Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - CLÍO, UN LUGAR PARA LA HISTORIA

El problema de los medios de comunicación masiva (Parte I)

Por Ricardo Vicente López (*)

Artículos de Ricardo Vicente López editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Bahia Blanca-Argentina, 08/10/07.- Comienzo aclarando que no estoy haciendo referencia al periodismo como profesión sino al papel que desempeña la comunicación en estos tiempos. Tiempos en que las investigaciones científicas, al servicio de la exclusiva búsqueda del lucro, han puesto a su disposición un enorme bagaje de conocimientos que facilitaron la manipulación de las ideas de los ciudadanos. Pero podemos sorprendernos si nos enteramos de que esto no es tan nuevo. Voy a contar una pequeña historia.

Un oficial de inteligencia del ejército de los EE.UU., que prestó servicio en la primera guerra mundial, se dedicó al periodismo al terminar ésta. En 1922, después de un largo trabajo de investigación, publica un libro en el que expone los resultados con el título de Public Opinion, cuyo título dio lugar a este concepto que años después sería retomado por las ciencias de la comunicación pero con otro significado. Estoy hablando de quien llegaría a ser un periodista de prestigio, Walter Lippmann (1889-1974), un hombre gravitante en los centros de poder del gran país del norte. Este libro llegó a convertirse, en muy poco tiempo, en una obra de consulta de universidades y de centros intelectuales. En ese trabajo expone la conclusión a que había llegado después de un prolongado estudio sobre la capacidad de los editoriales de New York Times para generar opinión en el público lector, y como logró condicionar el pensamiento de una masa importante de lectores.

La Rusia zarista había caído en 1917 y se había instaurado un gobierno bolchevique. El estado de Rusia después de la guerra, de la que había salido derrotada, era calamitoso. La pobreza, el hambre y las enfermedades eran moneda corriente. Una sociedad semifeudal desbastada por la guerra no podía representar un peligro de ninguna naturaleza para las sociedades occidentales. Sin embargo, las editoriales de ese periódico habían logrado forjar la imagen del "peligro rojo" en el gran público en un corto período de tiempo, no más de dos años. Muestra, con cierto detalle, la campaña de desinformación sistemática que había desarrollado el New York Times y los éxitos conseguidos: el pueblo norteamericano quedó convencido del enorme peligro que significaba la existencia de esa experiencia socialista y de la necesidad de combatirla.

Lippmann no pretendía, con ello, efectuar una denuncia pública de las malas prácticas profesionales. Por el contrario, quería llamar la atención de los factores de poder sobre la gran capacidad que los medios de comunicación tenían, y que era necesario tomar conciencia sobre la utilidad de su uso. El Departamento de Estado y el FBI se apoyaron en esa campaña para desatar la caza de brujas que culminó con la ejecución de dos sindicalistas italianos, Sacco y Vanzetti, acusados de estar al servicio de Moscú como agitadores y conspiradores. La experiencia de la Primera Guerra también permite a otro investigador avanzar sobre el mismo terreno. En 1927 Harold Lasswell (1902-1978) publica el primer trabajo de sociología aplicado a los medios de comunicación, Propaganda Techniques in the World Ward, en el que exhibe un profundo análisis sobre la eficacia de la utilización de los medios para el desarrollo de campañas políticas e ideológicas, destinadas a un sector determinado de la población con el objetivo de generar "opinión condicionada".

La versión norteamericana de la Segunda Guerra nos convenció de que había sido el nazismo alemán el que había utilizado por primera vez estos artificios comunicacionales. Pues bien, desde la Primera Gran Guerra, estudiosos e investigadores de los Estados Unidos ya habían adelantado bastante en la materia. En la década de los treinta especialistas norteamericanos trabajaron en Alemania sobre modos de desarrollar campañas de propaganda anticomunista.

(*) Profesor de la Universidad Nacional del Sur. Web / Correo

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones