarias. Se agregaba ahora la necesidad de los debates internos de las diferentes corrientes que los componían. De allí deberían salir los candidatos para dirimir en elecciones generales quienes deberían ocupar la larga lista de cargos ejecutivos y legislativos en todos los estamentos del estado moderno. Aquel que no se ajustara a esta disciplina democrática era duramente denunciado.

Lo que ocurrió es que, en su devenir, esta democracia demostró que los representantes elegidos comenzaban a tomar distancia de sus representados, ya que sus cargos estaban garantizados por un tiempo que, si bien difería según los países, era bastante largo. A ello se fue agregando el corrimiento de los centros de poder que se hizo más claro en el transcurso del siglo XX. Acentuado después de la Segunda Guerra por la consolidación de poderes económicos y financieros internacionales que la nueva etapa de la internacionalización capitalista imponía. La incidencia de estos poderes dentro del contexto nacional alteró la autonomía política y condicionó la toma de decisiones. Fue quedando expuesto que sólo una parte, y no la más importante, de las decisiones las tomaba el estado nacional, siendo el resto una adecuación a las imposiciones, más o menos expresas, del poder internacional.

Esta transformación de la estructura del poder fue adquiriendo una forma anónima, casi metafísica, que adquirió una presencia evanescente llamada los mercados. La pretendida elegancia de la denominación, el intento de correr un velo sobre los verdaderos artífices que manejaban el poder, se pareció bastante al teatro de títeres. Los hilos invisibles de los que mueven las marionetas parecieran poder esconder donde está colocado el motor de los movimientos, las decisiones de sus recorridos y el objetivo hacia el que se dirigen. Pero la década de los noventa desató una voracidad de los mercados de tal magnitud que dejó al desnudo la trama real de los artificios titiritescos.

(*) Profesor de la Universidad Nacional del Sur. Web / Correo

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones